advertisement

Las nuevas disposiciones que regirán el trabajo por cuenta propia en la mayor de las Antillas y que fueron publicadas este lunes en la Gaceta Oficial de Cuba parece que […]

Las nuevas disposiciones que regirán el trabajo por cuenta propia en la mayor de las Antillas y que fueron publicadas este lunes en la Gaceta Oficial de Cuba parece que aunque descongelaran el incipiente sector privado en la isla también representan un cubo de agua fría para muchos artistas y músicos.

El nuevo decreto aprobado incluye un paquete de medidas que podrá ser utilizado por el Ministerio de Cultura y que le permitirá controlar el trabajo de músicos y artistas en el país que deseen establecer relaciones comerciales por su cuenta.

En esta nueva disposición se establecen penas de apercibimiento; decomiso de los instrumentos, equipos y bienes; multas, suspensión de espectáculos y hasta cancelación de licencias para quienes contraten músicos para ofrecer conciertos en clubes y bares privados, así como en espacios estatales, sin tener la debida autorización de las agencias de trabajo estatales o del Ministerio de Cultura.

La mayoría de los artistas de géneros urbanos como el hip hop o el regueton no poseen permisos para actuar en lugares públicos, pues no están avalados artísticamente por ninguna agencia cultural gubernamental o el propio Ministerio de Cultura, algo que es necesario en Cuba para poder ser considerado artista en toda la regla.

Aun así muchos de ellos son contratados para actuar en bares privados o estatales sin que sea informado a las agencias que deben controlarlos.

Este mismo decreto establece penas a pintores y artistas que sin autorización estatal comercialicen sus obras. También impone sanciones a quienes proyecten en sus negocios “audiovisuales” que contengan pornografía, violencia, lenguaje sexista o alguna discriminación por el color de la piel, género, orientación sexual, discapacidad y cualquier otra lesiva a la dignidad humana.

Publicidad

Tampoco estará permitido el uso de los símbolos patrios que contravengan la legislación vigente en bares y restaurantes.

No se salvan de estas sanciones las entidades estatales pues no se les hace ninguna diferencia al aplicárseles las mismas medidas que a los negocios privados.

A continuación les ofrecemos las medidas que afectan al sector artístico cubano en el nuevo decreto de ley 349 del 2018:

  1. a) El que apruebe o permita la realización de servicios artísticos o la utilización para ello de medios e instalaciones pertenecientes a su entidad o aquellos asociados a la actividad comercial que tiene autorizada, sin que dichos servicios hayan sido aprobados y contratados por la institución cultural a que corresponda la prestación de estos;
  2. b) El que realice o permita el pago a un artista o colectivo artístico, sin que dichos servicios hayan sido contratados a la institución cultural a que corresponda la prestación de estos;
  3. c) El que como artista individual o actuando en representación del colectivo a que pertenece, brinde servicios artísticos sin la autorización de la entidad que corresponda;
  4. d) El que sin estar autorizado por la entidad a que pertenece el artista o colectivo artístico actúe en representación de estos; y
  5. e) El que preste servicios artísticos sin estar autorizado para ejercer labores artísticas en un cargo u ocupación artística.
  6. Las conductas señaladas en los incisos a), b) y c) se consideran muy graves y las señaladas en los incisos d) y e) graves.

Artículo 3.1. Se considera contravención cuando una persona natural o jurídica en la utilización de los medios audiovisuales muestre en ellos contenidos con:

  1. a) uso de los símbolos patrios que contravengan la legislación vigente;
  2. b) pornografía;
  3. c) violencia;
  4. d) lenguaje sexista, vulgar y obsceno;
  5. e) discriminación por el color de la piel, género, orientación sexual, discapacidad y cualquier otra lesiva a la dignidad humana;
  6. f) que atente contra el desarrollo de la niñez y la adolescencia; y
  7. g) cualquier otro que infrinja las disposiciones legales que regulan el normal desarrollo de nuestra sociedad en materia cultural.
  8. Las conductas previstas en el apartado anterior se consideran muy graves.

Artículo 4.1. Igualmente, constituyen contravenciones cuando una persona natural o jurídica incurra en alguna de las conductas siguientes:

  1. a) difunda la música o realice presentaciones artísticas en las que se genere violencia con lenguaje sexista, vulgar, discriminatorio y obsceno;
  2. b) establezca espacios de comercialización de las artes plásticas sin tener la autorización que corresponde, ni estar inscrito en el Registro del Creador de las Artes Plásticas y Aplicadas;
  3. c) no suscriba los contratos establecidos para las presentaciones artísticas;
  4. d) no cumpla con los contratos concertados por la entidad correspondiente en relación con los niveles sonoros normados en la realización de espectáculos en vivo y actividades de cualquier índole;
  5. e) no cumpla las disposiciones vigentes en materia del derecho de autor;
  6. f) comercialice libros con contenidos lesivos a los valores éticos y culturales; y
  7. g) viole los niveles permisibles de sonido y ruidos o realice un uso abusivo de aparatos o medios electrónicos.
  8. Las contravenciones establecidas en los incisos a), b), c) y f) del apartado anterior se consideran muy graves y las previstas en los incisos d), e) y g) graves.

Publicidad
advertisement
advertisement