La diplomacia de Myanmar se intensificó, la UE amenaza con más sanciones

La diplomacia con la junta militar de Myanmar se intensificó el jueves cuando el jefe de la Cruz Roja Internacional se reunió con el gobernador del ejército Min Aung Hlaing y dos enviados del sudeste asiático llegaron para conversar sobre el fin de los disturbios desde el golpe del 1 de febrero.

Mientras tanto, el funcionario de política exterior de la UE dijo a Reuters que el bloque tiene la intención de imponer una nueva ronda de sanciones a los generales gobernantes y sus intereses económicos en los próximos días.

Myanmar se ha sumido en el caos desde que el golpe derrocó al líder electo Aung Suu Kyi. Al menos 845 personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad y más de 4.500 han sido encarceladas, según un grupo activista. Diariamente estallan protestas contra la junta, resurgen los conflictos étnicos y las huelgas paralizan la economía.

El jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, fue el mayor representante de una organización internacional en viajar a la capital, Naypyidaw, para reunirse con Min Aung Hlaing, a cuyos críticos dicen que se les debe negar el reconocimiento internacional.

“La gente de Myanmar tiene una gran necesidad de asistencia y protección”, dijo un comunicado emitido por el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Habló sobre “el uso de la fuerza durante las operaciones de seguridad” y planteó la cuestión de mejorar el acceso humanitario a las zonas de conflicto y reanudar las visitas a las cárceles de la Cruz Roja. Suu Kyi, de 75 años, está siendo juzgado por varios cargos.

Reuters no pudo comunicarse con un portavoz del consejo militar para hacer comentarios.

READ  Los fanáticos de Tito rindieron homenaje al exlíder yugoslavo en el aniversario de su muerte

El servicio de noticias Nikkei, citando a personas familiarizadas con la reunión, dijo que el jefe de la junta era “no vinculante” pero no rechazó la solicitud de Maurer.

El consejo militar dijo que sus acciones son restrictivas contra quienes considera una amenaza para la seguridad del Estado. Dice que el número de muertos es más bajo de lo que han anunciado los grupos de derechos humanos y las Naciones Unidas.

Enviados regionales

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) ha liderado importantes esfuerzos diplomáticos internacionales.

Pero ha habido pocas señales de progreso desde que los 10 estados miembros, incluido Myanmar, dijeron a fines de abril que habían llegado a un “consenso” para tratar de poner fin a la crisis, que incluyó conversaciones políticas y el fin del derramamiento de sangre.

Los asesinatos continuaron y en lugar de hablar con un gobierno secreto rival, el consejo militar lo calificó de grupo terrorista.

La agencia local de noticias Delta informó que han llegado enviados de la ASEAN y se espera que se reúnan con Min Aung Hlaing el viernes.

Los enviados son Irwan Yusuf, segundo ministro de Relaciones Exteriores de Brunei y presidente de la ASEAN de este año, y el secretario general de la ASEAN, Lim Guk Hui, también de Brunei.

Las Naciones Unidas, los países occidentales y China han respaldado el papel de la ASEAN como mediador, pero algunas potencias occidentales también han impuesto mayores sanciones para atacar a los miembros de la junta y sus intereses económicos.

“Hay una tercera fila de sanciones en trámite que serán aprobadas (en) los próximos días”, dijo el jueves a Reuters el jefe de asuntos exteriores de la UE, Josep Borrell, durante una visita a Yakarta.

READ  El canciller chino sostuvo conversaciones con sus homólogos en el sudeste asiático

Ni las sanciones, ni la diplomacia, ni el aumento de la violencia han tenido un efecto aparente en la junta, que argumenta que el golpe que puso fin a 10 años de reformas democráticas temporales traería una “democracia disciplinada”.

El ejército tomó el poder después de que la comisión electoral anterior rechazara sus acusaciones de fraude en las elecciones de noviembre que arrasaron con el partido de Suu Kyi.

Unos 400 partidarios de la democracia tomaron las calles del centro de Yangon el jueves para organizar una de las manifestaciones recientes más grandes contra el gobierno militar en el centro comercial y la ciudad más grande de Myanmar.

“Nos reunimos hoy en la protesta para demostrar que no permitiremos que nos gobiernen”, dijo a Reuters Ziar Lewin, activista y ex preso político que asistió a la manifestación.

Nuestro criterio: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *