El gobierno cubano espera terminar el año con unos 4.3 millones de turistas, una cifra que se queda por debajo de los 5.1 millones que se estimaron previamente a inicios […]

El gobierno cubano espera terminar el año con unos 4.3 millones de turistas, una cifra que se queda por debajo de los 5.1 millones que se estimaron previamente a inicios de año, lo que sería un 10 por ciento menos en comparación con lo logrado el pasado año.

De acuerdo a las autoridades, la causa principal de esta significativa caída es el endurecimiento de las sanciones impuestas sobre la isla por el presiente Donald Trump y su decisión de prohibir la llegada de cruceros a los puertos de la nación caribeña.

La suspensión de los viajes de cruceros traerá como consecuencia unos 560.000 estadounidenses menos en lo que resta de año, una situación que puede llegar a ser compleja para la economía del país, según precisó el ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, en un informe presentado ayer al presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, durante las sesiones del Parlamento.

Hasta el momento la nación caribeña ha recibido unos 2.4 millones de turistas, cifra que no ha alcanzado los pronósticos esperados para el mes de junio, el cual experimentó un decrecimiento del 20% con respecto al año anterior, señaló Marrero, quien vaticinó una situación similar en julio.

Las nuevas medidas impuestas por el gobierno norteamericano han llegado para dificultar aún más las ya complejas visitas de estadounidenses a la Isla, en un intento por impedir que el gobierno cubano y sus respectivos servicios militares continúen recibiendo dólares estadounidenses.

A pesar de las limitaciones, EE.UU. se ubicó por detrás de Canadá como segundo mercado emisor al cierre de abril de este año, con 257.500 visitantes, según estadísticas del Ministerio de Turismo cubano.

El 55% de los turistas estadounidenses llegaron mediante los viajes en cruceros, una modalidad que creció en un 48% en ese periodo con respecto al mismo de 2018.

Publicidad

Marrero advirtió que aunque actualmente se mantienen los viajes comerciales entre ambas naciones, se esperan que las llegadas por esta vías también puedan sufrir algún impacto debido al temor que generan las medidas tomadas por Trump.

“Se han anulado varios grupos de visitantes que viajaban a la isla vía aérea bajo la misma licencia de viaje”, indicó Marrero, citado por la web oficial Cubadebate.

A pesar de los “contratiempos” ocasionados por la política de Trump, algunos grupos hoteleros como Meliá, Iberostar y Barceló se han mantenido firmes en su apuesta por Cuba, algo que según Marrero es muy “estimulante”.

El titular de Turismo aseguró que el Gobierno ha elaborado un plan dirigido a “flexibilizar la política comercial y a estimular los flujos de visitantes”, dirigido también a los cubanos residentes en el extranjero.

Actualmente el turismo representa la segunda mayor fuente de ingresos a la economía cubana, contribuyendo con 10% al producto interno bruto y generando más de 500.000 empleos.

En 2018 llegaron a la isla más de 4,7 millones de visitantes extranjeros, lo que representó un alza del 1,3 % en comparación con 2017 y un nuevo récord, aunque la cifra no llegó a la meta propuesta de 5 millones de turistas.

Publicidad
advertisement
advertisement