Europa teme la crisis de refugiados afganos tras la toma de poder de los talibanes

HANGDICI, Turquía (AP) – Desde arriba, el nuevo muro fronterizo que separa Turquía de Irán parece una serpiente blanca que serpentea por las colinas yermas. Hasta ahora, cubre solo un tercio de la frontera de 540 kilómetros (335 millas), dejando muchos espacios para que los migrantes se escapen en la oscuridad de la noche.

El tráfico en esta importante ruta de migración desde Asia Central a Europa se ha mantenido relativamente estable en comparación con años anteriores. Pero los países europeos, así como Turquía, temen que el repentino regreso del régimen talibán en Afganistán cambie eso.

Persiguiendo la crisis migratoria de 2015 provocada por la guerra de Siria, los líderes europeos quieren desesperadamente evitar otra afluencia a gran escala de refugiados y migrantes de Afganistán. A excepción de aquellos que ayudaron a las fuerzas occidentales en la guerra de dos décadas del país, el mensaje para los afganos que están considerando huir a Europa es: si tienen que irse, vayan a los países vecinos, pero no vengan aquí.

“Nuestro objetivo debería ser mantener a la mayoría de la gente en la región”, dijo el ministro del Interior austríaco, Karl Nahammer, esta semana, haciéndose eco de lo que han estado diciendo muchos líderes europeos.

Funcionarios de la Unión Europea dijeron en una reunión de ministros del interior esta semana que la lección más importante de 2015 fue que los afganos no deben quedarse solos y que sin asistencia humanitaria urgente comenzarían a actuar, según un memorando diplomático alemán clasificado obtenido. por The Associated Press.

Austria, que se encuentra entre los intransigentes en materia de inmigración de la UE, ha propuesto la creación de “centros de deportación” en los países vecinos de Afganistán para que los países de la UE puedan deportar a los afganos a los que se les ha negado el asilo incluso si no pueden ser repatriados.

Las escenas desesperadas de personas aferradas a aviones que despegaban del aeropuerto de Kabul solo sirvieron para profundizar la ansiedad de Europa por una posible crisis de refugiados. Estados Unidos y sus aliados de la OTAN buscan evacuar a miles de afganos que temen el castigo de los talibanes por su trabajo con las fuerzas occidentales. Pero es poco probable que otros afganos reciban la misma bienvenida.

READ  Actualización 1: España aprueba las inyecciones de Pfizer para personas menores de 60 años que recibieron su primera dosis de AstraZeneca - el País

Incluso Alemania, que desde 2015 ha acogido a más sirios que cualquier otro país occidental, hoy está enviando una señal diferente.

Varios políticos alemanes, incluido Armin Laschet, el candidato del bloque de derecha para suceder a Angela Merkel como canciller, advirtieron la semana pasada que la crisis migratoria de 2015 “no debería repetirse”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, destacó que “Europa por sí sola no puede soportar las consecuencias” de la situación en Afganistán y “debemos anticiparnos y protegernos de los grandes flujos migratorios irregulares”.

Gran Bretaña, que abandonó la Unión Europea en 2020, ha dicho que acogerá a 5.000 refugiados afganos este año y reasentará a 20.000 afganos en los próximos años.

Además, ha habido pocas ofertas tangibles de países europeos, que además de evacuar a sus ciudadanos y colaboradores afganos, dicen que se están enfocando en ayudar a los afganos dentro de su país y en países vecinos como Irán y Pakistán.

La comisaria de Asuntos Internos de la UE, Ylva Johansson, dijo que Europa “no debería esperar a que la gente se sitúe en nuestras fronteras exteriores”.

El presidente del Consejo de la Unión Europea, Charles Michel, reconoció los desafíos que enfrenta Europa cuando visitó Madrid el sábado para recorrer el centro de emergencia de España para refugiados afganos.

Las asociaciones con terceros países estarán en el centro de nuestro debate en la Unión Europea. Tenemos que adoptar estrategias que garanticen que la migración sea posible de forma ordenada y coherente ”.“ Necesitamos encontrar ese equilibrio entre la dignidad de la Unión Europea y la capacidad de defender los intereses de la Unión Europea ”.

Grecia, cuyas pintorescas islas frente a la costa turca fueron el punto de entrada europeo para cientos de miles de sirios, iraquíes, afganos y otros hace seis años, ha dejado en claro que no quiere que esa crisis regrese.

READ  Los países de la UE-mediterráneos piden una acción global sobre la crisis climática

El ministro de Inmigración, Notis Mitarachi, dijo que Grecia no aceptaría ser “una puerta de entrada para los flujos irregulares a la Unión Europea” y que consideraba a Turquía un lugar seguro para los afganos.

Tal conversación hace que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, vea el color rojo. Su país ya alberga a 3,6 millones de sirios y cientos de miles de afganos, y la amenaza de enviarlos a Europa se ha utilizado para ejercer presión política.

En un discurso el jueves, Erdogan advirtió que “Turquía no tiene ningún deber, responsabilidad u obligación de ser el depósito de refugiados en Europa”.

El presidente turco habló sobre la inmigración de Afganistán en una rara llamada telefónica con el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis el viernes, y también está discutiendo el tema con Irán.

Las actitudes hacia los inmigrantes se han endurecido en Europa a raíz de la crisis de 2015, lo que ha llevado al surgimiento de partidos de extrema derecha como Alternativa para Alemania (AfD), el mayor partido de oposición en el parlamento, antes de las elecciones parlamentarias alemanas el próximo mes.

Incluso en Turquía, los inmigrantes de Siria y Afganistán, una vez tratados como hermanos musulmanes, son vistos cada vez más con sospecha mientras el país lucha contra la alta inflación y el desempleo.

Reconociendo el “malestar” del público por la inmigración, Erdogan señaló cómo su gobierno ha reforzado la frontera oriental con Irán con el ejército, la gendarmería, la policía y un nuevo muro, que ha estado en construcción desde 2017.

Los periodistas de AP cerca de la frontera turca con Irán se reunieron esta semana con decenas de afganos, en su mayoría hombres jóvenes, así como algunas mujeres y niños. Pasados ​​de contrabando a través de la frontera por la noche en pequeños grupos, dijeron que abandonaron su país para escapar de los talibanes, la violencia y la pobreza.

“La situación en Afganistán era terrible”, dijo el joven Hassan Khan. Los talibanes se apoderaron de todo Afganistán. Pero no hay trabajo en Afganistán, tuvimos que venir aquí “.

READ  Trinidad y Tobago no puede seguir dependiendo de los dólares del petróleo

Los observadores dicen que aún no hay indicios de ningún movimiento masivo a través de la frontera. Las autoridades turcas dicen que han interceptado a 35.000 afganos que entraron ilegalmente al país en lo que va de año, en comparación con más de 50.000 en todo 2020 y más de 200.000 en 2019.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos estima que el 90% de los 2,6 millones de refugiados afganos fuera del país viven en los vecinos Irán y Pakistán. Ambos países también albergan a un gran número de afganos que se han ido en busca de mejores oportunidades económicas.

En comparación, alrededor de 630.000 afganos han solicitado asilo en países de la UE en los últimos 10 años, con los números más altos en Alemania, Hungría, Grecia y Suecia, según la agencia de estadísticas de la UE.

Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados, dijo que no era una conclusión que la toma del poder por los talibanes condujera a una nueva crisis de refugiados.

“Yo advertiría contra una profecía autocumplida”, dijo a Associated Press. Los afganos “están asustados y confundidos, pero también esperan que termine una guerra muy larga y tal vez ahora puedan evitar el fuego cruzado”.

Mucho depende de permitir que los talibanes continúen con el desarrollo y el trabajo humanitario, dijo.

“Si hay un colapso de los servicios públicos, si hay una gran crisis alimentaria, definitivamente habrá un movimiento masivo de personas”, dijo Egeland.

___

Ritter informó desde Roma. Los reporteros de Associated Press Susan Fraser en Ankara, Turquía; Renata Brito en Barcelona, ​​España; Lorne Cook en Bruselas; Frank Jordan en Berlín; Elena Picatoros en Atenas, Grecia y Angela Charlton en París contribuyeron a este informe.

___

Siga la cobertura de Associated Press sobre Afganistán en https://apnews.com/hub/afghanistan y migración en https://apnews.com/hub/migration

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *