Madres colombianas de víctimas de falsos positivos informan sobre su sufrimiento

Bogotá, 16 de marzo (efe-epa) .- Las madres y familiares de víctimas de ejecuciones extrajudiciales perpetradas por militares colombianos, conocidas como los homicidios del “falso positivo”, presentaron este martes un informe a las organizaciones de paz en el que discuten el largo e histórico buscar. Por la verdad y la justicia.

“Con la mano en el alma, pido justicia. Que nos den a la persona que realmente acortó la vida de mi hijo ”, dijo Flor Hilda Hernández, madre de un joven que desapareció en 2008, quien fue asesinado por militares durante el evento.

“Para mí, es muy triste que nadie haya respondido a la muerte de mi hijo en 13 años”, dijo.

Integrantes de la organización Madres Positivas Positivas de Colombia (Mafabo) presentaron este martes su informe, titulado “Unidos por la Memoria y la Verdad”, a la Comisión de la Verdad y a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que recientemente elevó el número de víctimas de falsos positivos. en sus casos positivos a 6.402, tres veces el número proporcionado hasta ahora por la oficina.

En el informe, el segundo, entregado a la JEP, describe la larga lucha de las mujeres por encontrar a sus hijos, quienes fueron secuestrados por los militares después de conseguir trabajos, pero colgados para brindar mejores “resultados de muerte” a sus superiores militares. Todos estos fueron entregados por los militares a soldados que mostraban una alta mortalidad guerrillera para recibir licencias, recompensas variadas y otros beneficios.

“Los altos funcionarios … deben contarnos lo que pasó con nuestros familiares y decirnos quién dio las órdenes”, dijo otra mujer, Jacqueline Castillo. “Juntos queremos ser parte de la realidad histórica que nuestro país necesita”.

READ  Advertencia de arte: la exposición 'Jardín' del artista español Xavier Puigmarte se inaugurará en la Galería Mashrabia de El Cairo - Arte Visual - Arte y Cultura

Estas implacables madres actuaron como periodistas, investigadoras y sus propias psicólogas, según explicó Castillo. Hacen todo tipo de cosas para enfocarse en su causa, y algunos pueden vender sus casas y continuar la búsqueda de sus familiares.

Además, enfrentaron amenazas de un gobierno, que no querían y no querían seguir admitiendo la verdad, así como de otras organizaciones que ayudaron a las autoridades y militares colombianos a encubrir los asesinatos.

Los militares y el gobierno han dado marcha atrás a las mujeres, dicen, y sus esfuerzos han tropezado en los tribunales, donde han encontrado algunos cargos contra los perpetradores, pero siempre por cargos muy bajos.

En julio de 2019, la Corte de Paz, creada en virtud del acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno y las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FRC) de Colombia, abrió el Caso 3, que establece que “las muertes son reportadas ilegalmente como accidentes de guerra por agentes del gobierno” por un total de 2.248 homicidios falsos positivos entre 1988 y 2014. Con base en el Informe No. 5 de la Fiscalía, que indicó en ese momento que había ocurrido.

En febrero, la JEP estableció que al menos 6.402 personas habían sido asesinadas ilegalmente en Colombia entre 2002 y 2008 para preparar listas de guerrillas, la mayoría de las cuales se llevaron a cabo durante la administración de Álvaro Europa 2002-2010.

“Agradecemos a JEP porque ha abierto una pequeña ventana que se abre cada día más”, dijo Blanca Nubia Monroe, miembro de Mafabo.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *