Este no es un signo temprano de la enfermedad de Alzheimer, pero como la mayoría de los jóvenes lo ignoran, puede convertirse en el más antiguo.

Este no es un signo temprano de la enfermedad de Alzheimer, pero como la mayoría de los jóvenes lo ignoran, puede convertirse en el más antiguo.
Si bien esto puede no ser un indicador temprano de la enfermedad de Alzheimer, ignorarlo, como hacen muchos jóvenes, puede conducir a la aparición de la enfermedad, según un nuevo estudio.

La enfermedad de Alzheimer es una afección progresiva que se desarrolla a medida que una persona envejece y no después de alcanzar cierta edad. La detección temprana sigue siendo fundamental y, si bien esta indicación en particular puede no ser una señal de advertencia temprana, ignorarla, como es común entre muchos adultos jóvenes, puede contribuir a la aparición de la enfermedad.

Un nuevo estudio de la Universidad de California, Davis, encontró que la presión arterial alta a los 30 años puede conducir a una mala salud cerebral más adelante en la vida, especialmente en los hombres.

El estudio, publicado en JAMA Network Open, comparó las imágenes de resonancia magnética (MRI) de adultos mayores con presión arterial alta en sus 30 y 40 años con aquellos con presión arterial normal.

El grupo hipertenso tenía volúmenes de área cerebral más bajos y peor integridad de la materia blanca, los cuales se han relacionado con la demencia.

El estudio también reveló que los cambios cerebrales negativos en ciertas regiones, como la disminución del volumen de materia gris y del volumen de la corteza frontal, fueron más pronunciados en los hombres.

Los investigadores sugieren que esta diferencia puede deberse a los efectos protectores del estrógeno antes de la menopausia.

confirmó Cristina M. George, el primer autor del estudio y profesor asistente en el Departamento de Ciencias de la Salud Pública, destaca la importancia de identificar los factores de riesgo y los factores de protección que son modificables a lo largo de la vida para reducir la carga de la demencia.

Según el autor, «la presión arterial alta es un factor de riesgo increíblemente común y tratable asociado con la demencia».

Prevención de la demencia y la enfermedad de Alzheimer: el tratamiento de la presión arterial alta en adultos jóvenes puede ser clave. Un nuevo estudio encuentra que la presión arterial alta en los 30 está relacionada con una peor salud cerebral en los 70.

Estos hallazgos muestran que «el estado hipertenso en la edad adulta temprana es importante para la salud del cerebro décadas después».

La presión arterial alta, o hipertensión, es una condición en la que los niveles de presión arterial son más altos de lo que se considera normal. Un nivel de presión arterial de menos de 130/80 mmHg se considera normal.

Según estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi la mitad, o el 47 %, de los adultos en los Estados Unidos tienen presión arterial alta.

La prevalencia de la presión arterial alta varía según la demografía, como el género y el origen étnico. Los hombres son más propensos a tener presión arterial alta que las mujeres, con alrededor del 50 % de los hombres que tienen presión arterial alta en comparación con el 44 % de las mujeres.

Las tasas de hipertensión también difieren entre los diferentes grupos étnicos, siendo los adultos negros los que tienen la tasa más alta con un 56 %, seguidos de los adultos blancos con un 48 %, los adultos asiáticos con un 46 % y los adultos hispanos con un 39 %.

Además, los afroamericanos de 35 a 64 años tienen un 50 % más de probabilidades de tener presión arterial alta que sus homólogos blancos.

En el estudio, los investigadores analizaron datos de salud de un grupo diverso de adultos mayores asiáticos, negros, hispanos y blancos, incluidos 427 participantes del Estudio Kaiser Healthy Aging and Diverse Life Experiences (KHANDLE) sobre el envejecimiento saludable en afroamericanos. (STAR), que abarca el período de 1964 a 1985.

READ  Viruela del mono: Berlín registra los primeros casos de un virus raro | noticias | DW

Al analizar las lecturas de presión arterial tomadas cuando los participantes tenían entre 30 y 40 años, los investigadores pudieron determinar si tenían presión arterial normal, si estaban en transición a hipertensión o si ya tenían hipertensión en su juventud.

Usando resonancias magnéticas realizadas entre 2017 y 2022, los investigadores también buscaron biomarcadores de neuroimagen de neurodegeneración e integridad de la materia blanca en los participantes durante sus últimos años.

El estudio encontró que las personas con o en transición a presión arterial alta tenían un volumen de materia gris cerebral, un volumen de corteza frontal y una variación segmentaria, una medida de la conectividad cerebral, más bajos en comparación con aquellos con presión arterial normal.

Los hombres con presión arterial alta puntuaron más bajo que las mujeres. Estos hallazgos se suman al creciente cuerpo de evidencia de que los factores de riesgo cardiovascular en la juventud pueden tener un impacto negativo en la salud del cerebro más adelante en la vida, según la Dra. Rachel Whitmer.

Es importante tener en cuenta que el tamaño de la muestra del estudio no permitió el examen de las diferencias raciales y étnicas, y se recomienda precaución al interpretar los hallazgos con respecto a las diferencias de género. Además, los datos de resonancia magnética solo estaban disponibles desde un único punto en la edad adulta, lo que limita la capacidad de identificar evidencia específica de neurodegeneración a lo largo del tiempo.

Rachel Whitmer, autora principal del estudio y profesora en los departamentos de ciencias de la salud pública y neurociencia, además de presidenta de la división de epidemiología y directora asociada del Centro de Alzheimer de UC Davis, enfatizó la importancia de los factores de riesgo de la vida temprana para mantener la salud del cerebro más adelante en la vida.

READ  La peor causa de extinción masiva de la historia

Los autores del estudio planean seguir a los participantes para obtener más información sobre los pasos que las personas pueden tomar en la vida temprana para promover un envejecimiento cerebral saludable.

Crédito de la imagen: Getty

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *