Energía renovable utilizando soluciones de almacenamiento de energía reciclada

  • Las iniciativas de energía renovable han enfrentado críticas, incluidos los métodos de eliminación no ambientales.
  • El reciclaje puede proporcionar una solución a este problema y resolver el rompecabezas del almacenamiento de energía.
  • El almacenamiento en baterías es clave para la transición energética, y hay muchos ejemplos en todo el mundo de sistemas de almacenamiento que utilizan materiales reciclados.

A los críticos de la energía renovable les gusta señalar sus posibles inconvenientes: ¿Cómo se proporciona calefacción, iluminación y otros servicios cuando el sol no brilla y el viento no sopla? La respuesta radica en tres factores principales:

Aumentar la integración de múltiples fuentes de energía renovable y estaciones generadoras.

Incrementar la conectividad digital en los niveles de red de baja y media tensión.

– Implantación de sistemas eficientes de almacenamiento de energía (ESS).

Cuando se trata de ESS, uno de esos sistemas, el Sistema de almacenamiento de energía de batería (BESS), se ha convertido en un facilitador vital de la transición energética.

Al mismo tiempo, los críticos también argumentan que la movilidad eléctrica, que es crucial para la transición al cero neto, suena muy bien en teoría, pero ¿qué se hace con todas las baterías una vez que los vehículos completan su ciclo de vida? La eliminación de desechos representa una amenaza para el medio ambiente, al igual que los combustibles fósiles que se supone que deben reemplazar los automóviles eléctricos y las energías renovables.

Sin embargo, también hay buenas noticias: las baterías usadas de los automóviles eléctricos se pueden reciclar en plantas de energía renovable. No solo eso, sino que también pueden contribuir a resolver el problema del almacenamiento de energía. Se trata de matar dos pájaros de un tiro, y se ajusta a los principios de la economía circular que ayudan en la transmisión de energía.

READ  Alemania se enfrentará a España en la final de la Copa del Mundo, mientras que Irán y Estados Unidos de América sortearán

precedente mundial

Las empresas están desarrollando proyectos apasionantes en todo el mundo. El fabricante de automóviles japonés Nissan ha sido especialmente activo en este sentido con su Nissan LEAF, que debutó en el mercado en 2010. En el Grupo Enel tuvimos la oportunidad de trabajar con Nissan en el proyecto “Second Life” en Melilla, ciudad española. la costa norteafricana no está conectada eléctricamente con la península española. Por ello, dispone de red eléctrica propia y de una central térmica local que suministra energía.

El proyecto «Second Life» está incorporado y operado por Loccioni, un integrador de sistemas italiano especializado en sistemas de almacenamiento sostenible. Consume y utiliza baterías Nissan LEAF desechadas en un sistema de almacenamiento con una capacidad total de 4 MW y un almacenamiento máximo de energía de 1,7 MW por hora. El sistema utiliza 78 baterías Nissan Leaf, 48 de las cuales han sido recicladas y 30 de las cuales son nuevas. Puede bombear energía a la red de la ciudad por hasta 15 minutos, si la planta de energía no está disponible. Este proyecto demuestra plenamente el gran potencial de las baterías de automóviles desechadas.

Un proyecto similar se está desarrollando en Italia en el Aeropuerto Internacional Fiumicino «Leonardo da Vinci», el más grande del país. El plan desarrollado por Enel X junto con Aeroporti di Roma, la empresa que opera los aeropuertos de Roma, es construir un parque solar de 30 megavatios, que debería estar listo para 2024. Incluirá un sistema de almacenamiento de 10 megavatios que utiliza coche eléctrico reciclado. pilas Almacenarán el exceso de energía que produce la terminal durante el día para cubrir el pico de demanda vespertino en el aeropuerto.

Reorientación de componentes de energías renovables

Cuando las baterías de automóviles sin usar se agotan, se pueden reciclar para otros fines. En este sentido, Endesa está desarrollando la primera planta de reciclaje de baterías eléctricas en España con Urbaser, empresa de gestión y reciclaje de residuos. La planta, que se supone que comenzará a operar a fines de 2023, está ubicada en Cubilos del Sil en la provincia de León, en la parte norte del país. Se desarrollará en el emplazamiento de una central térmica que actualmente se encuentra en proceso de desmantelamiento y forma parte de un proyecto de reutilización de centrales en desuso.

Y las baterías de los coches eléctricos no son los únicos componentes de los productos de energía renovable que se pueden adaptar para almacenar energía una vez que ha llegado a su ciclo de vida. Las palas también se pueden utilizar en parques eólicos, por ejemplo, para sistemas de almacenamiento de energía. Los parques eólicos presentan un gran desafío, ya que las torres y las palas de las turbinas a menudo están hechas de materiales con alto contenido de carbono, como el acero y el hormigón, aunque una empresa, Modvion, ahora fabrica torres de madera contrachapada en Suecia. Pero, ¿qué sucede con las torres de acero y hormigón «convencionales» al final de su ciclo de vida (típicamente 30 años)?

Estos componentes se pueden reciclar para muchos fines (como materiales de construcción, productos sanitarios y muebles, y tuberías), pero también se pueden reutilizar para el almacenamiento de energía. La empresa suiza Energy Valet está desarrollando un sistema único de almacenamiento por gravedad. Inspirado en las centrales hidroeléctricas, el sistema utiliza enormes bloques de material que se elevan cuando se produce un exceso de energía y se bajan cuando se necesita: la electricidad se genera por la fuerza de la gravedad. Los bloques se mantienen en su lugar con material reciclado de las palas.

Estas son solo algunas de las tecnologías originales de almacenamiento de energía que se están desarrollando en todo el mundo. El almacenamiento de baterías es, en muchos sentidos, clave para la transición energética y todos los sistemas descritos utilizan materiales reciclados. Son excelentes ejemplos, no solo de un enfoque de economía circular, sino de energía sostenible en todos los sentidos de la palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.