Fuerte subida de tipos por parte del Banco Central Europeo puede obligar al Banco de Inglaterra a hacer lo mismo | Noticias de negocios

La subida de tipos del BCE, la primera en 11 años, siempre fue firme.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, ya había dicho abiertamente en junio que el banco subiría su tasa de política clave en 0,25 puntos porcentuales este mes.

Pero la decisión adquirió mucha más importancia cuando, el martes de esta semana, Reuters informó, citando a dos fuentes «con conocimiento directo de la discusión», que el directorio del banco discutiría un posible aumento de 0,5 puntos porcentuales.

El euro subió más de un 1% frente al dólar estadounidense tras la noticia, que se produjo pocos días después del repunte de la moneda única. cayó por debajo de la paridad frente al dólar por primera vez en casi 20 años.

Entonces, el único problema real era si el BCE subiría 25 o 50 puntos básicos, y hoy optó por lo último.

Es un movimiento grande y dramático del Banco Central Europeo, que no ha cambiado las tasas de interés desde septiembre de 2019, cuando recortó su tasa de política clave de -0,4% a -0,5%.

Por lo tanto, las tasas de interés de la eurozona ya no son negativas por primera vez en casi tres años. Refleja la creciente preocupación en la Eurozona por el aumento de la inflación. Incluso después del informe de Reuters, la mayoría de los economistas todavía esperaban solo un aumento de un cuarto de punto. El euro subió casi un 1% frente al dólar inmediatamente después de la noticia.

De hecho, el Banco Central Europeo realmente tenía pocas opciones. El banco, al igual que el Banco de Inglaterra, tiene como objetivo una tasa de inflación del 2 %, pero Las presiones inflacionarias se estaban acumulando en la eurozona desde principios de año.

La inflación de los precios al consumidor de la eurozona fue del 8,6 % en junio, frente al 8,1 % de mayo, pero en algunos países de la eurozona ya es más alta. Por ejemplo, en Grecia es del 12 %, en Bélgica del 10,5 %, en España del 10 % y en los Países Bajos del 9,9 %.

En los estados bálticos de Letonia, Lituania y Estonia que limitan con Rusia, las tasas son del 19 %, 20,5 % y 22 %, respectivamente.

Se espera que la inflación aumente aún más en los próximos meses: la inflación de los precios al productor, un buen indicador de la próxima tendencia en la inflación de los precios al consumidor, alcanzó el 32 % en Alemania, el miembro más grande e importante de la eurozona, el mes pasado.

READ  España ha enterrado más de 4000 millones en Afganistán entre gastos de defensa y cooperación

Al explicar la medida, el banco dijo: «La Junta Directiva consideró apropiado dar un primer paso más grande en el camino de la normalización de sus tasas de política de lo que indicó en su reunión anterior. Esta decisión se basa en la evaluación actualizada de los riesgos de inflación de la Junta. … y apoyará el regreso de la inflación a la meta de mediano plazo de la Junta Directiva, anclando aún más las expectativas de inflación y asegurando que las condiciones de demanda se ajusten para alcanzar la meta de inflación de mediano plazo.

Otro punto importante de interés fue si el Banco Central Europeo lanzaría la llamada herramienta anti-fragmentación, en términos.

Esta medida tiene como objetivo abordar la forma en que los miembros de la eurozona perciben las diferencias en los costos de endeudamiento implícitos a medida que se deterioran las perspectivas económicas.

Los inversionistas en bonos del gobierno emitidos por países considerados riesgosos, como Italia, exigen una prima por mantenerlos sobre los bonos emitidos por países, como Alemania, considerados menos riesgosos.

Por ejemplo, el rendimiento (o costo implícito de endeudamiento) de los bonos del gobierno italiano a 10 años hoy fue del 3,7 % en un momento, en comparación con solo el 1,235 % de los bonos del gobierno alemán a 10 años.

Esto trajo recuerdos de la crisis de la deuda de la eurozona hace una década, que, en un momento, amenazó con abrumar las finanzas de los miembros de la eurozona como España, Portugal, Italia, Irlanda y Grecia, lo que llevó al Banco Central Europeo a lanzar un paquete masivo de compras de activos (flexibilización cuantitativa en Terminología).

Este movimiento evitó que el euro colapsara. Recientemente, el Banco Central Europeo relanzó las compras de activos en respuesta a la pandemia, pero desde entonces ha anunciado planes para detener el esquema. Es la noticia la que encendió los movimientos en los bonos del gobierno y explica que se hable de una herramienta anti-fragmentación.

Cristina Lagarde.  Foto: AP
imagen:
Cristina Lagarde. Foto: AP

Se consideró principalmente como una forma de permitir que el Banco Central Europeo continuara elevando las tasas de interés, en respuesta a un aumento en la inflación, sin sentirse obstaculizado por la necesidad de evitar una divergencia más amplia de los rendimientos de los bonos del gobierno de la Eurozona.

READ  El gobierno propone reducir los contratos laborales a tres en su plan de recuperación

Esto se ha vuelto aún más importante tras la renuncia del jueves por la mañana de Mario Draghi, el predecesor de Lagarde en el Banco Central Europeo, como primer ministro de Italia.

El Banco Central Europeo ha anunciado debidamente que introducirá una herramienta anti-fragmentación, a la que llamó Herramienta de Protección de Transmisión (TPI).

Agregó: “El Índice de Comercio Mundial (TPI) será una adición al conjunto de herramientas de la junta y se puede activar para contrarrestar dinámicas de mercado injustificadas y descontroladas que representan una seria amenaza para la transmisión de la política monetaria en toda la eurozona.

«El volumen de compras de TPI depende de la gravedad de los riesgos para la transmisión de la póliza… Al proteger el mecanismo de transmisión, TPI permitirá que la Junta Directiva lleve a cabo su misión de estabilidad de precios de manera más efectiva».

La gran duda es si estas medidas serán suficientes para mantener a raya la inflación en la eurozona, especialmente en un entorno en el que los precios de la energía seguirán manteniéndose en niveles elevados y en el que la Unión Europea insta a todos los estados miembros a reducir en un 15% el consumo de gas. % – el equivalente al consumo de gas Seis semanas.

La mayoría de los economistas y observadores del mercado ciertamente esperan más aumentos de tasas en los próximos meses.

Gurpreet Gill, estratega global de renta fija macro de Goldman Sachs Asset Management, dijo: “Con una inflación superior al 10% en nueve economías de la eurozona, se espera que el nivel supere en toda la región en septiembre y el crecimiento de los salarios se acelere a sus niveles más altos en un década, del Banco Central Europeo es probable que aumente un 0,5% en su reunión de septiembre.

«Dado el delicado acto de equilibrio que enfrenta la junta debido al riesgo de una demanda débil, esperamos dos aumentos de tasas más, menos pronunciados del 0,25%, en noviembre y diciembre».

READ  Rosetta Longevity gana el New University of Chicago Alumni Challenge y $ 50,000 por desarrollar una aplicación de estilo de vida saludable para personas mayores

El problema para el Banco Central Europeo es similar al del Banco de Inglaterra: atrapado entre subir las tasas de interés tan tímidamente que garantiza más inflación y hacerlo de una manera agresiva que empuja a la economía a la recesión.

«La era de las tasas negativas del BCE finalmente terminó, con gran fanfarria, pero no gracias a un fuerte crecimiento económico y ciertamente no acompañada de sonrisas de celebración», dijo Seema Shah, estratega jefe de Global Investors, administradora líder de activos.

“Por el contrario, el BCE se dirige hacia una economía que se desacelera significativamente, enfrentando un severo shock inflacionario que está completamente fuera de su control, al tiempo que enfrenta una crisis política italiana que presenta un difícil dilema de riesgo soberano.

«Ningún otro banco central en el mercado desarrollado está en peor posición que el Banco Central Europeo».

El movimiento del BCE de hoy puede obligar al propio BoE a ser más agresivo. Hasta ahora, ha aumentado su tasa de política clave en cinco reuniones consecutivas en una secuencia que comenzó justo antes de Navidad el año pasado, elevando la tasa bancaria del 0,1% al 1,25%, pero solo en pequeños incrementos de no más de 0,25 puntos porcentuales a la vez. . .

Sin embargo, otros bancos centrales de todo el mundo están aumentando las tasas de interés de manera más agresiva. La Reserva Federal de EE. UU. elevó las tasas de interés en 0,75 puntos porcentuales el mes pasado y se espera que lo haga al menos nuevamente la próxima semana.

Los bancos centrales de Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur Subir todas las tasas de interés en 0,5 puntos porcentuales la semana pasada, mientras que el Banco de Canadá fue aún más lejos y elevó las tasas de interés en un punto porcentual completo.

La audacia del BCE hoy podría hacer que el Comité de Política Monetaria del BCE concluya que tendrá que subir las tasas de interés en al menos 0,5 puntos porcentuales cuando se reúna el 4 de agosto.

Aumentar el tipo de interés bancario del 1,25% al ​​1,75% ese día es ahora la forma de apostar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.