Joven activista colombiano arroja luz sobre comunidades desplazadas

CARTAGENA, Colombia (RNS) — A medida que el sol comienza a ponerse en la Isla de León, a una hora en automóvil de las calles atestadas de tráfico de los centros turísticos caribeños de esta ciudad, las calles sin pavimentar están llenas de vida. La gente se sienta fuera de sus pequeñas casas hechas de tablones de madera delgados, visitando a los vecinos y viendo pasar a sus hijos.

4.000 más o menos en el barrio Los residentes son desplazados por el conflicto de décadas de Colombia entre las guerrillas marxistas y los grupos paramilitares respaldados por el gobierno. Incluso seis años después de la firma del alto el fuego, unos 75.000 colombianos han sido expulsados ​​de sus hogares. El año pasado. Otros han emigrado desde el estado fallido de Venezuela. La mayoría termina en barrios como Isla de León, viviendo en la economía sumergida como vendedores ambulantes o en otros trabajos que no aparecen en las listas de impuestos del gobierno.

Pero luego el barrio está salpicado de casas robustas hechas de cemento. Algunas casas aquí tienen baños ecológicos y algunas linternas iluminan las calles cuando cae la noche.

«Estas luces cambian significativamente la calidad de vida», dijo Merlis Voldes, de 42 años. «Los niños pueden jugar por las noches. Las personas pueden ir a la tienda si lo necesitan sin preocuparse por lastimar a alguien o algo.


Relacionado: Llamado a santos y guías espirituales, activistas defensores de las mujeres vulnerables de Armenia


Estas mejoras son numerosas Tierra Grata, fue fundada en Cartagena en 2015 para brindar servicios esenciales a personas en áreas remotas de Colombia. La organización se enfoca en proporcionar agua limpia, sistemas de saneamiento y electricidad a áreas empobrecidas como la Isla de León. Estos últimos, en su mayoría en forma solar, no solo iluminan las casas y las calles, sino que también permiten cargar teléfonos celulares y usar Internet.

La cofundadora y directora general de Tierra Grata, Jenifer Colpas Fernández, visitó la zona rural de Colombia en agosto de 2021. Foto de Juanita Escobar, cortesía de Tierra Grata

La cofundadora y directora ejecutiva de Tierra Grata, Jennifer Kolpas Fernández, de 32 años, comenzó a desarrollar la idea de la organización hace una década cuando tuvo que dejar su Colombia natal para identificar sus problemas y encontrar soluciones.

READ  Obsesión de la tortilla española - Echo

«No sabía que crecí en un país en guerra», dijo Kolpas al Servicio de Noticias Religiosas. La familia de Kolpass no habló con sus hijos sobre el conflicto. “No lo supe hasta que tuve 21 años y me mudé a la India”, dice, acerca de pasar un año como pasante de marketing en una empresa de TI. Allí se despertó en una pobreza como nunca antes había experimentado en Colombia.

“Estar en la India me hizo darme cuenta de que hay otras realidades. Cuando regresé a Colombia en 2015, comencé a investigarlos.

Se ofreció como voluntario en su país de origen y en el extranjero y, a menudo, viajaba a la Isla de León con otros voluntarios. Cuando las Naciones Unidas establecieron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015 para extender la agenda a punto de expirar conocida como los Objetivos del Milenio, Kolpas y algunos de los jóvenes con los que trabajó aceptaron el desafío, centrándose en los números objetivo. 6 y 7: Agua limpia y saneamiento, energía limpia y asequible.

El trabajador social de Tierra Grata, Luis Castellanos Otero, habla con la residente local Merlys Voldez durante una visita al barrio Isla de León de Cartagena, Colombia, en mayo de 2022.  Foto por Noel Rojo

El trabajador social de Tierra Grata, Luis Castellanos Otero, habla con la residente local Merlys Voldez durante una visita al barrio Isla de León de Cartagena, Colombia, en mayo de 2022. Foto por Noel Rojo

Desde 2015, Tierra Grata, con menos de una docena de empleados a la vez y todos menores de 30 años, ha servido a más de 12.000 personas, recibiendo el premio Goalkeepers Global Goal Award de la Fundación Gates y el Latin America’s Green Award. Nombrado Golpas Un héroe de CCN En 2021.

Kolpass había regresado de un año de beca para estudiar desarrollo social en Inglaterra, pero incluso mientras estuvo fuera, su indomable insistencia en ayudar a las personas en aldeas remotas seguía en Tierra Grata. Al visitar Silverio, un pueblo a una hora de Cartagena, un taxi se detuvo al costado de una carretera donde terminaba el camino pavimentado. El conductor dijo que su vehículo no iría muy lejos en el lodo. Luis Castellanos Otero, de 25 años, trabajador social de Tierra Grata, abrió el camino a pie, con los zapatos empapados en el lodo del camino.

Sandra Campo, una mujer afrocolombiana delgada que vive en una pequeña casa de madera a unos 10 minutos a pie de la carretera en Silverio, recuerda haber llegado a Colpas Silverio cuando «toda la carretera hacia el pueblo estaba embarrada».

“Jennifer no se quejó, se quitó los zapatos y siguió descalza”, dijo Campo. «Si ella puede encontrar una solución para lograr sus objetivos, ¿por qué no podemos nosotros, las mujeres del pueblo?»

Sandra Campo revisa su inodoro ecológico durante una visita a Tierra Grata en Silverio, Colombia, en mayo de 2022.  Foto por Noel Rojo

Sandra Campo revisa su inodoro ecológico durante una visita a Tierra Grata en Silverio, Colombia, en mayo de 2022. Foto por Noel Rojo

El mismo Golpas dijo que se sintió inspirado por la resiliencia de las comunidades a las que ayuda y su visión de los pueblos indígenas y la Madre Naturaleza. «La Tierra proporciona todo lo que necesitas, así que agradece a la Tierra con un baño que no use agua o una solución de energía renovable».

Kolpas, quien se crió como católico, pero dijo que la fe de hoy le da más dudas que respuestas, dijo que su tiempo en la India lo inspiró a explorar otras religiones. «Fui a la India con una Biblia en mi bolso», dijo. “Sin embargo, descubrí que en India Dios puede ser cualquier cosa. Ya sea el elefante, ya sea la muñeca azul, ya sea el hijo, lo que sea que decidas creer, cambió mi perspectiva. Creo en Dios, en la forma que sea, pero no creo en ninguna institución religiosa.

El catolicismo, que enfatiza el crecimiento a través del sufrimiento, no pudo ayudarla porque, dijo, «nunca sentí que era alguien que sufría».

Jennifer Colpas Fernandez posa en un eco-baño de Tierra Grata.  Foto cortesía de Tierra Grata

Jennifer Colpas Fernandez posa con un eco-baño donado a la comunidad por Tierra Grata. Foto cortesía de Tierra Grata

En la India, el budismo atrajo su atención por su practicidad. «La meditación me conecta con mi alma», dijo. “El budismo te da lecciones prácticas sobre seres reales que no son dioses. Es más fácil escribir libros y enseñar como alguien que ha tenido experiencias similares y todavía está aquí, que seguir a alguien de hace miles de años.

READ  Clima del Reino Unido: penacho español engullirá Gran Bretaña en 72 horas con temperaturas abrasadoras de 31C

Al final, eligió lo mejor de cada religión. “Me despierto algunos días y rezo. Otros días medito. Tengo momentos de tranquilidad; Escucho música que suena como música de iglesia. En realidad, voy a la iglesia a meditar.

Golpas considera que su práctica espiritual diaria es la gratitud. También se ha convertido en uno de los valores fundamentales para el equipo de Tierra Grata. La contraseña de Wi-Fi para la red de Internet en la oficina de la empresa es «Gracias».

Kolpas dice que está agradecido de haber sobrevivido a las situaciones peligrosas involucradas en su trabajo. En un caso, los terratenientes locales amenazaron a un grupo de desplazados, pero debido a que vivían sin electricidad, el equipo de Tierra Grata fue a ayudarlos. “La única vez que nos hemos enfrentado a la policía es para salir a la comunidad, es peligroso”, dijo.

Ella admite que con todo el éxito de Tierra Grata, tiene que recordarse a sí misma que debe dejar de lado su ego. Según algunos de los usuarios del sistema, Golpas también ha tenido éxito en eso.


Relacionado: De refugiado en refugiado, el trabajador de reasentamiento afgano se nutre de la confianza y la experiencia


«Lo que me encanta de Tierra Grata es que no han perdido su ‘Norte’. Continúan su lucha», dijo Voldes.

Para Kolpass, la recompensa está en mejorar vidas. «Gracias a nuestras soluciones, las personas comienzan a soñar y, en cambio, tienen una vida en la que se despiertan para sobrevivir al día siguiente», dijo.

Un hombre camina bajo una farola al atardecer en Isla de León, Cartagena, Colombia, en mayo de 2022.  Foto por Noel Rojo

Una persona camina bajo una farola al anochecer en el barrio Isla de León de Cartagena, Colombia, en mayo de 2022. Foto por Noel Rojo

Preparado como parte de este artículo. Beca del Proyecto de Modelos de Roles Espirituales con el Centro de Religión y Cultura Cívica de la Universidad del Sur de California.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *