Lourenço en Angola promete más reformas económicas

por AFP

El presidente angoleño, Joao Lourenco, prometió seguir adelante con la reforma económica y elogió la «tolerancia» de los votantes cuando prestó juramento para un segundo mandato el jueves después de una victoria electoral divisiva.

En medio de estrictas medidas de seguridad, Lourenco se comprometió a ser «Presidente de todos los angoleños» en una colorida ceremonia celebrada en la histórica Praça da Republica de la capital, Luanda.

«Felicitaciones por el patriotismo y el alto grado de tolerancia y civismo mostrados en lo que ya es la elección general más controvertida en la historia de la joven democracia angoleña», dijo en su discurso inaugural.

“Los angoleños demostraron al mundo que en los momentos cruciales saben tomar las mejores decisiones y elegir con gran responsabilidad el futuro de su país”.

Dijo que al elegirlo a él y a su partido, Angola había optado por la «continuidad» y garantizaría la «estabilidad», ya que señaló una mayor liberalización económica en un país gobernado desde la independencia por un histórico partido socialista.

Prometió seguir adelante con las reformas para alentar al sector privado, expandir la oferta de bienes y servicios y combatir el desempleo juvenil.

anuncios

«Nosotros, como país, tenemos una opción clara por la democracia y la economía de mercado».

cerco pesado

Las fuerzas de seguridad impusieron un fuerte cordón alrededor del lugar, una medida que el principal partido de la oposición, UNITA, dijo que tenía como objetivo sofocar a la oposición.

El ex general de 68 años volvió al poder después de que las elecciones del 24 de agosto le dieran al MPLA una pequeña mayoría, con sólo el 51,17 por ciento de los votos.

READ  Un hotel fantasma acecha la costa española

Esta fue la actuación más pobre del MPLA en el país rico en petróleo que ha controlado desde su independencia de Portugal en 1975.

Leer: Elecciones en Angola aumentan la huella de la oposición

Lourenco también prometió un aumento de salarios, incluso en las fuerzas armadas, ante los vítores de las masas.

Su nueva vicepresidenta, Esperanca Maria da Costa, de 61 años, profesora universitaria y bióloga, también prestó juramento, convirtiéndose en la primera vicepresidenta de Angola.

La lista de invitados a la ceremonia de juramento se limitó a unos 15.000 mukhtars angoleños. También fueron invitados unos 50 líderes extranjeros o sus representantes.

Muchos angoleños permanecieron en sus casas, ya que había menos tráfico en las calles de lo habitual y menos vendedores vendiendo sus productos.

Protestas de la UNITA

Los partidos de oposición y los grupos cívicos dicen que la votación se vio empañada por irregularidades, pero la impugnación legal de UNITA para anular el resultado fue anulada.

Los observadores de otras partes de África elogiaron la conducción pacífica de las elecciones, pero expresaron su preocupación por la libertad de prensa y la exactitud de las listas electorales.

UNITA, un antiguo movimiento rebelde que libró una amarga guerra civil de 27 años contra el gobierno del MPLA, recibió el 43,95 % de los votos, frente al 26,67 % de 2017.

Bajo su carismático líder Costa Jr., de 60 años, el partido ha demostrado ser popular en las áreas urbanas y entre los votantes jóvenes ansiosos por un cambio económico.

Lo hizo particularmente bien en la capital, ganando una mayoría por primera vez.

READ  El cierre de las plantas de carbón ha reducido las emisiones de la Unión Europea más que la epidemia

Costa Jr. no asistió a la inauguración y llamó a protestas.

Lourenco llegó al poder por primera vez en 2017 cuando asumió como ministro de Defensa del gobernador José Eduardo dos Santos.

Heredó un país profundamente estancado y plagado de corrupción y nepotismo.

Pronto se volvió contra su predecesor y lanzó una campaña contra la corrupción dirigida a la familia y los amigos de dos Santos, que algunos críticos dicen que es un engaño político.

Leer: Fricción mientras el presidente angoleño continúa presionando a dos Santos

También se embarcó en un ambicioso programa de reformas para atraer inversores extranjeros y diversificar la economía.

Pero hasta ahora esto no ha logrado alegrar las perspectivas de muchos de los 33 millones de angoleños sumidos en la pobreza.

“El presidente habla bien pero hace muchas promesas. Solo queremos mejorar nuestras vidas, mejores salarios, comida en la mesa, acceso a escuelas y hospitales, y más empleos”, dijo Luisa Pesek, maestra en Luanda.

Dos Santos murió en España en julio. Los funerales de estado del difunto hombre fuerte se llevaron a cabo en agosto en el mismo estadio donde se llevó a cabo la inauguración.

Los analistas ven pocos cambios entre Lourenco y su predecesor.

«No hay mucha diferencia entre los dos… en términos de respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales», dijo Borges Nameri, investigador del Instituto de Estudios de Seguridad con sede en Pretoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.