Horarios de Buenos Aires | ¿La segunda vuelta de Colombia, la segunda vuelta de Argentina?

Muchos desconocen que Colombia ocupa el primer lugar entre nosotros en Argentina, el primer republicano sudamericano de habla hispana (el gobernador Axel Kisiloff de Buenos Aires expresó la semana pasada sus propias ideas sobre lo que significa «hablar español»). Población (alrededor de cinco millones de personas) y lo han hecho durante las últimas tres décadas, ya sea geográfica o económicamente. Incluso si ese país estuviera en el otro extremo del subcontinente, podríamos hacer algo peor que solo mirar a Colombia y la posible forma de las cosas que podrían venir aquí durante las elecciones presidenciales de la semana pasada.

Esa segunda vuelta fue un serio enfrentamiento entre el exguerrillero Gustavo Pedro, presidente de Colombia, contra Rodolfo Hernández, un outsider de la organización. En palabras de Oscar Wilde, pudo haber sido un accidente una vez, pero en menos de medio año en Chile, fuera de la corriente principal, hubo una elección entre dos opciones, con el exlíder de la lucha estudiantil Gabriel Boric ganando primero. En la ronda, José Antonio Cast, previamente expulsado de la tradicional coalición derechista de Chile como el más radical. Comienza a formarse un patrón.

La segunda vuelta de Colombia del fin de semana pasado fue similar a la de Argentina 2015, con candidatos de menor naturaleza (tanto Mauricio Macri como Daniel Cioli son relativamente centristas y con preferencias orientadas al mercado entre sus diferencias): Pedro recibió una diferencia de 3,13. Porcentaje sobre Hernández el pasado fin de semana, Macri venció a Seúl por un 2,68 por ciento en 2015, y los candidatos de terceros recibieron aproximadamente una cuarta parte de los votos de primera vuelta en ambos eventos. ¿Este sistema de ruptura de votantes de 2015 aquí el fin de semana pasado aquí y en Colombia se reflejará en las elecciones del próximo año?

READ  La Policía de Tampa lanza páginas de redes sociales en español

Por último, pero no menos importante, las comparaciones con Colombia no excluyen la amenaza del narcotráfico: el grupo de crimen organizado Primer Commando Capital de Brasil está colonizando cada vez más Paraguay (según algunas estimaciones, uno de cada cinco paraguayos regresa a Argentina)?

La nueva polarización que surge de estas elecciones tiene elementos de derecha e izquierda, pero puede describirse con más precisión como indignación social y frustración antiorganizacional con todos los partidos políticos: la primera está entrelazada con la izquierda histórica, mientras que la hostilidad hacia toda la política tradicional naturalmente se inclina hacia la derecha Los partidos de izquierda apoyan la sobreexistencia del estado caído en desgracia. Si las elecciones del próximo año siguen estas tendencias, ¿qué rostros serán los precursores de esta nueva polarización?

Con toda probabilidad no sabemos nada, es demasiado pronto para saberlo. Es fácil responder a esa pregunta en el lado antigubernamental recordando inmediatamente al libertario Javier Milli. Pero las encuestas ya están comenzando a confirmar lo que sugiere la lógica simple: Miley se disparó muy rápido. En este último, saca un paso de su boca y pone otro, expresando sus puntos de vista extraños sobre la donación de órganos y la posesión de armas sin restricciones. La batalla principal de juntos puede ser la coalición de oposición El Cambio (sin embargo, la clase media puede optar por apuntar por igual) o un nuevo forastero puede salir muy cerca del azul. Día de elección.

Si el Frente de Todos recurre al gobierno, ¿quién mejor para defender sus credenciales populistas? La respuesta más obvia es su columna vertebral kirschnerista, cuya nostalgia guerrillera le provoca a Pedro -la presencia de ex montenegrinos en sus filas puede ser exagerada, pero el nombre de su grupo juvenil, La Cámpora, deriva del violento y turbulento presidente de los setenta. Sin embargo, su monopolio sobre el sentimiento «nacional y popular» se le escapa, incluso dentro del castillo casi retirado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el Gran Buenos Aires. El fuerte desafío piquetero levantado contra el movimiento peronista y los trabajadores tradicionalmente organizados (la CFK respondió con dureza el lunes pasado) aparentemente está a favor de que la izquierda se ponga los zapatos de Boric o Petro aquí, pero curiosamente, también puede ser la última oportunidad para la reestructuración. . Elección del presidente Alberto Fernández – Tras la pérdida de su ministro de Desarrollo Productivo, Matías Gulfas, le quedan movimientos rebeldes de coalición como el Movimiento Evita. O Friende de Dodos podría presentar un candidato expulsado, como Cioli, el heredero aparente de Gulfos.

READ  200+ víctimas de la violencia durante la campaña electoral en Colombia | Noticias

En la aldea global, Colombia no está muy lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.