Impactos de la reforma laboral: el 62% de los contratos permanentes firmados hasta octubre no crearon empleos reales

En los primeros 10 meses de 2022, la afiliación total de trabajadores con contrato indefinido alcanzó los 2,6 millones de personas. Para ello se tuvieron que firmar 5,95 millones de contratos, lo que significa que aproximadamente 3,7 millones de ellos, el 62%, “desaparecieron” sin traducirse en nuevos empleos estables. Además, esta brecha está creciendo intensamente: se ha ampliado en medio millón solo en el último mes.

El Economista explica que si bien esta comparación es discutible, porque mezcla el cálculo de la matrícula promedio con el cálculo del historial de contratación, es utilizado por el Ministerio del Trabajo para presumir la calidad del empleo permanente que ha creado. Reforma.

Su argumento es que la tasa de «contratos fantasma» es mucho menor que en años anteriores. Y es cierto: en 2022 se habrían necesitado 2,6 contratos para crear un puesto de trabajo fijo mientras que hace un año eran 4,7.

Sin embargo, este análisis ignora que el número real de personas que firman un contrato indefinido ha aumentado con la reforma, por lo que también es mayor el número de quienes ven su trabajo como no ‘comprometerse’: aumentó un 181% respecto a hasta 2021.

No faltan expertos que ven en esta evolución el resultado de que la reforma ha supuesto un aumento del número de contratos indefinidos, sobre todo a través de la supresión de los contratos temporales de obra y servicios. Pero esto sin complementarlo con otras medidas para promover el empleo estable en un país cuyos negocios históricamente han dependido de la estacionalidad.

READ  El primer ministro de Sri Lanka dimite mientras aumentan las protestas por la crisis económica

Esta situación explica por qué el incuestionable historial de contratos indefinidos se sustenta en un aumento de los contratos de menor calidad en términos de remuneración y estabilidad, como los contratos indefinidos. Los contratos regulares, indefinidos y a tiempo completo han bajado 30 puntos en comparación con los datos de 2019.

Volviendo al cuestionable índice de calidad laboral del ejecutivo, para crear un trabajo normal, permanente, de tiempo completo, hace un año se debería haber firmado el 2.2. Para un trabajo a tiempo parcial, se requiere 2.6. Pero en el caso del trabajo intermitente permanente, la relación es de 3,2. En otras palabras, sólo un tercio de estos contratos dieron lugar a un aumento real del empleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *