La historia estadounidense anula los conceptos erróneos de la historia de Cuba

Tocar

La mayoría de los estadounidenses probablemente saben que el hundimiento del USS Maine en 1898 en el puerto de La Habana condujo a la Guerra Hispanoamericana y ayudó a liberar a Cuba de España.

Pero, ¿saben que la plata cubana financió la Batalla de Yorktown durante la Revolución Americana? ¿O fue el decimotercer vicepresidente de los Estados Unidos instalado en una plantación de caña de azúcar en Matanzas, Cuba rodeado de esclavos? ¿O los generales confederados derrotados se refugiaron en las plantaciones cubanas después de la Guerra Civil?

El nuevo libro de la historiadora Ada Ferrer «Cuba: An American History» (Scribner, 576 págs., ★★★ ½ de cuatro) ofrece una nueva perspectiva de la larga y compleja relación entre Cuba y su vecino más grande del norte, que por tanto ha ha sido anulado durante mucho tiempo.

Para mí, «Cuba» también fue una expedición personal: mi familia salió de Cuba en la década de 1960 a raíz de la revolución de Fidel Castro y se instaló en Miami, donde nací. El libro proporcionó un contexto vívido y detalles a las historias que había escuchado a lo largo de los años como vagas reflexiones familiares sobre tazas de vapor. Cafe cubano En la mesa de la cena, coloreando recuerdos que eran largos sólo contornos.

En las páginas del libro, vi a mi abuelo, Dionisio Rossi, vagando por las calles de La Habana con una camisa de guayabera blanca, mientras los estudiantes manifestantes detonaron bombas contra el régimen del presidente Gerardo Machado o las corporaciones nacionalizadas de Castro, incluido mi abuelo, y llevaron a los enemigos a un pared del pelotón de fusilamiento.

El libro es particularmente importante después de que estallaron protestas masivas en Cuba en julio, que llevaron a arrestos generalizados y un nuevo cuestionamiento de la enredada relación de Estados Unidos con la nación isleña.

Inicios coloniales y vómito negro

La historia trenzada de Ferrer de Cuba y los Estados Unidos, con razón, comienza en 1492, con el desembarco de Cristóbal Colón en la costa norte de Cuba. El autor cree que el hecho de que la historia de Estados Unidos comience con la llegada de Colón, aunque nunca llegó a las costas del actual Estados Unidos, no está mal: las ambiciones de Estados Unidos para Cuba moldearon su historia desde el principio.

En Cuba, Colón vio una vasta costa con imponentes montañas, exuberantes plantas verdes y fragantes flores, y la describió como «la cosa más hermosa que los ojos hayan visto jamás». Los nativos, conocidos como los taínos, por supuesto, ya lo sabían. Cuando su jefe Hatoy se negó a acoger a los nuevos visitantes, los españoles lo condenaron a ser quemado en la hoguera. Mientras esperaba la ejecución, un sacerdote le preguntó si le gustaría convertirse al cristianismo, salvar su alma y ascender al cielo. El presidente preguntó si los cristianos van al cielo. El buen hacer, fue la respuesta. Hatoy respondió que preferiría el infierno, «para no ser el lugar de los españoles».

READ  Mujeres cineastas condenan el premio del cine español a Dibb | entretenimiento

Ferrer profundiza en los 13 meses de ocupación británica de La Habana a partir de junio de 1762 en detalle, mostrando cómo el clima y las enfermedades, no las armas españolas, fueron las principales fuerzas que rechazaron la ocupación británica de La Habana, la más buscada en el Nuevo Mundo. Los españoles lo llamaron «vómito negro» – vómito negro – porque la sangre en el vómito parecía negra. Se extendió por las filas de los británicos y provocó desertores tan pronto como el cuarto día después del desembarco, a pesar de que las fuerzas británicas superaban en número a las españolas.

Ferrer escribió que, en virtud del Tratado de París de 1763, Gran Bretaña cedió La Habana mientras que España cedió Florida: «la primera vez, pero ciertamente no la última, que los destinos de la gloriosa Habana y la pantanosa Florida están entrelazados».

Los cubanos en Yorktown

A pesar de esta turbulenta historia, o quizás debido a ella, el comercio entre Cuba y las 13 colonias norteamericanas de Gran Bretaña floreció, y durante la Revolución Americana, España inicialmente apoyó a los rebeldes antimonárquicos. En la famosa batalla de Yorktown en 1781, las fuerzas del general Washington estaban en bancarrota y desmoralizadas. El enviado español Francisco Saavedra persuadió a los aliados franceses de zarpar hacia La Habana y recaudar fondos para el esfuerzo. A las pocas horas de su llegada, Saavedra y sus homólogos franceses habían recogido 500.000 pesos de plata y regresaron a Virginia para financiar la batalla y cambiar el rumbo de la guerra. Los estadounidenses obtuvieron la victoria en Yorktown, una gran victoria en la guerra.

La lucha revolucionaria de Cuba contra el supervisor colonial llegaría casi un siglo después y Estados Unidos volvería a estar rápidamente involucrado en el resultado. El autor más famoso de la revolución, el autor cubano y rebelde José Martí, que vivió gran parte de su vida en Nueva York, sintió los sencillos diseños estadounidenses de su patria caribeña y previó la compleja relación que vendría.

Días antes de su muerte en una batalla en Cuba, Martí advirtió a uno de sus amigos que la independencia cubana podría provocar una toma de posesión de Estados Unidos. Escribió: «Viví en la bestia y conozco sus entrañas, y mi cordero es el hondero de David».

La independencia de Cuba de España se obtuvo en 1898 en gran parte debido a las fuerzas estadounidenses en Cuba, incluidos los Rough Riders de Theodore Roosevelt. Marty fue profético: los estadounidenses redactaron el tratado que puso fin a la guerra sin la interferencia cubana, y luego agregaron una enmienda, conocida como la Enmienda Platt, que permitió la intervención estadounidense en la isla siempre que los intereses o posesiones estadounidenses estuvieran en juego. Esta enmienda reforzaría la participación de Estados Unidos durante las próximas décadas y se convertiría en un importante grito de guerra para los revolucionarios.

suicidio sobre las ondas

En la década de 1920, Machado, un veterano de la guerra por la independencia, asumió la presidencia y gobernó Cuba con una mezcla de intimidación y soborno, lo que provocó una era de protestas contra Machado lideradas por estudiantes y una respuesta violenta del gobierno.

READ  Él era un mago, no recibí un 'no' de nadie. - Próximo

Aquí es donde mi abuelo, Dionysio, al menos en mi mente, entra en las páginas del libro. Recuerdo que me dijo que cuando era un adolescente con uno de los pocos autos en ese momento —su padre le había regalado un Pontiac por su decimoquinto cumpleaños— arrastraba a los manifestantes anti-Machado con sus brazos de una casa segura en La Habana a otra. . Fue difícil medir esto con un recto. Abuelo Conocí a alguien que no aceleró o salió de su habitación completamente sin camisa y corbata.

Ferrer relata cómo la violencia y las protestas bajo Machado se extendieron a casi todos los rincones de la sociedad cubana hasta que el presidente, con Estados Unidos amenazando con intervenir militarmente bajo la Enmienda Platt, huyó en medio de la noche en 1933 en un avión con varias maletas llenas de oro. .

Uno de los capítulos más dramáticos del libro describe la popular carrera presidencial de Eduardo Chibas, un joven radionario con gafas que lanzó un partido político que afirmaba limpiar al gobierno de su corrupto pasado relacionado con las pandillas. Su símbolo de campaña fue una escoba.

Recuerdo a mis abuelos que hablaban de Chibas como uno de los candidatos presidenciales más populares de la historia de Cuba y estaban a favor de ganar las elecciones de 1952 contra Fulgencio Batista. También recuerdo que me dijeron cómo terminó su nominación: Chibas se disparó durante una transmisión en vivo. La bala entró en su estómago y permaneció allí durante más de una semana. Falleció el 16 de agosto de 1951. Fue una historia conmovedora para mí a la edad de 10 años.

salir de cuba

El ascenso al poder de Castro, la lucha en las montañas contra las fuerzas de Batista y su eventual llegada victoriosa a La Habana en 1959, se narra en «Cuba», incluidos los tribunales revolucionarios, la confiscación de propiedades y las ejecuciones masivas de enemigos, reales e imaginarios.

Pero con cada transgresión cometida por la revolución, Estados Unidos parecía alimentar y justificar las feroces declaraciones de Castro de que Estados Unidos era un gobierno hostil a castigar a Cuba por su revolución popular. Ferrer escribe que la creciente hostilidad de Estados Unidos hacia la revolución de Castro logró alimentar la revolución desde intentos de asesinato encubiertos hasta amenazas abiertas de legisladores estadounidenses de enviar marines para sofocar la revolución, que culminó en la fallida invasión de Bahía de Cochinos respaldada por Estados Unidos.

Ella escribe: «El pueblo de Cuba creyó fácil y razonablemente que el gobierno de los Estados Unidos se opuso implacablemente a su revolución». Esta convicción tuvo el poder de unir y movilizar a muchos cubanos detrás de su nuevo gobierno.

Me imagino a mi abuelo en esta época, dirigiendo el negocio de empaque de café de la familia, criando a sus tres hijos en Cogimar, un pueblo de pescadores en las afueras de La Habana (y ambientando la película de Ernest Hemingway «El viejo y el mar»), y tratando de navegar por este radical nuevo gobierno.

Una vez me contó cómo se reunía con varios jefes de familia una vez al mes en una finca en las afueras de La Habana para hablar sobre el régimen de Castro: juicios, cierres de periódicos, confiscaciones de propiedades. Lo único que lo sorprendió fue cómo se alentó a la gente a llamar al nuevo líder cubano por su nombre de pila, algo que encontró molesto.

READ  Conectar el proyecto Power-Acciona para construir plantas de hidrógeno en España

En la primavera de 1960, les confió a otros que estaba planeando sacar a su familia de Cuba. Sus sospechas se justificaron cuando, unos meses después, hombres armados aparecieron en su trabajo, alegando que era por la revolución. Para 1962, se había ido de Cuba para siempre.

Persecución y asesinato de afrocubanos

La injusticia racial es un tema principal del libro de Ferrer. La importación de esclavos africanos para administrar las plantaciones de azúcar de Cuba ayudó a institucionalizar el racismo en la isla. Ferrer detalla cómo algunos de los luchadores por la independencia más famosos de Cuba eran negros y estaban excluidos de los posteriores esfuerzos de gobernanza. Con las protestas que siguieron, en 1912 el gobierno desató una represión despiadada, cuando las milicias blancas y las fuerzas gubernamentales atacaron a manifestantes negros en la parte oriental de la isla. Hasta 6.000 afrocubanos murieron en la campaña.

El racismo persistió durante décadas, incluso cuando la revolución de Castro prometía igualdad para todas las familias. Ferrer escribió que si bien Castro denunció el racismo estadounidense y ofreció asilo a los líderes de Black Panther perseguidos, se mostró reacio a enfrentar la discriminación racial en su isla. El gobierno se ocupó de evitar que los visitantes negros hablaran con intelectuales afrocubanos sobre la raza en Cuba.

Ferrer escribe: «El gobierno había declarado que el problema estaba resuelto, y eso dejaba poco espacio para que los afrocubanos discutieran abiertamente el racismo, y mucho menos lo denunciaran».

De Camilo Cienfuegos a Donald Trump

Hubo algunos lugares en los que quería ver algunas de las excavaciones más profundas de Ferrer, incluido el hundimiento del USS Maine, uno de los eventos más importantes en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, y la misteriosa muerte de Camilo Cienfuegos, la mano derecha de Castro y un figura muy popular de la revolución. Murió en 1959, en un accidente aéreo entre La Habana y Camagüey. Sin embargo, su cuerpo nunca fue encontrado, lo que generó especulaciones generalizadas —en la isla y entre la diáspora cubana en el exilio— de que Castro ordenó su muerte.

Pero estas son elecciones silenciosas. El libro hace un trabajo maravilloso al capturar momentos cruciales a lo largo de la historia de Cuba. La visita termina con la visita del presidente Obama a Cuba en 2006, la primera de un presidente estadounidense desde Calvin Coolidge, y luego con la muerte de Castro y la elección de Donald Trump, que cerró la puerta a las reformas de la era Obama.

Varias veces me sorprendí preguntándome en voz alta cómo habría internalizado mi abuelo este libro, los recuerdos que seguramente fomentaría, ya fueran placenteros o dolorosos, y cuán seguro se vería a sí mismo en sus páginas. Dionisio murió en Miami en 2004 a la edad de 88 años.

En general, probablemente lo habría disfrutado. Y es posible que haya aprendido una o dos cosas en el proceso.

Siga a Jervis en Twitter: @MrRJervis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.