Los separatistas son mayoría en Cataluña a pesar de la victoria socialista

Con el 99% de los votos contados, los tres principales partidos se comprometieron a formar un estado catalán independiente para aumentar el número de sus escaños en el parlamento regional a 74. En 2017, esos mismos partidos obtuvieron 70 de los 135 escaños, es decir, solo dos. Por encima de la mayoría.

El Partido Socialista, encabezado por el exministro de Salud Salvador Illa, estuvo a punto de obtener 33 escaños con más de 625.000 votos. A la izquierda republicana pro-secesionista por Cataluña también se le asignaron 33 escaños, pero con 580.000 votos.

A pesar del apoyo masivo al Partido Socialista del primer ministro Pedro Sánchez, que ha mantenido conversaciones con los separatistas en un esfuerzo por aliviar las tensiones con la región, Ella tendrá dificultades para tratar de reunir apoyo para el gobierno. Necesitará el apoyo de muchos partidos, incluidos algunos separatistas.

“Esta es una victoria clara que tiene una lectura: es hora de pasar página, escribir un nuevo capítulo, conectarnos y progresar juntos”, dijo Alaa tras su victoria.

El resultado confirma que el sentimiento a favor de la secesión no ha disminuido a pesar del sufrimiento colectivo de la pandemia COVID-19 y el frustrante intento de separación en octubre de 2017 que dejó a muchos de sus miembros en prisión. Cuatro años después, la rica región que habla su propio idioma junto con el español todavía está dividida por el tema de la separación.

READ  Angola busca atraer inversión española con su promesa de reducción de deuda »Borneo Bulletin Online

Los resultados han transferido el poder dentro del campo pro-secesión al Partido Republicano de Izquierda de izquierda en Cataluña, que tiene 33 escaños en el centro-derecha combinados para Cataluña, que se espera que gane 32 escaños.

La izquierda republicana de Cataluña liderada por el líder encarcelado Auriol Junquires ahora puede disputar el liderazgo del bloque con el partido Juntos por Cataluña, el partido del exlíder catalán Carles Puigdemont, que huyó a Bélgica tras el ineficaz intento de secesión de 2017.

En conjunto, Cataluña mantiene una postura más radical sobre la ruptura de los lazos con España a corto plazo, mientras que la izquierda republicana de Cataluña ha bajado su tono durante el año pasado y ha colocado una amnistía de las autoridades centrales a Jonqueras y otros líderes encarcelados como una prioridad máxima. por ahora.

Adrià Hoguet, un joven de 29 años que trabaja en el sector bancario, cambió su voz de Juntos por Cataluña a la izquierda republicana en Cataluña.

“Aunque quiere la independencia de Cataluña, el partido sabe que no será fácil y no se puede conseguir con solo avanzar, porque hemos visto que no va a funcionar”, dijo Huget tras emitir su voto en Barcelona.

READ  18 proyectos para poner en marcha el Sandbox español

El parlamento de la región también estuvo a punto de volverse más fracturado y radical.

El partido de extrema derecha Vox entró en la legislatura catalana por primera vez con 11 escaños, lo que confirma su ascenso en toda España en los últimos años. Su éxito se produjo a expensas del conservador Partido Popular, que dejó tres escaños tras una campaña en la que suavizó su postura anteriormente de línea dura contra los separatistas catalanes.

En el otro lado del espectro, el CUP pro-secesión de extrema izquierda mejoró a nueve de los cuatro que ganó en 2017. Entonces, una vez más, las fuerzas pro-secesión necesitarán el CUP impredecible para formar una mayoría.

Cualquier posible gobierno regional probablemente dependería de acuerdos entre las partes que podrían tardar días o más en concluir.

El uso de mascarillas y desinfectante de manos era obligatorio en los colegios electorales mientras España lucha contra otro aumento en las infecciones en un país que ha perdido a más de 64.000 personas a causa del COVID-19.

Para Andrea Marin, trabajadora social de 29 años, la pandemia aumentó su deseo de que el sindicato continuara.

Ella dijo: “Voté por los socialistas porque no quiero que mi voto sea para los separatistas”. “Ya están gastando mucho dinero en promover la causa separatista cuando lo que importa hoy es la economía y poner fin a la epidemia”.

El miedo a los virus, el mal tiempo y la ausencia de una propuesta concreta de los secesionistas para provocar un boicot nuevamente en un futuro cercano parecen haber reducido la participación de los votantes, que ha caído al 55%, en comparación con una participación récord del 79% en diciembre. 2017. Esto pareció favorecer a los partidos secesionistas, que rinden mejores resultados en las zonas rurales que están sobrerrepresentadas en la ley electoral.

READ  Los empleados de Caixabank protestaron por los recortes de empleo con el foco en los sueldos de los banqueros

Por tanto, mientras los socialistas subieron a costa de los ciudadanos liberales, que cayeron a seis escaños tras su victoria en las elecciones de diciembre de 2017 por 36, el panorama político catalán se mantuvo igual en la cuestión de fondo: la región mediterránea fronteriza con Francia sigue dividido entre estos. Aquellos que están a favor de la creación de un estado catalán, y que apoyan firmemente seguir siendo parte de España.

———

Los periodistas de Associated Press, Ariitz Parra y Renata Preto contribuyeron a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *