Los centros rituales domésticos en Colombia fueron destruidos

MIAMI – Las comunidades indígenas a lo largo de la costa norte del Caribe de Colombia han sido blanco de una serie de ataques incendiarios contra santuarios. Estos ataques se han relacionado con la oposición de los pueblos indígenas al acaparamiento de tierras, especialmente su oposición a la minería ilegal y la defensa continua de su tierra sagrada y la defensa del medio ambiente.

Hay muchas comunidades tribales en el área. Cerca de 30.000 pueblos indígenas de las etnias Kokuis, Arhuacos, Conquamos y Viva viven actualmente en la Sierra Nevada de Santa Marta en los Andes tropicales. El nombre de la cordillera es Umunukunu en la lengua materna.

El área es uno de los parques nacionales de Colombia, comenzando a 25 millas de la costa caribeña y fue designada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1979. La ciudad perdida O La Ciudad Perdida, el sitio arqueológico de una ciudad antigua creada por la cultura Tyrone. El sitio fue descubierto en 1972 y saqueado de inmediato. El gobierno colombiano protestó porque «los tesoros del sitio, incluidas las estatuas de oro y la cerámica, pronto comenzaron a aparecer en el mercado negro».

Sierra Nevada de Santa Marta desde el espacio [Public Domain]

El sitio ha sido testigo de una violencia excepcional durante el último cuarto de siglo. Fue marcado por el conflicto armado colombiano por el Ejército Nacional de Colombia y los grupos paramilitares de derecha y grupos guerrilleros de izquierda, las FARC y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) dijo que «180 miembros de grupos tribales en Santa Marta, Colombia y Sierra Nevada se encontraban entre las víctimas de crímenes de lesa humanidad cometidos por el ejército colombiano y los grupos paramilitares entre 2002 y 2009».

La FIDH señala que «estos delitos se llevaron a cabo como parte de una ofensiva planificada contra los ciudadanos de Sierra Nevada, poniendo en peligro la supervivencia física y espiritual de las tribus Wiwa, Kankuamo, Arhuaco y Kogui. El mundo, Sierra Nevada de Santa Marta».

Agrega: “Hoy se está produciendo la reestructuración de fuerzas en la región, en manos de grupos armados que controlan actividades ilegales e ilegales clave que buscan un mayor control regional en la Sierra, algunos de los cuales mantienen vínculos con los ex paramilitares. Grupos. La reestructuración actual ha provocado la destrucción de bienes culturales, el asesinato de simpatizantes sociales, la restricción de movimientos, el reclutamiento forzoso de menores y el desplazamiento forzado de personas. Es importante recordar que en 2020 fueron asesinados 47 líderes tribales, incluidos 262 líderes tribales que han sido asesinados desde la firma de los acuerdos de paz.

Sierra Nevada de Santa Marta de Valdez, Colombia. [Photo Credit: Nick29 Public Domain]

Los ataques más recientes comenzaron en la madrugada del 12 de diciembre. Dos centros rituales ConcurvesLos miembros de la comunidad de Minakalwa fueron quemados. Parecen estar vinculados a la oposición de las comunidades aborígenes a la construcción de una presa en el río Jerusalén y la condena de la minería ilegal y la presencia de grupos armados en la Sierra Nevada de Santa Marta.

El gobernador indígena Jaime Luis Arias Ramírez dijo que la casa donde él y su familia viven a unos 20 metros de distancia resultó dañada. Ramírez dijo que se trataba de ataques planificados para crear inestabilidad y amenazar a la comunidad.

«Este es un ataque a nuestro gobierno y patrimonio natural, un ataque a nuestros hogares ceremoniales, nuestros padres y madres espirituales dejados a nuestro cuidado para proteger el territorio, nuestra cultura y nuestras prácticas culturales», dijo Arias Ramírez.

El ataque más reciente es la noche del 24 de diciembre, Nochebuena o Nocebuna. El atacante golpeó poco después del mediodía frente a una reunión de Ungumas, dos miembros de la tribu Viva en las cercanías de La Quajira. Los Ungumas sirven para fortalecer la autonomía social a través del autogobierno bajo principios ancestrales y para administrar y controlar los lugares ancestrales del pueblo Viva.

Hasta la fecha, se han destruido cinco sitios rituales.

La Organización Nacional Tribal de Colombia (ONIC) ha negado las acusaciones en un comunicado emitido el viernes en el que dice: «Se han hecho más de una vez acusaciones similares e infundadas sobre Colombia. , César «.

En un comunicado, el consejo escribió que «estos incidentes fueron deliberados y maliciosos» y enfatizó que la violencia estaba dirigida especialmente a las comunidades tribales.

El consejo dijo: “Somos un pueblo de paz, diálogo y reconciliación. Rechazamos totalmente cualquier manifestación de violencia contra nuestro pueblo y nuestro territorio.

El consejo agregó que los funcionarios y líderes de la ciudad están siendo amenazados, miembros de comunidades aisladas y marginadas están desaparecidos y algunos están desapareciendo. Además, en sus territorios se han encontrado con desconocidos armados y otros casos que vulneran sus derechos.

Dijo uno de los líderes tribales. Colombiana, «Nos preocupamos por la condición de las comunidades del pueblo Viva quemando nuestro sólido y abstracto patrimonio cultural».

Sitios como Concours Ungumas (santuarios para niños u hombres) y Usuis (santuarios para mujeres o niñas) sirven más que funciones administrativas. Son los lugares donde se enseña la espiritualidad indígena a las generaciones futuras en cada comunidad.

Hasta ahora ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad del ataque. Sin embargo, las comunidades indígenas han informado de la aparición de folletos presuntamente atribuidos a las Águilas Negras y las Fuerzas de Defensa Unidas de Colombia.

Las Águilas Negras son una organización colombiana narcotraficante, de derecha, contrarrevolucionaria y paramilitar integrada por fuerzas paramilitares nuevas y existentes. La Fuerza de Defensa Unida de Colombia es el grupo paramilitar y narcotraficante de extrema derecha colombiano. Masacre de mafripan Y ha estado inactivo desde 2006.

Iván Luquez Mindiola, secretario general del Pueblo Kankuamo, dijo que se trataba de un ataque más a la escalada de violencia y odio contra los pueblos indígenas porque otros lugares sagrados ya habían sido incendiados en años anteriores sin ninguna acción enérgica de las autoridades.

Dijo Arias Ramirez. «Recurrimos a las autoridades competentes, el gobierno nacional y los organismos internacionales para que combinen sus capacidades para proteger a nuestra gente y prevenir estas acciones contra nuestra gente».

READ  Ayude a los inmigrantes varados en la jungla en la frontera entre Panamá y Colombia National Catholic Register

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *