Las características comunes de México y Colombia incluyen bendiciones y maldiciones.

Una negación: cuando escribo estas líneas, no tengo ni idea de hacia dónde voy ni cómo terminará.

No hay otros dos países latinoamericanos que sean tan cariñosos o similares entre sí como Colombia y México. Hace exactamente 200 años éramos vecinos.

En 1821, 11 años después de que lucháramos por la independencia de España – Colombia el 20 de julio de 1810 y México el 16 de septiembre del mismo año – compartimos una frontera que es hoy la frontera entre Costa Rica y Panamá. Cuando México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica (por poco tiempo) fueron parte de Primer Imperio Mexicano Tenía la Ciudad de México como capital y Colombia, Panamá, Venezuela y Ecuador (Efímero) Gran Columbia, Cuya capital es Bogotá.

No hay otras dos naciones bendecidas por la naturaleza y malditas por su brillantez de vivir en los márgenes: Colombia, la Guerra de los Mil Días y Gabriel García Márquez. Cien años de soledad; Y uno de México, la Revolución Mexicana y el Paso Octavio El sitio de la soledad.

Ambos países son privilegiados por sus recursos geográficos, naturales, historias, culturas y personas de interés público afectadas por la pobreza, la violencia, la corrupción, el narcotráfico y la calumnia política.

Una de las maldiciones de México es la violencia criminal.

Ambos fuimos bendecidos con nuestras dos playas, el Pacífico y el Atlántico, y sus recursos naturales marinos, así como las selvas tropicales del Gran Bosque Maya de Laganton en Chiapas y la vasta área de la selva amazónica de Colombia y los pueblos indígenas que viven allí. .Ambos países están bendecidos por los poderosos ríos Amazonas y Coquettie de Colombia y México por los ríos Usumasinda y Grijalva. México es parte de la Roca Mesoamericana, la segunda barrera coralina más grande del mundo, y Colombia alberga un asombroso 60% de la Tierra. Paramos -Los ecosistemas de gran altura que se extienden entre la línea superior de árboles y el borde de hielo perenne (3.200 a 5.000 metros sobre el nivel del mar), formando un archipiélago.

Ambos tenemos la suerte de ser el 1,7% del área total de la tierra, donde estamos juntos el 20% en la biodiversidad de la tierra. Colombia tiene la mayor cantidad de aves, orquídeas y coloridas mariposas del planeta, y ocupa el segundo lugar en diversidad de cascadas y flora vascular.

READ  Las consecuencias a largo plazo de la persecución religiosa: evidencia de la Inquisición española

México tiene el mayor número de especies de pinos y la segunda mayor diversidad de reptiles, el tercer mamífero más grande y la quinta cascada más grande.

Volcanes vivos y muertos nos bendicen: Pico de Orisaba, Popocadapetl, Istaghuatl, Nevado de Toluca y Malinche (“con laderas azules en náhuatl”) y Nevado del Ruiz, Nevado de Huela, Cale Bouquet (“Kechua”).

También estamos bendecidos con las antiguas culturas indígenas de los aztecas, mayas y olmecas, y muiska, tyrone e inca. México es el quinto país con mayor diversidad lingüística del mundo (con 364 idiomas vivos) y 7.4 millones de tribus mexicanas lo hablan.

El Arrecife Mesoamericano es uno de los tesoros naturales de México.

Colombia tiene 65 idiomas vivos y 1,4 millones de colombianos hablan el idioma nativo.

México es el país con mayor población de habla hispana, seguido de Colombia. España ocupa el tercer lugar.

En 1821, Colombia se convirtió en el primer país en reconocer la independencia de México. De hecho, el primer mensaje de felicitación a México como nación independiente vino de Simón Bolívar, Libertador En su nombre, Gran Columbia. Los dos países establecieron relaciones diplomáticas al firmar un tratado de amistad el 3 de octubre de 1823.

Ese mismo año, Colombia y México formaron la base de la Política de Asilo Hispanoamericano, un tratado por delitos políticos creado para proteger a los héroes que iniciaron el movimiento por la libertad en la zona.

Dado que España no reconoció la independencia de sus colonias ni de las antiguas colonias de Estados Unidos, en 1823 Colombia formó una alianza con México con barcos de artillería para interrumpir el comercio marítimo español en el Caribe contra la ocupación española.

También desencadenaron la búsqueda de la independencia cubana, publicada en el artículo de 2015 en German de la Reza. Hilera, “Intento de integrar a Santo Domingo en la Gran Colombia (1821-1822)”.

En 2016, el expresidente colombiano Juan Manuel Santos y la presidenta mexicana Bena Nieto se comprometieron a combatir el narcotráfico y el narcotráfico entre sus dos países.

Esos vínculos entre colombianos y mexicanos son aún más fuertes hoy: México es la tercera fuente más alta de visitantes a Colombia y Colombia es la segunda fuente más alta de turistas a México. Los latinoamericanos que estudian en universidades mexicanas son colombianos.

Colombia es el segundo socio comercial latinoamericano más importante de México, y México es el tercer socio importador más importante de Colombia y el sexto en términos de inversión extranjera directa. México es la segunda economía más grande de América Latina, seguida de Colombia.

READ  El paquete de ayudas está aprobado por el gobierno español

Entonces, si son nuestras bendiciones, ¿cuáles son nuestras maldiciones?

Algunos afirman que los colombianos y los mexicanos son violentos y corruptos, respectivamente. Disparates.

Sin embargo, las guerras fratricidas entre conservadores y liberales de Colombia en 1946-1958 mataron a 300.000 personas y desplazaron a 2 millones, en ese momento, casi una quinta parte de la población del país. De 1812 a 1902, Colombia enfrentó miles de muertes y la devastación causada por nueve guerras civiles.

Desde la década de 1960, los conflictos armados entre el gobierno y las guerrillas de izquierda, los paramilitares de derecha y los narcotraficantes y otro crimen organizado han matado a más de 220.000 colombianos. Millones de familias quedaron devastadas.

Manifestantes frente a la residencia del presidente Evan Duke en mayo en Bogotá, Colombia, protestaron por la desaparición forzada de ciudadanos.

En México, se estima que 1 millón de personas murieron en las guerras de la Revolución Mexicana entre 1910 y 1920. Fue la guerra civil más mortífera del continente y la novena más mortífera del mundo.

Más recientemente (2006-2021), la guerra de México contra las drogas y el crimen organizado provocó la muerte de más de 372,000 mexicanos, incluidos cientos de miles de huérfanos y viudas.

No debemos olvidar que tanto Colombia como México se encuentran entre los países con mayor número de ambientalistas asesinados a nivel mundial.

Según Naciones Unidas, Colombia es actualmente el país con mayor número de desplazados internos debido a la guerra, la violencia y la persecución: 8,3 millones de personas (10% del total mundial), incluidos millones de niños, se ven obligados a abandonar sus hogares. , dejando todo atrás: Siria, la República Democrática del Congo, Etiopía, produciendo más personas desplazadas que Sudán, Mozambique, Yemen o Afganistán.

Paradójicamente, Colombia ocupa el segundo lugar del planeta en aceptar refugiados (que es el 7% del total mundial, de los cuales 1,7 millones son venezolanos). En agosto de este año, Colombia y México se convirtieron en los primeros países latinoamericanos en otorgar asilo a refugiados de Afganistán.

A diciembre de 2020, hay 357.000 desplazados internos en México, según el Consejo Noruego para los Refugiados. Desafortunadamente, nuestra política actual sobre refugiados es paradójica.

En julio de 2021, el gobierno mexicano celebró el cumpleaños de Simón Bolívar.

Por un lado, México fue el primer país latinoamericano en recibir refugiados de Afganistán (unos 500 hasta ahora), pero por otro lado, parece estar convirtiendo nuestra patria en un muro de odio para evitar que los refugiados huyan del hambre. Crimen y efectos del cambio climático en Centroamérica y el Caribe.

READ  Estados Unidos COVID-19 - Actualización de respuesta n. ° 24, 18 de febrero de 2021 - Colombia

Finalmente, las dos peores y más arraigadas maldiciones en México y Colombia son la desigualdad y la corrupción. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, entre 2000 y 2019, América Latina fue la región más desigual, después del África subsahariana. Tanto México como Colombia tienen una de las concentraciones de ingresos más altas entre las poblaciones más bajas.

México es el segundo país más desigual de América Latina y Colombia el sexto. El diez por ciento de la población de México representa el 59% del ingreso nacional, mientras que el 1% de los ciudadanos mexicanos posee el 29% del ingreso nacional. Transparencia Internacional, una coalición global que trabaja en más de 100 países para poner fin a la corrupción, clasificó a México en el puesto 124 y a Colombia en el puesto 92 en la lista de los 180 países más corruptos (índice de corrupción alto, alto).

Como admití al principio de este artículo, no sé cómo cerrar estos pensamientos.

Por eso, humildemente comparto solo las palabras de mi compañero colombiano y mexicano Gabriel García Márquez en la Ciudad de México el 22 de octubre de 1982, la mayor diferencia de México para un extranjero mexicano:

“Si es así, esta no es mi segunda patria, pero el amor y la lealtad que reclamo para mi propia patria es diferente al que me dieron, sin competencia, y otro, la nostalgia que me pide sin contrato de los dos. .. Mis hijos han crecido aquí; he escrito mis libros aquí; he plantado árboles … Gracias por estas puertas abiertas. Por favor, no las cierres bajo ninguna circunstancia ”.

Omar Vidal, científico y ex profesor universitario en México, es ex alto funcionario del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y ex director general del Fondo Mundial para la Naturaleza-México..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *