La llegada de inmigrantes haitianos a la ciudad costera de Colombia empuja a los locales a salir de sus hogares

NECOCLI, Colombia, 1 de octubre (Reuters) – La llegada de miles de inmigrantes haitianos que se dirigen al norte a Estados Unidos ha obligado a los lugareños a huir de sus hogares en la ciudad costera colombiana de Neocoli, dicen los residentes. Dólares.

El rechazo de los inmigrantes que esperan en la ciudad menos lugares en el tráfico de transbordadores que el Darian Gap en Panamá, con secuestradores que trafican con grupos hacia el norte, ha aumentado a 19.000 desde la eliminación de los cierres fronterizos de Covit-19.

Muchos inmigrantes, con menos dinero, duermen en tiendas de campaña o en la playa de la ciudad, mientras que otros alquilan habitaciones día tras día y comparten casas.

Desalojó a decenas de residentes permanentes.

“Los dueños de la casa, sin reducir las palabras, nos dijeron que saliéramos rápidamente”, dijo la profesora de baile Yasith Puche.

“Desde el punto de vista moral, es un poco triste que la misma gente del pueblo donde creciste te busque unos pesos”.

El viaje al norte de Haití fue largo y peligroso. Lee mas

Muchos han pasado años en otros países latinoamericanos, como Chile y Brasil, donde algunos afirman haber experimentado el racismo. Muchos, incluidas familias y niños pequeños, quieren acercarse a los Estados Unidos en busca de mejores oportunidades que las disponibles en su país, que se ha visto afectado repetidamente por crisis políticas y desastres naturales.

Alquilar inmigrantes es bueno para los lugareños, especialmente en medio de la depreciación del 11% del peso colombiano este año.

“Tiene todas las necesidades básicas, luz, agua, tienen una cocina donde son diferentes a nuestra comida, tienen un baño”, dijo Francisco Mejía, cuya familia alquila a inmigrantes por $ 6.

READ  La Corporación Española de Radiodifusión y Cuts Radio Group anuncian una federación plurianual

También se recuperan activos comerciales.

“Se han entregado unas 100 casas a haitianos de los inquilinos locales y se han tomado cerca de 50 locales comerciales o se han finalizado acuerdos de arrendamiento con haitianos”, dijo Wilfredo Menko, fiscal de Nekogli.

Después de que Estados Unidos deportara a casi 4.000 haitianos en las últimas semanas, las agencias de la ONU pidieron el jueves a los países que no expulsen a los haitianos sin evaluar sus necesidades y que proporcionen medidas de seguridad para su estadía legal.

Informe de Henry Esquivel y Camilo Cohecha en Bogotá Julia Sims Cope Editando Alistair Bell

Nuestras normas: Políticas de la Fundación Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *