IAG gana 1.200 millones de euros en septiembre y sube un 9% en Bolsa

El consorcio de aerolíneas con capital qatarí superó todas las expectativas y logró un beneficio operativo en los nueve primeros meses del año de 1.200 millones de euros. La estimación inicial era que el grupo, liderado por Luis Gallego como consejero delegado, mantendría su beneficio en torno a los 800 millones de euros. Entonces, estos resultados significan que la empresa elevó su rentabilidad (operativa) en un 50% por encima de las expectativas.

Esto convirtió ayer a IAG en la auténtica estrella de la Bolsa española, con una subida del 9,34% (la acción que volvió a subir) hasta algo más de 1,15€. Se negociaron más de 35 millones de acciones, valoradas en aproximadamente 43,4 millones de euros.

El anuncio de este aumento del dividendo debería animar a los accionistas de la compañía que se reunirán el día 26 en Madrid en una junta general extraordinaria para aprobar una parte justa de su plan de renovación de flota.

En concreto, su flota de aviones de medio y corto alcance que, según documentos a disposición de los accionistas, prevé la compra por parte de “IAG o una de sus sociedades participadas” de 87 aviones de las dos mayores empresas del mundo: Boeing y Airbus.

IAG realizará un pedido en firme de 50 aviones Boeing (25 B 737-8200 y otros 25 B-737-10) por unos 5.900 millones de euros (unos 6.000 millones de dólares).

Además, 37 aviones más de la familia A320neos (en principio A320neos y A321neos) costarán entre 4.440 y 5.180 millones de dólares, según el modelo elegido.

Es decir, los accionistas darán luz verde el día 26 a un plan de inversión de unos 11.000 millones de dólares (más de 11.200 millones de euros). Será una decisión valiente a medio y largo plazo para las empresas del grupo, que muestra confianza en el desarrollo de la economía mundial, independientemente de la situación actual y de los malos augurios para el próximo año. Obviamente, con este avance en los resultados completos que presentará la empresa dos días después de su reunión extraordinaria, su desempeño permite cierta calma frente a inversiones de esta envergadura.

READ  La opinión de The Guardian sobre las actitudes públicas ante la crisis climática: Ardiendo por el cambio | editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.