Los gobiernos de Cuba y México firmaron un acuerdo para controlar la llegada de cubanos de forma ilegal al país azteca y buscar «mecanismos» que alienten una «migración regular» desde […]

Los gobiernos de Cuba y México firmaron un acuerdo para controlar la llegada de cubanos de forma ilegal al país azteca y buscar «mecanismos» que alienten una «migración regular» desde la isla a territorio mexicano, evitando así que más isleños se queden varados o se involucren en las caravanas de migrantes.

De acuerdo al comunicado emitido por el Instituto Nacional de Migración (INM) de México, la llegada de cubanos a ese país por la vía irregular en los últimos meses es al «inédito» por lo que el acuerdo firmado intentará reducir el numero de migrantes que desde la isla ingresan de esta forma, «porque no es conveniente para nadie, para ellos primero, ni para su gobierno ni para el gobierno mexicano, engrosar esta forma de migración».

«Los cubanos pueden solicitar visa por turismo, tránsito, pláticas de negocios, estudios, participar en congresos, eventos culturales, deportivos, ferias y visitas familiares, entre otros», enfatiza la nota del organismo migratorio mexicano, donde se vuelve a destacar que los cubanos deben intentar siempre realizar su ingreso a territorio azteca por las vías regulares.

«El memorándum de entendimiento que tienen México y Cuba en materia migratoria, no sufrirá modificación alguna porque ha dado buen resultado, solo que se aplicará con más rigor. Las deportaciones seguirán, no alentaremos la inmigración irregular nunca», precisa el texto.

Publicidad

Según cifras oficiales, en lo que va de año ya han sido deportados más de 600 migrantes cubanos que fueron detenidos en México y retornados a la isla, una cifra que es superior tres veces a la reportada durante todo el 2018.

Miles de cubanos permanecen a la espera de regularización en las fronteras mexicanas para poder continuar su viaje hacia la frontera norte, mientras que una cifra indeterminada aguarda por su oportunidad para solicitar asilo político en los pasos fronterizos con EEUU.

En los últimos meses, las autoridades de México ha reconocido que muchas de las «estaciones migratorias» en el sur del país están desbordadas en su capacidad, lo que conllevó a disímiles denuncias sobre las condiciones humanitarias de estos centros.

 

Publicidad
advertisement
advertisement