advertisement

Las situaciones que a diario tiene que enfrentar la popular abogada cubana Ana María Polo en su programa Caso Cerrado la han hecho que no se identifique con todos los […]

Las situaciones que a diario tiene que enfrentar la popular abogada cubana Ana María Polo en su programa Caso Cerrado la han hecho que no se identifique con todos los casos ya que los años en el programa le han enseñado que todo lo que cuentan los litigantes muchas veces es de otra manera muy diferente, pero en ocasiones se encuentra algunos casos que inevitablemente la conmueven e incluso hasta la hacen llorar.

En la temporada actual de Caso Cerrado a la doctora Polo en uno de los casos le toco dictar sentencia ante un situación que involucraba a una menor de 10 años cubana que se hacía pasar por actriz porno para ganar dinero y así poder mantener a su abuela.

La doctora Ana María Polo habla por primera vez tras el fallecimiento de su madre la pasada semana

Durante el transcurso de caso se fueron esclareciendo los hechos y se pudo conocer que la demandada del caso había contratado a la menor para que le atendiera sus redes sociales y para que sostuviera conversaciones con hombres cuyas fantasías sexuales eran tener una conversación con menores de edad.

Cuando Polo descubrió que la niña había estado trabajando por voluntad propia, para así poder ayudar con el dinero de la casa, no pudo contener las lágrimas.

Publicidad

“Diez años, esta niña debía estar jugando con muñecas, estudiando, bailando ballet. Esto fue lo que nos hicieron en Cuba. La necesidad, para ayudar a la abuela porque no tenía dinero”, expresó entre lágrimas la Doctora Polo.

Lo más triste del caso es que la menor se había enamorado del demandante, pero este no sabía que era una menor de edad.

Finalmente la doctora Polo le explicó que no era posible que estuvieran juntos y la hizo prometer que dejaría ese trabajo y se dedicaría a hacer cosas acordes a su edad.


Publicidad
advertisement
advertisement