La influencia de Podemos expulsa a Ferrovial de España

Ferrovial, la gran constructora española propiedad de la familia Del Pino, una de las 35 empresas que componen el Ibex 35, se traslada a Holanda (conexión) En sus editoriales, la prensa española habla de «los disturbios en el gobierno por la huida de Ferrovial a Holanda» (Fozpoli), «el posible efecto dominó de Ferrovial» (El Economista) y «el efecto Podemos empuja a Ferrovial fuera de España» ( El Español)…. Ante eso la vicepresidenta del gobierno, Yolanda Díaz, líder de los comunistas, insiste en que “ahora hay que actuar al margen de los negocios” (El Economista).

Los argumentos del consejo de administración de Ferrovial para la fusión (que debe ser aprobada por la junta de accionistas) son comerciales y políticos. Ferrovial tiene intención de cotizar en España pero también en Estados Unidos, donde la compañía cree que hay mayores oportunidades de negocio y crecimiento. De hecho, el 82% de los ingresos de Ferrovial, la tercera constructora española tras ACS y Acciona, proceden ahora de fuera de España y el 93% de los inversores institucionales son extranjeros.

Pero el argumento más revelador de Ferrovial fue que Holanda es el país elegido por las empresas con fuerte presencia tanto en Europa como en EE.UU. por su calificación crediticia AAA y su «marco legal estable».

Como demuestra El Español, la falta de un marco legal estable para sus empresas en la España actual es una trágica perogrullada. Por lo tanto, es seguro asumir que el clima político que Podemos generó desde dentro del gobierno, que Pedro Sánchez aceptó con complacencia, si no irresponsablemente satanizando a las corporaciones y empresarios, jugó un papel en la decisión de Ferrovial. Presión sobre bancos y empresas energéticas. El «impuesto a los ricos», es en efecto un castigo para los profesionales de éxito; política fiscal del gobierno y política laboral; aumentos continuos del salario mínimo; la inestabilidad generada por los intentos de Podemos de imponer un marco intervencionista similar al del populismo en América Latina; Y la satanización de la generación de ganancias, venga de donde venga y sea cual sea su contexto, no contribuyó a crear un clima atractivo para las empresas”.

READ  Instituciones españolas denuncian en su asamblea general el desinterés del Gobierno por el sector

Tal y como explica el diario Expansión, la fiscalidad, la liquidez y el proteccionismo pueden estar detrás de la jugada del grupo español. “La elección es sencilla: o Podemos e intervención, o empresas y prosperidad”, dice El Español.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *