Isla Local

Isla Local Isla Local
Fecha 18/06/2018
Collage sin título(30)

Desde hace mucho tiempo Cuba es considerada como una de las potencias del béisbol a nivel mundial. Los peloteros de la Isla han brillado, y siguen brillando al máximo nivel […]

Desde hace mucho tiempo Cuba es considerada como una de las potencias del béisbol a nivel mundial. Los peloteros de la Isla han brillado, y siguen brillando al máximo nivel del deporte de las bolas y los strikes; sin embargo, numerosos especialistas se alarman ante la progresión incontrolable del fútbol en la afición del país y el riesgo que este gusto pudiera significar para el deporte nacional.

Algunos señalan incluso al más universal como uno de los causantes de la crisis del béisbol en Cuba.

La era dorada de la pelota en Cuba

 El béisbol fue el deporte preferido de los cubanos durante todo el siglo XX. Antes del triunfo de la Revolución de 1959 la Isla contaba con la liga profesional más fuerte de América, a la que acudían a jugar numerosas estrellas de las Grandes Ligas y que por años ejerció un amplio dominio en la región del Caribe.

Tras la eliminación del béisbol rentada después de 1959, Cuba siguió ejerciendo un dominio insoslayable, pero en la pelota amateur.

Los cubanos literalmente abusaban de sus contrarios en todo el orbe y sólo algunas novenas de Estados Unidos o Japón pudieron darle pelea en contadas ocasiones.

La pelota en Cuba era una “cuestión de Estado” a la que se destinaban todos los recursos necesarios y era supervisada personalmente por el expresidente Fidel Castro quien se jactaba de poseer “el mejor béisbol amateur del mundo”.

Las deserciones eran, además, muy pocas y las estrellas cubanas (muchas de las cuales hubiesen brillado seguramente en Grandes Ligas) se mantenían por años en la selección nacional prestigiando el béisbol.

Ningún deporte en Cuba, ni siquiera el boxeo o el atletismo – que en términos de medallas en eventos internacionales siempre aportaron más que la pelota – recibieron tanto apoyo oficial en la Isla.

Sin embargo, todo comenzó a venirse abajo hace 25 años.

El béisbol fue el deporte preferido de los cubanos durante todo el siglo XX

Cuando los cubanos despertaron y descubrieron que no eran tan buenos

La burbuja en la que vivía encerrado el béisbol cubano comenzó a desinflarse en la década del 90 del siglo pasado cuando el Comité Olímpico Internacional permitió que los peloteros profesionales comenzaran a participar en los eventos internacionales que por décadas había paseado Cuba.

De golpe los cubanos descubrieron que no eran tan buenos como pensaban y que debían pelear muy duro contra los nuevos rivales, la mayoría de los cuales ni siquiera jugaban al más alto nivel del béisbol rentado.

Además, a partir de los años 90 Cuba se sumió en una pavorosa crisis económica que propició que de forma primero lenta, luego más rápida y por último vertiginosa los mejores peloteros comenzaran a abandonar el país para poder vivir de lo que mejor sabían hacer, jugar béisbol.

Tras el Clásico Mundial de Béisbol de 2006 en que por primera vez los peloteros cubanos se enfrentaron abiertamente al mejor nivel del béisbol mundial el interés del mercado por los cubanos creció.

Las Grandes Ligas se convencieron de que en Cuba existía mucho talento y abrieron sus chequeras. ¿Resultado?… de los peloteros de los equipos de las cuatro letras que participaron en los Clásicos de 2006 y 2009 no queda prácticamente ninguno viviendo en la mayor de las Antillas.

Pero no sólo fueron ellos. Los que no podían hacer equipo y tenían alguna calidad también se marcharon a probar suerte en el béisbol rentado, seguidos por los de la cantera que aún no habían ni siquiera debutado en Series Nacionales.

La existencia de la los pies secos/pies mojados y la gran red de tráfico de talentos cubanos que se estableció sobre todo en República Dominicana y México facilitó todas estas operaciones.

Por desgracia para el béisbol cubano los que se iban eran muchos más que los que el movimiento deportivo cubano podía formar y, por supuesto, esto provocó el descenso acelerado de la calidad de la Serie Nacional y el equipo Cuba.

Publicidad

Los cubanos acostumbrados sólo a ver a su equipo ganar tuvieron que acostumbrarse a verlo perder y eso no les gustó… el interés por la pelota cayó en picada.

La burbuja en la que vivía encerrado el béisbol cubano comenzó a desinflarse en la década del 90 del siglo pasado

Para rematar a la pelota, Fidel Castro tuvo que retirarse del poder por enfermedad y su hermano Raúl no tenía la misma visión del deporte que él. Raúl, un hombre mucho más pragmático, no concebía que se hipotecara la economía de un país para sustentar unos resultados deportivos que no se correspondían con el desarrollo de una nación del tercer mundo.

El apoyo al desarrollo del béisbol disminuyó durante su mandato, y si bien las autoridades del INDER lograron mantener la Serie Nacional, este evento desangró todos los recursos y pronto la base se vio sin lo necesario para formar atletas en un deporte extremadamente caro como la pelota.

Así, el béisbol cubano que encontró siempre su cantera en la masividad que daba la posibilidad de descubrir las estrellas entre los humildes, se está convirtiendo en sus categorías inferiores, en un deporte de élite que sólo pueden practicar los hijos de los que tienen suficiente dinero para pagar el equipamiento.

El pulso del fútbol

La crisis del béisbol nacional dejo un vacío en el corazón de los cubanos, que habían crecido respirando pelota. Poco a poco el fútbol, que había sido condenado al ostracismo en la Isla, comenzó a llenar ese espacio.

Por primera vez la televisión cubana transmitió en vivo un Mundial de Fútbol en 1986 y Diego Armando Maradona se convirtió en una estrella en la Isla a la altura de los mejores peloteros del momento.

La cercanía del astro argentino con la Isla y su amistad personal con Fidel Castro aumentaron aún más el fanatismo hacia el fútbol en Cuba.

El fútbol fue ganando cada vez más espacios en la televisión cubana. A partir de 1994 todos los mundiales se transmitieron en vivo y en los últimos años los mejores torneos de Europa, incluyendo la Champions League se volvieron habituales en la programación televisiva de la Isla.

De esa forma los aficionados al deporte en Cuba – que no son pocos – tuvieron a su disposición el mejor fútbol del mundo en los momentos en que la pelota se sumía en una profunda crisis.

El béisbol fue perdiendo fuelle poco a poco, sobre todo porque por cuestiones netamente políticas el béisbol de Grandes Ligas, el de mayor calidad y espectáculo no tuvo igual tratamiento en los medios de difusión masiva.

Hoy los niños en Cuba no sueñan con ser como Omar Linares u Orestes Kindelán, sino como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, lo que demuestra que el fútbol está rebasando al béisbol también a nivel cultural.

“La pelota es muy buena, me gusta, pero el fútbol es el deporte mundial. Yo tengo 20 años y el fútbol es lo que está siguiendo la juventud, lo ven desde chiquitos”, expresa un joven antes de entrar al cine Yara a ver en la pantalla grande la transmisión en vivo de la final de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y el Liverpool.

Hoy los niños en Cuba no sueñan con ser como Omar Linares u Orestes Kindelán, sino como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo

No es la cantidad, sino la calidad

El problema no está en que se esté transmitiendo menos pelota. De hecho hoy se transmite tanta o más pelota que antes: A la Serie Nacional se ha sumado la Serie Nacional Sub 23 y en 2018 una Serie Especial del Béisbol cubano. Sin embargo, cada vez más cubanos “se pasan al fútbol” y se enfadan cuando los medios cubanos priorizan la transmisión del deporte nacional por encima del más universal.

Es que no se trata de un problema de cantidad, sino de calidad.

Rafael Suárez Hidalgo, un profesor retirado de 71 años lo tiene clarísimo: “Es indudable el efecto mediático. Nosotros estamos teniendo una cantidad de juegos de fútbol por televisión extraordinaria, pero qué fútbol. No es fútbol nuestro, no es el fútbol, no; estamos viendo el mejor fútbol del mundo, a los mejores futbolistas del mundo. Entonces, cuando vemos a los mejores futbolistas del mundo, queremos ser como los mejores futbolistas del mundo, y no estamos viendo los mejores jugadores del mundo de béisbol”.

Además, el béisbol es un deporte demasiado caro para las condiciones de Cuba. Para su práctica tanto popular como organizada requieres de numerosos implementos y un terreno adecuado; el fútbol por su parte, apenas de un balón.

Relacionado

Emilio García, el bombero cubano que rescató a Maradona en Cuba: “Estaba vivo, aunque en sho...

Emilio García es un bombero cubano con casi 40 años de labor como rescatista. Actualmente integra el Destacamento Especial ... [ Leer más ]

La actriz cubana Rachel Cruz está embarazada a poco menos de un año de su boda con la presentadora...

A menos de un año de haber contraído matrimonio con la presentadora Kary Bernal, la actriz cubana Rachel Cruz ha confirmado... [ Leer más ]

La cantante cubana Dunia Ojeda impresionado a los jueces de La Voz US con su voz y se cuela en la si...

La cantante cubana Dunia Ojeda logró dejar con la boca abierta a los jueces del popular certamen La Voz US con su espectacul... [ Leer más ]
Mas Compartido

Buenas noticias para miles de cubanos que utilizan motos eléctricas en Cuba pues para el próximo a...

Es habitual desde hace casi cinco años ver rodando por las calles de cualquier ciudad cubana cientos de motos eléctricas de... [ Leer más ]

San Lázaro, el santo que une a los cubanos en la vida y en la fe...

San Lázaro es un santo con la capacidad de unir a los cubanos en la vida y en la fe. Poco importa que estos sean católicos,... [ Leer más ]

Autoridades cubanas aclaran que solo se autorizará una licencia por persona para “frenar la e...

Las nuevas modificaciones presentadas en Cuba y que pretender controlar y regular el trabajo por cuenta propia en la Isla par... [ Leer más ]