Isla Local

Isla Local Isla Local

La fábrica de hormigón asfáltico Tomás Díaz de Santa Rita, Jiguaní, en la oriental provincia de Granma es una gran fuente contaminante que daña el medio ambiente y la salud […]

La fábrica de hormigón asfáltico Tomás Díaz de Santa Rita, Jiguaní, en la oriental provincia de Granma es una gran fuente contaminante que daña el medio ambiente y la salud de los vecinos de los alrededores.

Cuando se encuentra funcionando su larga chimenea vierte a la atmósfera una gruesa columna de humo negro que toma forma de nube y toma la dirección del viento para luego descender sobre los cuerpos de agua, los cultivos, las viviendas y los mismísimos seres humanos.

El negro tizne despierta el malestar de los que viven en las cercanías que bombardean con sus quejas a las autoridades del Gobierno municipal (CAM), el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

“Cuando hay virazón del viento para acá, lo que cae aquí es terrible, una ceniza pegajosa que parece aceite”, se queja el anciano de 67 años Ángel Joaquín Tamayo Sánchez quien vive junto a su madre y sus hermanas a escasos metros de la planta de la planta de hormigón asfáltico.

Esta “ceniza pegajosa que parece aceite” obliga a los vecinos a tener sus viviendas cerradas todo el día y cubrir todos los muebles y equipos con nylon para que, una vez que la chimenea para de botar humo, echar cubos y cubos de agua que se lleven la llovizna asfáltica.

Río Guaso de Guantánamo sufre de una brutal contaminación
El negro tizne despierta el malestar de los que viven en las cercanías que bombardean con sus quejas a las autoridades del Gobierno municipal

Una fábrica “viejísima”

El jefe del colectivo de elaboración de la planta, Carlos Estrada Pérez, expresa que la Tomás Díaz es una fábrica “viejísima” y en ella todo el proceso productivo se realiza con la combustión de fuel – oil, para el secado, en un tambor metálico, de los áridos a mezclar.

Cuando los materiales están húmedos, explica Estrada Pérez, el proceso demora más tiempo, se quema más combustible y, por tanto, se expulsa más humo negro a la atmósfera.

La fábrica de hormigón asfáltico Tomás Díaz de Santa Rita se construyó en la década del 60 del siglo pasado y siempre ha echado humo; pero en los últimos tiempos la situación se ha agravado por la humedad de los áridos y la mala calidad del fuel-oil utilizado, asegura el operador de calderas Juan Carvajal Pérez, quien lleva 38 años trabajando en la industria.

Los especialistas del CITMA llevan ya varios años monitoreando el impacto ambiental de la Tomás Díaz en la zona.

Por recomendaciones de ese organismo se han sembrado árboles en los alrededores de la fábrica y se han llevado a cabo varias acciones para mejorar su eficiencia tecnológica.

Entre estas últimas se pueden contar las tareas encaminadas a solucionar los problemas de emisión de polvo a la atmósfera y la reparación de salideros en las redes de vapor, de asfalto, de combustible y el mezclador, además del arreglo de las deficiencias en el quemador y el elevador de áridos.

Publicidad

En 2015 la Tomás Díaz se paralizó durante casi tres meses con el objetivo de introducir mejoras tecnológicas que redujeran la emisión de polvo a la atmósfera, elevar la altura de la chimenea e instalar electrofiltros en esta.

El jefe del colectivo de elaboración de la planta, Carlos Estrada Pérez, expresa que la Tomás Díaz es una fábrica “viejísima”

Las casas llegaron después

Los vecinos se quejan de que la planta de asfalto hace su vida insoportable, pero los funcionarios de la empresa se defienden diciendo que en el momento en que se construyó la planta casi no existían las casas en los alrededores de esta.

Liana Sosa Hernández, directora técnica de la Empresa de Construcción y Montaje Granma (ECMG) a la cual pertenece la Tomás Díaz, asegura que en un radio de dos kilómetros alrededor de la fábrica no deberían existir casas y que la mayor parte de las que existen se construyeron en los últimos 50 años.

Ahora son muchas las viviendas en los alrededores y los vecinos enojados con la contaminación, una situación de muy difícil solución, pues es tan difícil cerrar la planta como trasladar a los moradores de las casas fuera de su radio contaminante.

La representante del CITMA en Jiguaní sabe que su organismo se encuentra ante un hecho consumado y pragmáticamente asume que ya es inútil discutir de quién fue la culpa, sino que todos los implicados deben centrarse en encontrar un modus vivendi y enfrentar de la mejor manera posible la contaminación:

“Al montarse la planta tenía dos kilómetros de radio en los que había algunas casas,  fundamentalmente de campesinos, no asentamientos poblacionales, pero con el tiempo el pueblo fue creciendo hacia ella y hoy hay casas puerta con puerta, patio con patio”.

Liana Sosa Hernández reconoce que a pesar de las mejoras tecnológicas introducidas en la Tomás Díaz la planta continúa contaminando el entorno: “en el programa de la Tarea Vida para el enfrentamiento al cambio climático,  elaborado por su entidad,  está propuesta  reubicar las plantas de hormigón asfáltico caliente de Jiguaní y Manzanillo, e introducir tecnología móvil y ecológica”.

Por su parte Ramón Hernández Ávalos, director de la ECMG informa que el Gobierno municipal apoya la reubicación de la planta en otra localización que una vez que se defina será cerrada a cal y canto para que no se permita que en sus alrededores se construya “(…) ni una cueva de ratones”.

De esa forma se tratará de impedir la reproducción del problema en el nuevo emplazamiento.

Mas, esta solución podría significar la muerte de la Tomás Díaz y la pérdida de los empleos que genera. Así piensa Juan Carvajal, quien ve muy difícil que la industria, debido a su antigüedad y obsolescencia no sobrevivirá al proceso de desmontaje.

La solución ideal sería sustituirla por una nueva y moderna fábrica ecológica, pero eso no está al alcance la ECMG. Sólo queda arriesgarse al traslado y con él a la pérdida definitiva de la planta y los empleos de los que allí consiguen el sustento… Sin dudas, una decisión difícil.

Relacionado

Tomás Regalado: “Estamos enviando un mensaje muy claro a Cuba, la línea dura es parte de la nueva política de los EEUU”

Tomás Regalado, quien fuera durante 8 años el alcalde de la ciudad de Miami, ha sido designado como director de la Oficina ... [ Leer más ]

Presa Zaza registra ya el segundo mayor acumulado de su historia (+ video)

El mayor embalse de Cuba almacenó en la madrugada del martes 1 174 millones de metros cúbicos de agua, nivel que ya ha desc... [ Leer más ]

Carnaval de las Flores de Ciego de Ávila se queda sin flores

Desde hace varios años el Carnaval de las Flores de Ciego de Ávila ha perdido su esencia. H... [ Leer más ]
Mas Compartido

Administraciones a la calle y cierre de mercados agropecuarios en La Habana por adulteración de precios y otras violaciones

Administradores demovidos, mercados agropecuarios cerrados y otros en suspenso fueron las medidas tomadas por las autoridades... [ Leer más ]

Comité agrícola del Senado aprueba enmienda que propone financiar ventas a Cuba

Con una enmienda que permitiría el financiamiento privado a las exportaciones agropecuarias de la nación caribeña, el pasa... [ Leer más ]

Hace un año el presidente Donald Trump fortaleció su política hacia Cuba

El pasado 16 de junio se cumplió un año de que el presidente Donald Trump, durante una visita a Miami, anunció que se reve... [ Leer más ]