España acoge de nuevo a descendientes de exiliados de la guerra civil

Mónica Fernández conoce muy bien el dolor del exilio.

En 1958, en los años posteriores a la Guerra Civil Española cuando el país estaba en ruinas, su padre partió en busca de una vida mejor en Argentina pero siempre quiso volver a España.

Solía ​​no serlo.

En cambio, Manuel Fernández Lago murió en su hogar adoptivo en 1987.

Ahora, su hija, abogada, emprende un emotivo viaje al representar a cientos de personas de toda América Latina que desean mudarse a España.

Esperan aprovechar la nueva ley de memoria democrática de España que entró en vigor en octubre. Otorga a los descendientes de exiliados de la dictadura del general Francisco Franco de 1939-1975 el derecho a reclamar la ciudadanía española.

Los historiadores estiman que alrededor de dos millones de personas abandonaron España entre el comienzo de la guerra civil en 1936 y la primera constitución democrática en 1978, y muchos se dirigieron a América Latina u otras partes de Europa.

«Esto es algo muy personal para mí. Mi familia era de Asturias en el norte de España. Mi abuela murió cantando el himno de Asturias», dijo Fernández a la VOA por teléfono desde Buenos Aires.

Abogados y consulados de toda América del Sur informan que reciben miles de solicitudes. Los bufetes de abogados y las organizaciones de exiliados estiman que unas 400.000 personas pueden ser elegibles para postularse.

La ley estaba destinada a reparar los errores del pasado, pero también podría ayudar a España a lidiar con una gran amenaza para su futuro: el envejecimiento de su población. España tiene la segunda tasa de natalidad más baja de Europa con una media de 1,19 hijos por mujer, Según datos de 2020 de EurostatOficina de Estadísticas de la Comisión Europea. El número más bajo fue en Malta con 1,13 mientras que el más alto fue 1,83 en Francia.

ARCHIVO – Hombres jubilados se sientan al sol en el pueblo pesquero vasco español de Bermio, 6 de marzo de 2015. El envejecimiento de la población de España y la disminución de la tasa de natalidad representan una amenaza para su futuro.

La legislación se ha llamado «ley de nietos» – la ley de los descendientes – porque se basa en los lazos familiares y no en el lugar de nacimiento del solicitante.

También incluye a los descendientes de mujeres que presuntamente perdieron la nacionalidad española al contraer matrimonio con hombres no españoles. Los solicitantes deben mostrar prueba de paternidad o prueba de persecución política.

Hay una definición amplia de lo que constituye persecución. Puede referirse a daño físico, moral o psicológico, daño económico o pérdida de derechos básicos.

Lila Andrea González, profesora de inglés de Buenos Aires, remonta a su familia a Lugo, en el norte de España, donde vivía su abuela, Florentina López, antes de irse en la década de 1930. La abuela se mudó a Uruguay y luego se instaló en Argentina.

González reclama la ciudadanía en nombre de su difunta abuela. Parte de la ley permite solicitudes de descendientes de mujeres que han perdido su ciudadanía debido a matrimonios con ciudadanos extranjeros.

“No se trata solo de Franco y la persecución, se trata de compensar a las mujeres que perdieron todos sus derechos cuando se casaron”, dijo González a la VOA desde la Patagonia en el sur de Argentina.

«Es importante que reconozcamos los derechos de las mujeres. No tenían ninguno de esos derechos hasta la primera constitución democrática en 1978».

crisis demográfica

Los inmigrantes ofrecen alguna esperanza para resolver el rompecabezas demográfico de España.

La tasa de natalidad de España ha disminuido durante el siglo pasado, y el año pasado nacieron 338.532 bebés, una caída del 39% en comparación con hace una década, según el Instituto Nacional de España (INE), una agencia de estadística.

Se espera que la población aumente de la cifra actual de 47 millones a 51 millones para 2037, Según una proyección del Instituto Nacional de Estadística del mes pasado. Los expertos creen que aumentarán los recién llegados del extranjero, no los nacidos en España.

Más inmigrantes ayudarían pero no resolverían el problema central de España de una baja tasa de natalidad, dijo a la VOA Alejandro Macarron Larumbe de la Fundación Renacimiento Demográfico, una fundación que estudia temas de población.

«En realidad, para muchos latinoamericanos es más fácil obtener la ciudadanía española que en muchos otros países como Estados Unidos o Gran Bretaña. Tienen que estar en España por un período más corto que en otros países, como los británicos, tienen que estar en España por 10 años», dice. .

“Pero esperar que otra gente venga a España a tener hijos no va a solucionar el problema de fondo de los mayores de que cada vez nacen menos niños en España”.

READ  Las administraciones públicas españolas deben a sus proveedores 83.350 millones de euros; Y no cumpla con la ley de morosidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *