Ha cambiado para los agricultores españoles: The Tribune India

Defensor Sharma

Especialista en agricultura y alimentación

Sean Diver es gerente de una granja de ovejas en Irlanda. Tiene 240 ovejas en su granja. El mes pasado vendió 455 kilogramos de lana de oveja por 67 euros. Tuiteó enojado, aclarando el recibo, diciendo: “Cuesta 560 euros esquilar estas 240 ovejas. Esto es un error, un error fatal”.

Esto me recuerda a un agricultor del distrito Ahmad Najjar de Maharashtra, que en diciembre de 2018 vendió 2.657 kilogramos de cebollas a 1 riyal el kilo. Después de ajustar el costo de transporte, los cargos laborales y las tarifas de mercado incurridas, Shreyas Abhale se quedó con solo Rs 6 para llevar a casa. Para registrar su protesta contra la brutalidad de los mercados a los que se enfrentan los agricultores, envió un pedido en efectivo de 6 rupias a CM.

Estos no son solo dos casos excepcionales. En todo el mundo, los agricultores luchan por ganarse la vida. Víctimas de precios injustos y manipulación del mercado, los agricultores continúan sufriendo una dura explotación a manos de las cadenas de suministro de alimentos. Incluso la Federación Nacional de Agricultores de los Estados Unidos admite: “ Durante las últimas décadas, los legisladores han debilitado el apoyo a los precios para los agricultores estadounidenses, lo que ha resultado en un ciclo interminable de exceso de producción y precios bajos que han empujado a decenas de miles de pequeñas y medianas empresas. -granjas grandes. Negocio.’

Es por eso que 20 de los principales actores, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, según informes de los medios, proporcionaron a los agricultores un apoyo directo a los ingresos de $ 475 mil millones anuales entre 2015 y 2017 para hacer frente al déficit de precios que sufrieron los agricultores. Una clara indicación de que los criterios de oferta y demanda para determinar el precio correcto de los productos de los agricultores han dejado a los agricultores en un estado de alta y sequía.

READ  El dinero de la UE podría desencadenar la mayor transformación económica en España desde la década de 1980

No es de extrañar que durante décadas las protestas de los agricultores se hayan centrado en la necesidad de ofrecer un precio garantizado. Pero solo recientemente, después de meses de protestas de los agricultores españoles, España emergió como un presagio de una iniciativa global, avanzando hacia una nueva normalidad, al promulgar una ley que prohíbe la venta de alimentos por debajo del costo de producción. Esto es exactamente lo que querían los agricultores de todo el mundo. La iniciativa histórica, para castigar a los minoristas y mayoristas por vender alimentos que provocan pérdidas a los agricultores, no solo restablecerá el modelo de la cadena de suministro de alimentos, sino que también impulsará la agricultura a pequeña escala.

Las resonancias seguramente se sentirán en todos los continentes. Francia y Alemania introdujeron leyes para eliminar las fallas en las prácticas de la cadena de suministro de alimentos, pero no fueron lo suficientemente fuertes. En Francia, una ley de 2018 para enmendar una ley existente para prohibir la reventa por debajo del precio real, lo que permite que los precios minoristas de los alimentos aumenten en un 10 por ciento, no hizo que los ingresos de los agricultores aumentaran como se esperaba.

Para evitar lo que llama “la destrucción de valor en la cadena alimentaria”, España se ha puesto a la cabeza al legalizar lo que siempre han estado luchando los agricultores – una garantía de precio que cubra el coste de producción – una decisión específica de la dirección política en torno a el mundo del que alejarse. Hasta ahora, el esfuerzo por proteger a los consumidores (y a la industria) se ha realizado a expensas de los agricultores. En otras palabras, son los agricultores los que han estado apoyando a los consumidores y las empresas durante todos estos años. Esto debe cambiar.

READ  Último coronavirus: Texas pone fin a la autorización de máscara, restricciones laborales

Tras las modificaciones de la actual Ley de Cadena de Suministro Alimentario de 2013, España introdujo las modificaciones oportunas (en virtud del “Nuevo Real Decreto Ley 5/2020”), que entraron en vigor el 27 de febrero. El objetivo es asegurar que “el precio acordado entre el producto principal de la agricultura, la ganadería, la pesca o la silvicultura o un grupo de ellos cubra el costo real de producción”. Sobre la necesidad de definir el “costo efectivo de producción”, quizás los legisladores españoles puedan aprender de la experiencia india.

No obstante, para quienes infrinjan las disposiciones, es decir, vender por menos del coste de producción, se han establecido sanciones severas que van desde los 3.000 a los 100.000 euros que podrían aumentar hasta el millón de euros en casos graves. Francia había anunciado anteriormente una multa punitiva de 75.000 euros.

Sobre la cuestión de que asegurar el costo de producción para los agricultores obligaría a las cadenas de suministro a traspasar el costo adicional a los consumidores, Marita Weigertal, asesora principal de políticas de Oxfam Alemania, dijo que debido a la implementación reciente de la implementación, no hay análisis de los impacto en los precios al consumidor. Anteriormente, en el momento de la introducción de la nueva ley, Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación dijo a los medios que si todos asumieran la responsabilidad de la cadena alimentaria, los precios minoristas seguirían siendo normales. Su homólogo francés, Didier Guillaume, había pedido anteriormente a los supermercados que detuvieran la práctica de extraer del 30 al 40 por ciento del margen de los productos alimenticios.

READ  Naver invierte 115 millones. Euros en el Wallapop español

La nueva ley española también tendrá mayores repercusiones para India, especialmente en un momento en que los agricultores que protestan han estado buscando derogar las leyes centrales y exigir que la MSP se convierta en un derecho legal para los agricultores, asegurando que no haya comercio por debajo de ese precio. Lo que esto significa efectivamente es un precio mínimo garantizado que cubre el costo de producción, así como las ganancias para los 23 cultivos (no solo trigo y arroz) para los que se anuncia el MSP. Y al igual que en España, hacer de la MSP un instrumento legal no significa que el país deba comprar todo el producto. Solo aumenta el rango de precios para los agricultores, por lo que el comercio privado es obligatorio para garantizar la entrega de precios justos a los agricultores.

La experiencia muestra que, a menos que los ingresos agrícolas estén vinculados a precios realistas de los alimentos, es inútil esperar que la agricultura se convierta en una empresa rentable. La afirmación de que una mayor inversión privada traerá un aumento de los ingresos de los agricultores tampoco funcionó. Además, los mercados no regulados no garantizaban un precio agrícola más alto. Como en España, castigar cualquier comercio sin MSP contribuiría en gran medida a que la agricultura superara las dificultades agrícolas y se convirtiera en una propuesta económicamente viable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *