Una imagen publicada por el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en su cuenta oficial en Twitter ha desatado las criticas de los internautas y se ha convertido en un verdadero foco […]

Una imagen publicada por el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en su cuenta oficial en Twitter ha desatado las criticas de los internautas y se ha convertido en un verdadero foco de quejas en medio de la tensión que se vive en la isla en los últimos meses por la crisis de desabastecimiento de alimentos, que ha sido incluso reconocida por las propias autoridades.

El gobernante, quien se encuentra en un recorrido con su Consejo de Ministros por la provincia de Camagüey, compartió una fotografía en la que se le puede ver frente a una mesa llena de mariscos y pescados que son todo un lujo, durante su visita a un complejo productivo pesquero en el municipio de Santa Cruz del Sur.

“De visita en Santa Cruz del Sur, bello pueblo de nuestra geografía. Sus habitantes nos acogieron amable y decentemente. Experiencias integradoras del desarrollo municipal lideradas por sus entidades empresariales del sector pesquero”, escribió Díaz-Canel junto a la polémica imagen.

Las reacciones de miles de internautas que siguen la cuenta oficial del mandatario no se hicieron esperar y la mayoría se mostraron indignados al ver la abundancia de alimentos que se producen en el país y que los cubanos no ven en sus mesas desde hace décadas, unos porque están prohibidos, como las langostas, y otros por sus precios, como los camarones.

“Lo más bonito es que todo lo que sale en la foto solo lo ven los extranjeros imperialistas porque los cubanos se tienen que comer un cable no lo ven ni por foto”; “¿En dónde venden esos productos? Yo nunca los he visto a la venta en las bodegas ni las carnicerías”; “Hace falta presidente que pregunte dónde sacan esos productos que le presentaron a usted porque el pueblo nunca los ha visto en los mercados”, fueron algunos de los cientos de comentarios recibidos.

Algunos que viven en este territorio agramontino incluso llegaron a asegurar que todo se trató de un simple montaje frente a la visita de las máximas autoridades al territorio.

Mientras, el Gobierno ha reconocido hace solo unas semanas que el pasado año se ingresaron a las arcas del Estado unos 60 millones de dólares provenientes de la exportación de camarones y langostas, dos alimentos que son producidos en la Isla para el consumo del turismo en su gran mayoría y la venta en mercados internacionales, pero cuyos precios de venta en los mercados estatales son excesivos para los bolsillos de los cubanos de a pie cuyo salario promedio apenas roza los 30 CUC mensuales.

Publicidad
advertisement
advertisement