Isla Local

Isla Local Isla Local
Fecha 27/03/2018
1280px-Cubana_in_Havana

Durante meses el éxito se daba por hecho. Todo parecía más que encarrilado. En los despachos del Ministerio de Fomento se daba por descontado que Aena haría valer su condición […]

Durante meses el éxito se daba por hecho. Todo parecía más que encarrilado. En los despachos del Ministerio de Fomento se daba por descontado que Aena haría valer su condición de máxima favorita en la carrera por asumir el control del aeropuerto de La Habana, el primero cuya gestión el Gobierno cubano pretendía ceder a una empresa extranjera.

Pero en diplomacia, sobre todo en su vertiente estrictamente económica, siempre existe el riesgo de que otro esté más rápido. Y la cosa acabó torciéndose.

Increíble, los asiáticos siguen sorprendiéndonos abriendo una clínica de cirugía estética dentro de su mayor aeropuerto internacional

Era 2016 y la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, regresó de un viaje oficial a Cuba con un acuerdo de colaboración bajo el brazo. Era una suerte de compromiso tácito de las autoridades de la isla de que Aena sería un actor básico en el plan del régimen de licitar la gestión de sus seis aeropuertos internacionales, para traspasarla a grupos más experimentados que la estatal Corporación de la Aviación Cubana. Pintaba bien.

Esa visita oficial de Pastor y otros ministros españoles se produjo en mayo. Sólo tres meses después, en agosto, el Gobierno comandado por Raúl Castro apagó de un plumazo el trifunfalismo español y adjudicó los trabajos de ampliación y la gestión del Aeropuerto de La Habana-José Martí al consorcio integrado por las compañías francesas Aéroports de Paris y Bouygues.

La diplomacia francesa se movió rápidamente en las semanas previas a la decisión definitiva sobre la concesión. Mientras, en España había reinado durante meses la parálisis política tras las elecciones del 20-D (que acabaron reeditándose seis meses después, el 26-J) y el Gobierno en interinidad había frenado la aprobación del plan de expansión internacional de Aena, que tenía en Cuba una de sus paradas fundamentales. Así que la compañía se quedó sin una de las joyas con las que pretendía apuntalar su crecimiento exterior.

Publicidad

Los planes del gobierno cubano, en plena apertura económica, pasan ahora por licitar la gestión de los demás grandes aeropuertos de la isla. El Gobierno cubano quiere compartir la gestión de los aeropuertos internacionales de Varadero, Santiago, Cayo Coco, Santa Clara y Holguín (aunque no se descarta sumar alguno de los aeropuertos destinados sólo a conexiones nacionales), y en esta nueva tarea España ya está tomando posiciones para no volver a llevarse un chasco.

El Gobierno cubano quiere compartir la gestión de los aeropuertos internacionales de Varadero, Santiago, Cayo Coco, Santa Clara y Holguín

El Gobierno cubano ha confirmado que su intención es continuar con el proceso iniciado con el aeropuerto de La Habana y ampliarlo al resto de grandes aeródromos nacionales. La propiedad de las instalaciones seguiría siendo estatal, pero se cedería su explotación. Y aunque las autoridades cubanas no han emprendido el proceso formalmente y no existen plazos oficiales para hacerlo, Aena ha retomado los contactos al más alto nivel para prepararse para cuando se retome el proyecto. “Con Cuba nunca se sabe, pero puede ser este mismo año”, apunta una fuente del sector.

El pasado febrero, apenas cuatro meses después de su nombramiento, el nuevo presidente de Aena, Jaime García-Legaz, ya realizó un viaje a Cuba para sondear las oportunidades de negocio y conocer de primera mano los planes de las autoridades de la isla. García-Legaz puede hacer valer en esta tarea la muy buena relación que, según apuntan varias fuentes políticas, mantiene con algunos ministros del Gobierno cubano, cosechada durante el tiempo en que fue secretario de Estado de Comercio y también como presidente del Icex.

El plan de La Habana para sus aeropuertos pasa por emular la fórmula que lleva empleando durante décadas en el sector turístico, cediendo la explotación de los hoteles a cadenas extranjeras y manteniendo la propiedad (o una copropiedad mayoritaria) en manos de empresas públicas cubanas. Los grupos hoteleros españoles son, con mucho, los de mayor presencia en la isla. Meliá, Iberostar, Barceló… son auténticos gigantes que operan decenas de establecimientos en el país.

advertisement
Relacionado

Boxeador cubano Marcos Forestal podría enfrentar 10 años de cárcel por la muerte de una mujer embarazada en un accidente de tránsito el pasado mes en California

10 años tras las rejas podrían esperar al boxeador cubano Marcos Forestal si es encontrado culpable de haber provocado un a... [ Leer más ]

La venta de perros de raza se convierte en un negocio rentable en Cuba

Los huskies se han convertido en los últimos años en una de las razas de perros más populares en Cuba. Ante la alta demand... [ Leer más ]
Mas Compartido

Doctora Ana María Polo es secuestrada por uno de los litigantes mientras grababa su nueva temporada de Caso Cerrado (+ Video)

En un video que acaba de ser publicado por Telemundo, la cadena hispana que transmite el conocido show Caso Cerrado, podemos ... [ Leer más ]