Perú demanda a la española Repsol por 4.500 millones de dólares por derrame de petróleo

LIMA: Perú ha demandado a la empresa energética española Repsol por el masivo derrame de petróleo que devastó su costa en enero, en busca de $4.500 millones en daños.

La causa fue presentada ante el Juzgado Civil N° 27 de Lima contra seis empresas: Repsol (España), Mapfre Global Risks (España), Mapfre Perú Seguros y Reaseguros (Perú), Refinería La Pampila (Perú) y Agencia Marítima Transtotal (Perú). ). y Fratelli d’amico Armatori (Italia, propietario del petrolero en cuestión), según la Procuraduría del Consumidor de Perú.

“Estas demandas podrían crear precedentes de derrames de petróleo que causen daños y perjuicios morales colectivos por contaminación ambiental a zonas costeras”, dijo Julián Palasin, director ejecutivo del Instituto Nacional para la Defensa de la Competencia y la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI). ). En un comunicado emitido el viernes por la noche.

La demanda dice que Indicupe buscó $3 mil millones en compensación por daños ambientales en la costa de Perú y otros $1.5 mil millones en compensación para consumidores, residentes locales y otras personas afectadas por el desastre.

En un comunicado el sábado, Repsol desestimó la demanda por infundada.

“La estimación (INDECOPI) carece del mínimo requerido para sustentar las cifras indicadas”, dijo la petrolera española, respecto a los $4.500 millones solicitados por Perú.

El derrame ocurrió el 15 de enero mientras el buque tanque de bandera italiana «Marie Doricum» descargaba crudo en la refinería La Pampilla de Repsol en Ventanilla, 30 kilómetros al norte de Lima.

La petrolera atribuyó el accidente al oleaje provocado por una enorme erupción volcánica en la isla de Tonga, al otro lado del océano Pacífico, que el gobierno peruano calificó como un «desastre ambiental».

READ  Mark Aklum: Estafador en serie se niega a salir de la celda para iniciar un intento de extradición en España | Noticias del Reino Unido

El derrame de petróleo afectó a más de 700.000 vecinos, en su mayoría pescadores, y obligó a cerrar una veintena de playas y decenas de comercios de la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.