Un grupo de senadores de los partidos Republicano y Demócrata presentaron un proyecto al Senado de los Estados Unidos llamado “Ley de Expansión de Exportaciones Agrícolas a Cuba”, con el […]

Un grupo de senadores de los partidos Republicano y Demócrata presentaron un proyecto al Senado de los Estados Unidos llamado “Ley de Expansión de Exportaciones Agrícolas a Cuba”, con el que se busca “eliminar un obstáculo importante para los agricultores y ganaderos estadounidenses para vender productos agrícolas estadounidenses en el mercado cubano”, de acuerdo a lo dicho a la prensa hoy por el senador republicano John Boozman, uno de los firmantes de la propuesta.

Este proyecto de ley bipartidista seria la respuesta a las “propuestas de agricultores y ganaderos estadounidenses” que desean tener una oportunidad de “competir y vender sus productos en el mercado cubano”.

Cuba importa el 80 por ciento de sus alimentos por lo que los empresarios estadounidenses podrían obtener una importante ventaja para sus productos si se les llega a permitir el financiamiento privado para realizar sus ventas en la isla, algo que por el momento no esta permitido por las leyes de los Estados Unidos.

“Este proyecto elimina esta barrera y permite a los productores agrícolas estadounidenses competir en el mercado cubano y, a la misma vez, expone a los cubanos a los ideales, valores y productos del mercado estadounidense”, precisaron los senadores que impulsan este proyecto durante su presentación al Senado.

Según el comunicado que se envió a la prensa, “la mayor barrera que tienen los productores estadounidenses que buscan acceder al mercado cubano es la Ley de Reformas y Sanciones Comerciales”, la que prohíbe otorgar créditos privados para realizar estas exportaciones, obligando al Gobierno cubano a pagar en efectivo y por adelantado todos los alimentos que se deseen comprar en Estados Unidos.

Publicidad

Las reglas del embargo impiden la concesión de financiamiento a las operaciones comerciales con el régimen cubano, algo que ha impedido que las ventas agrícolas a Cuba se limiten desde que fueran aprobadas por el Congreso de EE.UU. en el año 2000. Como resultado, La Habana tiene que recurrir a otros países, cuyos precios resultan menos competitivos que los estadounidenses, por el solo hecho de que si se les otorgan créditos directos para realizar sus transacciones.

El Gobierno cubano desembolsa anualmente más de 2000 millones de dólares para lograr garantizar los alimentos que le entrega a la población en la canasta básica y cubrir la demanda de suministros del turismo. Sin embargo, el problema con el flujo de efectivo limita las operaciones comerciales que podría realizar de forma regular con Estados Unidos, quien sin dudas sería el principal mercado de alimentos de la isla.

Este proyecto de ley facilitaría finalmente el financiamiento privado de la exportaciones agrícolas en beneficio de los agricultores estadounidenses que compiten en el mercado global.

Sin embargo, los expertos aseguran que la propuesta llega en un momento desfavorable para su aprobación, en medio de una confrontación directa entre La Habana y Washington, tras los anuncios de endurecer el embargo por parte de la administración de Donald Trump.

Publicidad
advertisement
advertisement