¿Por qué los países europeos miran cada vez más hacia África?

En un acontecimiento diplomático importante para las relaciones entre Europa y África, el gobierno español reconoció recientemente el plan de Marruecos para la autonomía del Sáhara marroquí como la solución más seria, creíble y realista a este problema de larga data. La cuestión del Sáhara marroquí es una reliquia del pasado colonial de África. La región del Sahara marroquí fue de hecho devastada por el propio Marruecos y era un enclave español. Solo después de la histórica Marcha Verde del 6 de noviembre de 1975, la región se encaminó hacia la reunificación con el resto de Marruecos. Sin embargo, un grupo separatista respaldado por Argelia llamado Polisario lanzó una lucha armada contra Marruecos para crear una República Árabe Saharaui Democrática artificial en el Sáhara marroquí.

A pesar de un alto el fuego negociado por la ONU en 1991, el Polisario se negó a abandonar sus nefastos planes y se presentó como un peón de los poderes regionales y globales. Volviendo al reconocimiento por parte de España del plan de autonomía de Marruecos, las relaciones entre Rabat y Madrid se agriaron cuando el líder del Polisario fue hospitalizado subrepticiamente en España el año pasado. Con Madrid ignorando las legítimas preocupaciones de Rabat al respecto, las relaciones bilaterales han llegado a un punto de inflexión. Marruecos recordó a su embajador en España y expresó su firme convencimiento de que las relaciones con Madrid sólo pueden mantenerse sobre la base de la reciprocidad, el respeto mutuo y el reconocimiento de los intereses fundamentales.

Como resultado, España finalmente se dio cuenta de que su posición sobre el tema del Sáhara marroquí debe cambiar para reparar las relaciones con Marruecos. Dado que la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara marroquí está arraigada en la historia y la legitimidad, muchas potencias mundiales ya han comenzado a eludir la posición de Rabat. De hecho, los propios Estados Unidos reconocieron la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara marroquí, y otorgaron plena legitimidad al plan de autonomía de Marruecos, en diciembre de 2020.

READ  España prevé recaudar 5.000 millones de euros en bonos verdes por primera vez

Por tanto, España tomó una sabia decisión en el marco de sus relaciones con Marruecos. Pero también dudo que Madrid haya tenido en cuenta los acontecimientos actuales en Europa relacionados con la invasión rusa de Ucrania. No se puede negar que la guerra en Ucrania ha desestabilizado Europa y dividido las relaciones entre la UE y Rusia en el futuro previsible. Esto, a su vez, socavó la sensación de seguridad europea, que se basaba principalmente en la alianza militar y la relación energética de la OTAN con Rusia. Pero las acciones de Rusia en Ucrania han aumentado el riesgo de una guerra más amplia en Europa y han llevado a la volatilidad de la seguridad energética en el continente. Por lo tanto, es probable que Europa vea una actitud de confrontación hacia Rusia en los próximos años.

Es precisamente por esta razón que Europa ahora está mirando hacia África en busca de recursos y profundidad estratégica. Como mencioné en uno de mis artículos anteriores, el proyecto de gasoducto transafricano propuesto entre Marruecos y Nigeria, para exportar gas natural nigeriano a Europa a través de Marruecos, podría satisfacer toda la demanda de energía de Europa. Además, África está lista para emerger como el próximo centro de crecimiento mundial gracias a mejores estructuras de gobierno, una clase media en ascenso y abundantes recursos naturales. Con el desarrollo de la infraestructura dentro de África, Europa debe cambiar su antigua relación con África y comenzar a invertir fuertemente en el continente en lugar de simplemente quitárselo.

Marruecos, con su posición geoestratégica apropiada para ser la puerta de entrada de Europa a África, destreza tecnológica creciente, madurez de las instituciones financieras, historial comprobado de seguridad, iniciativas positivas para la estabilidad política y el desarrollo económico en la región del Sahel, visión positiva para África, y liderazgo estable. Presentado por el rey Mohammed VI, está en una posición ideal para marcar el comienzo de una nueva dinámica entre Europa y África. Dado que el Sáhara marroquí es el puente entre Marruecos y el resto de África, los actores extranjeros se disparan a sí mismos simplemente por no apoyar el plan de autonomía de Marruecos.

READ  Banco de España advierte sobre riesgos de uso ampliado de criptomonedas no reguladas en el país Bitcoin Noticias

Por lo tanto, tanto la base histórica y legal de Marruecos para el Sáhara marroquí como la fría realidad de la geopolítica requieren que Europa y las potencias mundiales reconozcan la posición justa de Rabat. El conflicto artificial en el Sáhara marroquí se prolonga desde hace mucho tiempo. Es positivo que la comunidad internacional sea cada vez más consciente de ello.

LinkedIn


Descargo de responsabilidad

Las opiniones expresadas anteriormente son las del autor.



fin del articulo



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.