La gema de óxido de cobre de Namibia podría ser clave para las computadoras cuánticas

Los polaritones de Rydberg viajan continuamente de la luz a la materia y viceversa. En el polaritón de Rydberg, la luz y la materia son como las dos caras de una moneda, y el aspecto de la materia es lo que hace que los polaritones interactúen entre sí.

Esta interacción es importante porque es lo que permite la creación de simuladores cuánticos, un tipo especial de Computadora cuántica, donde la información se almacena en bits cuánticos. Estos bits cuánticos, a diferencia de los bits binarios de las computadoras clásicas que solo pueden ser 0 o 1, pueden tomar cualquier valor entre 0 y 1. Por lo tanto, pueden almacenar más información y realizar muchas operaciones simultáneamente.

resolver acertijos de ciencia

en una hoja Publicado en la revista materiales de la naturalezalos investigadores detrás del descubrimiento explicaron que esta habilidad podría permitir que los simuladores cuánticos resuelvan importantes acertijos de física, química y biología, por ejemplo, cómo hacer superconductores de alta temperatura para trenes de alta velocidad, cómo hacer fertilizantes baratos para resolver el hambre global , o cómo se doblan las proteínas, lo que facilita la producción de fármacos más efectivos.

“Hacer un simulador cuántico con luz es el santo grial de la ciencia”, dijo el líder del proyecto, Hamid Ohi, en un comunicado de prensa. «Hemos dado un gran salto hacia esto al crear los polaritones Rydberg, su componente principal».

Para crear el polaritón Rydberg, los investigadores confinaron la luz entre dos espejos altamente reflectantes. Luego, un cristal de óxido de cobre de una piedra extraída en Namibia se ablandó y se pulió en una losa de 30 μm de espesor y se colocó entre los dos espejos para hacer Rydberg Polaritons 100 veces más grandes que nunca.

READ  Júpiter parece tranquilo en rayos ultravioleta y francamente aterrador en infrarrojos

Tras este trabajo, el equipo decidió refinar aún más estos métodos para explorar la posibilidad de hacer circuitos cuánticos, que son el próximo componente de los simuladores cuánticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.