Cientos de emigrantes que han salido de Cuba vía Nicaragua en las últimas semanas se están acumulando en la frontera de México con Estados Unidos con la intención de buscar asilo […]

Cientos de emigrantes que han salido de Cuba vía Nicaragua en las últimas semanas se están acumulando en la frontera de México con Estados Unidos con la intención de buscar asilo político en este país.

Desde enero, la embajada de Nicaragua en La Habana ha facilitado el viaje de cubanos a su país, con la concesión de una visa de entrada única por un período de 30 días “sin mucha investigación”.

Durante las últimas semanas, unos 100 migrantes cubanos llegan a diario a la frontera de México con Estados Unidos para solicitar asilo político en ese país.

“Aquí vienen alrededor de 70 a 100 cubanos por día”, expresó un avileño que salió de Puerto Obaldía hace dos semanas.

Desde hace aproximadamente un mes el Gobierno de Nicaragua flexibilizó las condiciones para otorgar visas a los cubanos, quienes desde entonces han comenzado a viajar a ese país centroamericano, y desde ahí se encaminan hacia la frontera de Estados Unidos.

Publicidad

“Solo ese necesario sacar un pasaje de ida y regreso, con el cual presentarse en la embajada de Nicaragua en La Habana y te dan la visa”, nos explicó uno de los cubanos que el día de ayer esperaba en los exteriores de esta sede diplomática en la capital.

Según nos dijo esta persona, que prefirió no revelar su identidad, es obligatorio comprar el boleto a la aerolínea venezolana Conviasa o a la colombiana Avianca. “En mi caso, compré el boleto en oferta a Conviasa por 200 dólares, pero hoy está costando hasta 1.300”, precisó.

Dice que dentro las preguntas son bien pocas en la entrevista: “por qué motivos viajas a Nicaragua”, a lo que sencillamente con responder de turismo o de compras es suficiente para el funcionario estampe la visa en tu pasaporte y “a volar”.

A finales de 2015, Nicaragua cerró su frontera a cientos de migrantes cubanos que buscaban ingresar desde Costa Rica en su ruta a Estados Unidos. El acto desencadenó una crisis migratoria y unos 8.000 cubanos quedaron varados en territorio tico.

El Gobierno de Ortega facilitó los viajes de cubanos a Nicaragua desde enero último, un cambio de política que ha llamado la atención de muchos que aseguran que esta es una forma velada de comenzar a enviar agentes de inteligencia y aliados a Nicaragua disfrazados de turistas en un momento en que se teme por la permanencia en el poder del sandinismo.

Publicidad
advertisement
advertisement