España: la economía está mejor, la política está peor

Joan Tapia (Barcelona) | La crisis provocada por el coronavirus emergente no ha terminado en más de un año. Pero quizás lo peor es que el pesimismo subyacente, injustificado pero real, a menudo oculta datos y hechos que se inclinan hacia un optimismo cauteloso y racional. Si sumamos a esta agitación política, nos encontramos, más en España, pero no solo aquí, enfrentando una intensa confusión que altera la realidad.

En España, hay datos de que, pasada la Semana Santa, la balanza debería inclinarse hacia un optimismo moderado. La tasa de desempleo disminuyó en 59.000 personas y se crearon 70.000 puestos de trabajo (débil para marzo). Pero al mismo tiempo, 140.000 trabajadores de protección abandonaron los equipos de respuesta a emergencias, lo que devolvió a 210.000 personas a la actividad real.

Tenemos 400.000 parados más que el año pasado, lo cual es peligroso, pero el mecanismo ERTE ha mitigado los impactos sociales de la crisis. Teníamos 3,5 millones de trabajadores en ERTE y ahora solo quedan 740.000. El número de afiliados a la Seguridad Social al cierre del cuarto trimestre, 18,9 millones, es exactamente el mismo que el año pasado. Es cierto que los 740.000 en ERTE siguen siendo una amenaza potencial, ya que habrá empresas, especialmente en los sectores de servicios y hostelería, que eventualmente cerrarán. Sin embargo, el pronóstico de vacunación, una vez que parece que la Unión Europea ha resuelto su grave problema de suministro en el primer trimestre, sugiere que lo peor no es el escenario más probable. El mes de marzo mostró una vez más que cuando se alivian las restricciones a la movilidad, la economía y el empleo mejoran.

READ  España demanda al gigante energético - The Manila Times

Así lo confirma el PMI probado del mes de marzo, que ha sido muy bueno para la Unión Europea, incluida España. En el nivel más alto en 171 meses desde finales de 2006.

Y hay más. En el pronóstico de abril, R.El Fondo Monetario Internacional elevó su previsión de crecimiento para España por segunda vez (la primera en enero), hasta el 6,4%., Más alto que Alemania (3,6%) y la Eurozona. Por supuesto que creceremos más este año porque nos contrajimos el año pasado. Pero creceremos fuertes y, según el Fondo Monetario Internacional, es una pena escribirlo, como Estados Unidos. Asi que el dijo, Seguiremos con un alto desempleo (como siempre) y con problemas de déficit público (como siempre).

Los datos económicos fomentan un optimismo cauteloso a pesar de que el clima social tiende al derrotismo. Además, España está sumida en una gran tensión política. No faltan razones para ello. En Cataluña, el Consejo de Paz y Seguridad ganó las elecciones, pero el independentismo, dividido en tres partidos, reconfirmó su mayoría absoluta. Aproximadamente dos meses después de las elecciones, no pudieron elegir un presidente para la general y no se podía descartar una reelección. Una Cataluña profundamente dividida no puede contribuir al dominio y la estabilidad de España.

Y España lo necesitará. Las elecciones anticipadas en Madrid, defendidas por Isabel Díaz Ayuso, podrían paralizar la vida política hasta el 4 de mayo.

Estas elecciones, en principio solo regionales, se consideran primarias para las próximas elecciones generales. Hay una derecha con pocos complejos y rebaja de impuestos y anticomunismo (con Iglesias como excusa). Se enfrenta a un gobierno español encabezado por un socialdemócrata con alianzas de izquierda y con nacionalistas vascos y catalanes. La gestión “liberal” del Coronavirus afronta una administración más restrictiva, inspirada en Pedro Sánchez.

READ  Departamento de la Organización Mundial de la Salud sobre la enfermedad por virus Corona? El Mobile World Congress todavía está previsto que se celebre en junio en Barcelona

El resultado tendrá consecuencias. Si Ayusu obtiene la mayoría absoluta, o logra obtenerla con el mínimo apoyo de Vox (sin integrarlo en el gobierno), será una gran victoria para el presidente de Madrid. Sánchez será una contrafuerza tenaz en Madrid.

Si Ayusu necesitaba una alianza en la que Vox tuviera una presencia destacada, las cosas estarían menos claras. Sánchez saldrá derrotado, pero con el poder de encarnar la “redención” ante una derecha confundida con la extrema derecha.

Existe una tercera posibilidad. Ayusu, según indican las encuestas, puede llegar a la cima, o puede ganar las elecciones pero no tener la mayoría absoluta y quedarse sin socios a quienes acudir. En el último caso, la derecha tendrá serios problemas. Ayusu habría ganado las elecciones, pero perdió su arriesgada apuesta.

Mientras tanto, Todo atascado, o condicionado, a la espera de resultados. ¿El “estancamiento” político está perjudicando la economía y el empleo? Esperemos que no. O no mucho. Lo cierto es que no servirá de nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *