Fracasa acuerdo de paz en Colombia, pandillas violentas reclutan niños vulnerables

Corintho, como cualquier otra ciudad, tiene el ambiente de una ciudad bulliciosa: las motocicletas suben y bajan por las calles principales, los residentes caminan por las aceras y los dueños de las tiendas merodean fuera de sus locales, llamando a los clientes.

Pero pare en cualquier esquina de la calle y hay una presencia más amenazante aquí.

Un muro con grafitis está firmado «Ventanas abajo o bala» y está firmado «FARC-EP», un acrónimo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo. Es una advertencia a los conductores para que estén atentos a los muchos muros en Corinto, en la provincia de Cauca, suroeste de Colombia.

La guerrilla de las Farc surgió en 2016 tras firmar un acuerdo de paz con el gobierno. Puso fin a más de cinco décadas de conflicto civil. Pero casi seis años después, el acuerdo aún no se ha implementado por completo, y aunque la violencia en general ha disminuido desde el acuerdo de paz, lo que está sucediendo en las zonas rurales de Colombia preocupa a los expertos.

Los miembros de las FARC que no estuvieron de acuerdo con el acuerdo de paz, los paramilitares de derecha y los nuevos grupos criminales compiten por el territorio que antes controlaba la guerrilla, y todos buscan nuevos reclutas.

Un grafiti en la pared de esta propiedad en la ciudad colombiana de Corinto dice: «Ventanas abajo o bala».

Según las Naciones Unidas, alrededor de 600 niños fueron reclutados por bandas armadas en los tres años transcurridos desde la firma del acuerdo de paz, una cifra que, según los expertos, es una gran subestimación.

Los colombianos pobres que viven en áreas rurales que alguna vez fueron controladas por las FARC probablemente sean el objetivo. Los más vulnerables son los niños tribales.

READ  Dónde comprar el mejor jamón ibérico español en Vancouver

Un niño de 13 años, Terley (no es su nombre real), es parte de un grupo de nativos de la NASA que tradicionalmente se enfrentan a las bandas armadas. Terry, un joven tranquilo, viste una camiseta rosa con las palabras «One Love» impresas en ella. Es una frase divertida teniendo en cuenta el contexto en el que se desarrolla la conversación.

Terry se escapó de casa debido a la ruptura con su madre. Fue tentada por el dinero que le ofrecieron los disidentes de las Farc, y algunos de sus amigos se habían ido antes que ella. Pero pronto se arrepintió.

«Aprendimos a usar armas, aprendimos a matar gente y amarrarla», dice agitando las manos nerviosamente mientras cuenta su historia.

«Me ataron y me mataron de hambre», añade. «Siempre decían que esta vida era para los duros. Tuve que andar en moto cuando ahorcaron a alguien. No quería hacerlo, pero si no lo hacías, te castigaban… o te mataban».

Desde la ventana, Terley señala la montaña a la que la llevaron. Ella dice que fue salvada una noche por un líder tribal después de que una luchadora se apiadó de ella.

Pero incluso cuando estaba en casa, su sueño continuaba.

«Recibí amenazas de muerte del grupo», explica. Una mañana, vio un grupo armado alrededor de su casa. «Mi familia me escondió en una habitación».

Imagen del exmiembro de las FARC Boris Guevara

Boris Guevara, exmiembro de las FARC, dejó la guerrilla en 2016

Según la Corte Interina de Justicia de Colombia, se cree que más de 18.000 niños fueron obligados a unirse a la guerrilla de las FARC durante un período de 20 años. Reclutar y entrenar a niños soldados era una táctica bien conocida. Pero muchos sienten que no hay paz en la Colombia rural a pesar del alto el fuego.

READ  Yunus visita negocios sociales en la Amazonía colombiana

«No ha mejorado, ha empeorado», dice Luce Marina Esque, que ayuda a los ancianos aborígenes a identificar a los niños vulnerables, antes o después de su despliegue.

“Llegan las pandillas, toman dinero y les dicen a los niños que compren lo que necesitan”, dice. “Ya no es una guerrilla peleando por la gente, porque está matando gente”.

Este es el sentir del exmiembro de las FARC Boris Guevara. Se unió a la guerrilla a los 16 años pero depuso las armas en 2016.

“Las FARC nunca pagaban. Toda actividad económica era para mantener el ejército, no para pagar a los soldados”, dice. «No me pagaron por hacer el trabajo que hice. Eso creó una gran división: entre convertirme en un mercenario pagado y la conciencia política en la que haces sacrificios por algo en lo que crees».

Según Luz Marina Escué, sumar niños a estos grupos es destruir el futuro de Colombia.

«Esas son las semillas que van a trabajar en nuestra tierra», dijo, sacudiendo la cabeza. Sin embargo, gran parte de la tierra todavía está llena de cultivos ilegales.

Un perro cruzando un campo de plantaciones de cacao y marihuana

Muchas de las plantaciones de coca y marihuana del país están a la vista

Al otro lado del valle, hay plantaciones de cacao y marihuana. No todo está escondido en estos campos, encontramos muchos a lo largo de los caminos. A medida que se pone el sol, las laderas se iluminan con luces suspendidas sobre los cultivos de marihuana.

El acuerdo de paz pretendía limitar la producción de cocaína, pero sigue aumentando. Según la Casa Blanca, Colombia producirá alrededor de 972 toneladas de cacao en 2021, frente a las 273 toneladas de hace 10 años.

READ  Ser streamer, la profesión que viene pegando fuerte en todo el mundo

Los agricultores aquí continúan: obtienes 15 centavos el kilo de naranjas, pero cuando el cacao o la marihuana te dan cientos de veces más, es difícil decir que no.

“No somos narcos”, dice Irma Corpus, A Gocalera, O el cacaocultor. Como parte del acuerdo de paz, se alentó el reemplazo voluntario de cultivos, pero muchos en los campos sienten que el gobierno no ha cumplido con su parte del trato.

La granjera Irma se sienta debajo de un árbol con un bebé en brazos

Agricultores como Irma dicen que no les queda más remedio que seguir sembrando cultivos ilegales

“Por supuesto que estamos de acuerdo con la abolición, pero tiene que ser gradual, no tenemos alternativas”, dice Irma. «El acuerdo de paz fue muy elegante en el papel, nos prometieron todo, pero en realidad no cumplió nada».

Los jóvenes colombianos están pagando el precio. A Giovanni Silhuoso le pagaron $400 (£330) para unirse a una pandilla. Perdió a sus amigos a la edad de 11 años debido a la violencia.

«Cuando tomé mi primera arma, sentí la adrenalina», dice. “Era algo que me gustaba y quería disparar cada vez más, pero la verdad es que pelear no es lo mismo que disparar solo”.

Su padre, Daniel Rivera, es un policía tribal que protege a su comunidad de las bandas armadas. No esperaba que su hijo se uniera.

«Me sentí muy triste y dolido porque pensé que iba a perder a mi hijo», dice Daniel. «¿Cómo fallé? ¿Qué crees que hice mal en primer lugar?»

Pero en estas partes de Colombia, el camino correcto es difícil. Muchos esperan que el nuevo presidente, Gustavo Pedro, que asumirá el cargo este fin de semana, cumpla sus promesas de campaña de poner fin a la violencia y dar a los jóvenes la oportunidad de forjar su futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.