Ocho personas muertas en las fuerzas de seguridad de Myanmar disparan contra manifestantes | Myanmar

Fuerzas de seguridad en Myanmar Abrieron fuego contra algunas de las mayores protestas contra el régimen militar en días, matando a ocho personas.

Las protestas, después de una ola de menguantes multitudes y lo que parecía estar más restringido por las fuerzas de seguridad, se coordinaron con manifestaciones en las comunidades birmanas de todo el mundo para celebrar lo que los organizadores llamaron la «Revolución Global de Primavera de Myanmar».

«El mundo se estremeció con la voz de la unidad del pueblo de Myanmar», dijeron los organizadores en un comunicado.

La agencia de noticias Mizima informó que oleadas de manifestantes, algunos liderados por monjes budistas, se abrieron paso a través de ciudades y pueblos de todo el país, incluido el centro comercial Liangon y la segunda ciudad de Mandalay, donde dos personas fueron asesinadas a tiros.

El sitio de noticias Irrawaddy publicó una foto de un hombre que decía era un oficial de seguridad vestido de civil apuntando con un rifle en Mandalay.

La agencia de noticias Myanmar Now dijo que dos personas murieron en la ciudad central de Wheatlet y dos en localidades del estado nororiental de Shan. El Kachin News Group informa que una persona fue asesinada en la ciudad minera de Jade, en el norte de Hpakant. Reuters no pudo verificar la autenticidad de los informes y un portavoz del consejo militar gobernante no respondió a las llamadas solicitando comentarios.

Las protestas son solo uno de los problemas que plantearon los generales al derrocar al gobierno electo encabezado por Aung San Suu Kyi el 1 de febrero. Las guerras con insurgentes de minorías étnicas en regiones fronterizas remotas en el norte y el este se han intensificado dramáticamente desde el golpe, lo que ha provocado el desplazamiento de decenas de miles de civiles, según estimaciones de la ONU.

READ  Mercosur: Treinta años y el número crece - Opinión

En algunos lugares, los civiles se enfrentaron con armas toscas con las fuerzas de seguridad, mientras que las instalaciones militares y gubernamentales en zonas centrales que habían sido seguras durante generaciones fueron objeto de ataques con cohetes y una ola de pequeñas explosiones inexplicables. Nadie se ha atribuido la responsabilidad de las explosiones.

Los medios de Khit Thet informaron que hubo una explosión frente a un cuartel de la policía en Yangon el domingo por la mañana temprano. Agregó que los autos fueron incendiados, pero no dio ninguna información sobre las lesiones. Más tarde informé de otra explosión en la ciudad. Un portal de noticias en el estado de Shan informó sobre una explosión frente a la casa de un destacado empresario.

La emisora ​​estatal proporcionó detalles en su boletín de noticias principal de la noche del sábado de al menos 11 explosiones en las últimas 36 horas, la mayoría de ellas en Yangon. Informó algunos daños, pero no heridos.

La radio dijo que «algunos alborotadores que no quieren la estabilidad del estado arrojan y colocan granadas de mano en edificios gubernamentales y vías públicas».

La Asociación para la Asistencia a los Prisioneros Políticos, un grupo de defensa, dice que las fuerzas de seguridad han matado al menos a 759 manifestantes desde el golpe. Reuters no puede confirmar el peaje.

El ejército, que gobernó durante casi 50 años hasta lanzar un proceso de reforma temporal hace una década, admitió a mediados de abril que 248 manifestantes habían sido asesinados y dijeron que habían sido asesinados después de que comenzaron la violencia.

READ  ¿Cómo deberían orar y trabajar los cristianos después de la caída de Afganistán?

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo dijo que las protestas y una campaña de huelga de desobediencia civil han paralizado la economía y aumentado la probabilidad de que 25 millones de personas caigan en la pobreza.

El ejército dijo que se vio obligado a tomar el poder porque sus quejas de fraude en las elecciones de noviembre que ganó el partido de Aung San Suu Kyi no fueron abordadas por la Comisión Electoral, que consideró que la votación era justa. Aung San Suu Kyi, de 75 años, ha estado detenida desde el golpe con varios miembros de su partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *