“No sabemos de qué criatura evolucionaron los humanos y los chimpancés” | Ciencia y Tecnología

Un grupo de periodistas rodeó a Tim White el 9 de febrero, mientras tomaba una copa en un café al aire libre en Burgos, al norte de España. El investigador, una verdadera leyenda viva en su campo, no esperaba mucha atención de los medios, a pesar de ser responsable de descubrimientos que cambiaron la forma en que los humanos se ven a sí mismos. «Las cámaras se acercaron a mí, pero pasaron justo después», recuerda entre risas. Resultó que no lo buscaban a él, sino a Pablo Casado, el líder del principal opositor Partido Popular en España, considerado en ese momento el próximo presidente del Gobierno del país.

Durante 50 años, Tim White ha estado respondiendo una de las preguntas más emocionantes a las que se ha enfrentado la humanidad: ¿De dónde venimos? En 1979, cuando aún tenía veinte años, era un antropólogo anciano que anunció al mundo el descubrimiento luciasobras australopitecos (un género de homínidos primitivos) de un metro de largo, y eso demostró que a pesar de sus pequeños cerebros, los ancestros de los humanos en realidad caminaron erguidos hace más de tres millones de años en lo que ahora es Etiopía.

White, de 71 años y originario de California, se mudó con su familia a Burgos, España, para incorporarse al Centro Nacional de Investigaciones sobre la Evolución Humana (CENIEH). Su biografía es impresionante. También en la década de 1970, White excavó huellas de ancestros humanos en Laetoli, Tanzania. Supuestamente fueron dejados allí por un número de australopitecos que caminaban erguidos sobre la ceniza de un volcán hace unos 3,6 millones de años.

La gente esperaba que los restos más antiguos fueran cada vez más parecidos a los de un chimpancé, pero no es así

tim blanco

Y en 2009, la investigadora presentó al mundo el esqueleto de una Ardu hembra, de otra especie extinta hallada en Etiopía. Ardipithecus ramidus. El descubrimiento indica que los ancestros de los humanos pudieron caminar erguidos hace 4,4 millones de años, así como moverse cómodamente a través de las ramas de los árboles gracias a la enorme punta reversible.

READ  Líderes financieros mundiales inician conversaciones sobre reforma fiscal

Fue una revolución. La teoría más aceptada durante el siglo XX fue que los simios africanos, similares a los chimpancés, dieron paso a los Australopithecus, quienes a su vez evolucionaron hacia los humanos. RD rompió esa cadena. Era una criatura en transición. «La gente esperaba que los restos más antiguos fueran cada vez más similares a los de los chimpancés, pero no es así», explica White.

Los humanos aún no saben de dónde vinieron. El científico explica que hubo un «agujero negro» en nuestro conocimiento hace unos seis millones de años, cuando la rama evolutiva que dio origen a los humanos se separó de los que habrían acabado convirtiéndose en los chimpancés. No se han encontrado fósiles de esa época. Ardipithecus como Ardi es lo más parecido que tenemos a nuestro último ancestro común. «No sabemos de qué criatura evolucionaron los humanos y los chimpancés», admite White.

Etiopía ha sido descrita como la cuna de la humanidad, al igual que Sudáfrica. En 1924, la antropóloga Josephine Salmons encontró los restos del llamado Niño Tong, un cráneo fosilizado de un joven Australopithecus africano hace 2,5 millones de años. Tanzania es también el origen de todo, incluso de Marruecos, donde se han descubierto restos humanos hace 300.000 años. Para White, esta competencia entre naciones no tiene sentido. «La Cuna de la Humanidad es un concepto que a los turistas les encanta, pero es ridículo», dice.

cuna de la humanidad

El investigador señala que encontrar fósiles depende más que nada de si las condiciones del terreno son adecuadas para preservar los huesos. “En Atapuerca [a prehistoric archaeological site in northern Spain] No se encontrarían fósiles si no hubiera agujeros en la piedra caliza. “No es que los humanos dijeran: ‘¡Oye, vámonos a vivir a Atapuerca, hay agujeros en la caliza! «No, los humanos han estado en todas partes, pero aquí es donde se han encontrado sus restos. No se puede elegir un lugar y decir que es la cuna de la humanidad. Se hace por orgullo nacional mezclado con intereses económicos», argumenta White. «La cuna del Homo sapiens es el continente africano».

READ  Deichmann aspira a expandirse en España

El paleontólogo homínido continúa diciendo que la «gran pregunta» es qué existió antes de Ardipithecus ramidus. Sin registro fósil, estas son solo conjeturas. Ardipithecus es lo más cercano que tenemos a ese ancestro común que aún no hemos encontrado. Puedes recolectar todos los fósiles conocidos por los humanos más antiguos y se colocarán en una caja de zapatos. No es suficiente.” “Me gustaría encontrar algo como esto, pero observamos nuestros niveles de hace seis millones de años y no es un ambiente apropiado, y ninguno de estos primates existe. Deberían estar en otras partes de África, pero este lugar aún no se ha encontrado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *