Fotógrafo colombiano documenta las especies de mariposas más grandes del mundo:

Como más de 3.000 mariposas en Colombia, el agrónomo Juan Guillermo Jaramillo sufrió su propia transformación hace muchos años porque su interés por fotografiar la naturaleza dio un giro inesperado.

El hombre de 65 años, que tenía un negocio de forrajes, primero tomó fotografías de aves, pero ahora es una figura destacada en el mundo de las mariposas colombianas.

Jaramillo es coautor de Inventory, que reconoce a Colombia como una de las especies de mariposas más diversas del mundo.

La lista de sus obras se publicó en junio en el Museo Británico de Historia Natural de Londres.

La lista de verificación de mariposas colombianas identifica 3.642 especies diferentes en el país andino, que es el 19,4 por ciento de las especies mundiales conocidas.

Pero Jaramillo está ansioso por señalar que no es un coleccionista.

“Rompí la imagen tradicional de las mariposas de coleccionista, las maté, las metí en un sobre y luego las volví a meter dentro de una caja”, dijo Garamillo a la AFP.

“No tengo la capacidad de matarlos”.

Como las abejas, las mariposas son importantes polinizadores para el medio ambiente. Son una importante fuente de alimento para aves y serpientes.

Sin embargo, sus hábitats están amenazados por la deforestación, la agricultura y el calentamiento global.

Jaramillo, que vive en el campo suroeste de Antigua, ha capturado un archivo de 220.000 fotografías de mariposas y 1.500 especies diferentes de criaturas.

Engañando a las mariposas

Jaramillo ha pasado los últimos 15 años caminando por bosques y selvas en busca de “joyas aladas”, un pasatiempo peligroso debido a la presencia de grupos armados y narcotraficantes en esas áreas.

READ  Grubo México, Hudpe y $ 2 mil millones Spanish Minor

Más de medio siglo después del conflicto armado, se firmó un tratado de paz histórico entre las fuerzas armadas revolucionarias guerrilleras marxistas de Colombia, lo que generó esperanzas de que áreas que anteriormente habían estado más allá de las fronteras se volvieran seguras para los científicos y amantes de la naturaleza.

Pero no pasó mucho tiempo antes de que regresaran los rebeldes armados y los narcotraficantes.

“Me gusta ir a muchos lugares, pero algunos no me asustan”, dijo Jaramillo.

Al salir, Jaramillo lleva consigo una cámara, un trípode y un recipiente de líquido rosa que prepara todas las mañanas: cebo de camarón.

Probó muchos otros tipos de cebo y descubrió que los camarones funcionaban mejor.

Incluso esparce bolas de algodón empapadas en el líquido, esparciéndolas a través de una corriente de cebo apestoso sobre rocas y hojas.

“Así es como los hago sentir como excrementos de pájaro”, explicó.

“Cuando las mariposas aterrizan en una hoja, se quedan allí un rato … son casi como especímenes”, agregó.

“Sin cebo, algunas criaturas en la naturaleza no podrían ser encontradas porque viven en árboles muy altos”.

Otro posible obstáculo es el clima.

“Si no hay sol, no hay mariposas”.

A algunas personas les gustará esto caliente

Jaramillo era un observador de aves y compiló una lista de especies que observó.

Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica, Colombia alberga una gran variedad de especies de aves y orquídeas.

La transición del cine a la fotografía digital convirtió a Jaramillo en una mariposa.

“Es muy difícil tomar buenas fotos de aves porque se necesita una lente más grande y pesada”.

READ  Nebraska Escrow lanza una división para atender a los clientes de habla hispana

Mientras fotografiaba a los pájaros, también tomó fotos de las mariposas y se maravilló de sus colores y formas.

Esto abrió un mundo más amplio para Jaramilov. Después de los escarabajos, las mariposas y las polillas son el insecto más grande del planeta con casi 160.000 especies descritas.

“En Colombia, creo que hay el doble de mariposas que de pájaros”, dijo a la AFP la estadounidense Kim Garwood, coautora de Jaramillo.

Me han dicho que hay entre un 10 y un 15 por ciento de especies de mariposas que no se me han descrito en los Andes. Tenemos muchas fotos de criaturas inexplicables.

Retirado cerca de su finca en una carretera con poco tráfico, Jaramillo dice que es el lugar perfecto para fotografiar mariposas cuando sale el sol, y la brisa cálida del día ayuda a mantenerlo alto.

Pero la obra de Jaramillo no termina con la puesta de sol, de noche convierte el lente en una polilla.

“Con mariposas y polillas, tengo 10 trabajos más en esta vida”, dijo.

Por Héctor Velasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *