advertisement

Los cinco millones de turistas que se tenían previstos recibir en el presente año no serán posible, reconoció hace unos minutos el Gobierno cubano. Esta cifra, con la que se […]

Los cinco millones de turistas que se tenían previstos recibir en el presente año no serán posible, reconoció hace unos minutos el Gobierno cubano. Esta cifra, con la que se pretendía marcar un nuevo récord de visitantes, se ha visto seriamente afectada por las medidas impuestas por el mandatario Donald Trump tras su llegada al poder, señalaron las autoridades de la nación caribeña.

La nueva propuesta es alcanzar apenas un 4.7 millones de viajeros, cifra que fue anunciada hoy por el Ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, durante una reunión extraordinaria para analizar los parámetros de la economía cubana con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

Disminuye en un 43% el arribo de viajeros estadounidenses en el 2018 a Cuba y las autoridades cubanas le achacan la culpa al embargo de EE.UU. y a Donald Trump

Marrero señaló que a pesar de los “esfuerzos” realizados por el sector turístico, “las contingencias climáticas y las restricciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos a los viajes de sus conciudadanos” afectaron en gran medida los viajes de turistas extranjeros al país.

En los dos últimos años Cuba ha batido sus propios récords de llegadas de viajeros foráneos pues en el 2016 y 2017 arribaron a la Mayor de las Antillas 4.5 y 4.6 millones de turistas respectivamente. En caso de no lograrse o igualarse la cifra alcanzada el pasado año esto constituiría un retroceso evidente de una de las principales industrias económicas del país.

Los cinco millones de turistas que se tenían previstos recibir en el presente año no serán posible

Hay que recordar que el auge del turismos en Cuba coincidió con el deshielo de las relaciones con Estados Unidos, las cuales atraviesan desde el 2017 un momento delicado tras la llegada del presidente estadounidense Donald Trump al poder.

Publicidad

El gobernante estadounidense dio marcha atrás con las medidas aprobadas por Barack Obama y que permitían en su flexibilización los viajes de ciudadanos estadounidenses bajo la categoría de “pueblo a pueblo”, permitiendo la visita de turistas en viajes individuales.

El Gobierno cubano publicó a finales del pasado mes un informe en el que marcaban que el embargo que mantiene EE.UU. sobre la Isla provocó en el primer trimestre del presente año una caída en el arribo de viajeros estadounidenses del 43%, perdiendo un cantidad de casi 52.000 turistas, comparadas con igual periodo del año pasado.

En los dos últimos años Cuba ha batido sus propios récords de llegadas de viajeros foráneos

El Ministerio de Turismo informó en el mes de agosto que se había rebasado los tres millones de turistas, por lo que las autoridades cubanas se mostraron optimistas en cuanto a poder alcanzar la meta propuesta, pero al parecer la segunda fuente de ingresos del país no ha logrado cerrar la cantidad de reservas suficientes que permitan augurar su cumplimiento.

A pesar de esta posible recaída el gobierno sigue con su planificación de aumentar el fondo de habitaciones turísticas con la creación de nuevos hoteles en los principales polos turísticos del país.

Publicidad
advertisement
advertisement