Ante la eminente posibilidad de reactivación del polémico Título III de la Ley Helms-Burton en una horas, la Unión Europea (UE) se encuentra preparada para proteger los intereses económicos de […]

Ante la eminente posibilidad de reactivación del polémico Título III de la Ley Helms-Burton en una horas, la Unión Europea (UE) se encuentra preparada para proteger los intereses económicos de sus Estados miembros en Cuba, aseguró el director general de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, Stefano Manservisi, en una rueda de prensa en La Habana.

“La Unión Europea está preparada para proteger los intereses europeos, incluidas las inversiones europeas y las actividades económicas de los individuos y entidades de la UE en sus relaciones con Cuba, si resultan afectados”, afirmó.

Sus palabras llegan horas después de revelarse que el miércoles Washington anunciará la activación desde el 2 de mayo del Título III de la ley Helms-Burton, lo que endurecerá el embargo a Cuba y permitirá demandar ante cortes estadounidenses a empresas que se lucren con bienes expropiados por la Revolución de 1959.

Luego de que la norma se aprobó en 1996, el bloque europeo se opuso ferozmente a la aplicación de la misma por temor a que sus compañías fuesen objeto de demandas en los Estados Unidos, motivo por el que entablaron una disputa legal contra Washington ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El procedimiento terminó siendo suspendido en 1998 luego de que la UE llegara a un acuerdo con el entonces presidente Bill Clinton, quien se comprometió a dejar sin efecto cada seis meses la activación de esas medidas.

Publicidad

Desde ese entonces todos los presidentes de Estados Unidos se mantuvieron suspendiendo el Título III hasta que Donald Trump dejó abierta la posibilidad de su reactivación como parte del recrudecimiento de su política en contra de la Isla.

España y otros países habían pedido en las últimas semanas al Gobierno de Trump que no cumpliera sus amenazas de activar el Título III de esa ley de 1996, algo que podría afectar a compañías españolas, como el grupo hotelero Meliá.

“[Los europeos] han tenido más de 24 años de suspensión [del Título III], de lucrarse con la propiedad robada a ciudadanos estadounidenses”, comento ayer un alto funcionario de la administración a la prensa. Washington no planea conceder “ninguna exención” a empresas extranjeras que puedan resultar afectadas por el cambio, agregó.

Preguntado por la posibilidad de que la UE retome su campaña para demandar a EE.UU. ante la OMC, sentenció: “Tienen derecho a demandarnos, y nosotros tenemos derecho a verles fracasar”.

El embajador del bloque europeo en La Habana, Alberto Navarro, se comprometió a “proteger a nuestros empresarios que han invertido o querido invertir aquí”, y también aludió a la “legislación antídoto” de 1996 que blinda a los europeos “en caso de que hubiera demandas o solicitudes de un juez de EE UU”.

Publicidad
advertisement
advertisement