En la Sudamérica de habla hispana, los ‘nuevos progresistas’ se enfrentan a una realidad económica y política compleja

Si dejamos de lado el caso específico del Brasil de habla portuguesa, América del Sur de habla hispana, Perú, Chile y la izquierda del espectro político disfrutan de una nueva ola de gobiernos tras la trabajada victoria de Lula da Silva en las elecciones presidenciales del mes pasado. Colombia.

En un contexto de creciente malestar social, todos acudieron manifestaciones callejeras. Pero llegaron con los fantasmas económicos de la pandemia, que explican en parte su ascenso al poder, así como las limitaciones a su capacidad para implementar sus ambiciosas propuestas sociales. Estos no eran izquierdistas del cambio de siglo, apuntalados por la idea del ‘socialismo del siglo XXI’ y la bonanza petrolera. Son proyectos políticos pospandemia y bolivarianos que buscan dejar atrás el modelo venezolano bajo el gobierno de Nicolás Maduro.

¿Cuáles son las banderas que ondea esta «nueva» izquierda y cuáles son los obstáculos para lograr sus objetivos y reafirmar esta voluntad política en la región? Aunque cada país tiene sus propias especialidades, se pueden encontrar algunos puntos en común entre ellos.

Un Castillo Práctico

Pedro Castillo ha sido presidente de Perú desde el 28 de julio de 2021 y se postula como parte del partido de izquierda Perú Libre. Desde entonces renunció en 2022. El país ha estado en una crisis política desde 2016, con cinco presidentes, de los cuales solo dos fueron elegidos por el pueblo, y una amarga lucha entre el poder ejecutivo y el Congreso. Como explica María Sosa Mendoza, periodista peruana e investigadora del Instituto Peruano de Defensa Jurídica, el poder legislativo puede destituir al jefe de Estado en cualquier momento con 87 votos de 130.

“Lo que hizo Pedro Castillo fue pactar en el Congreso para no llegar a los 87 votos”, explica Sosa Mendoza. Explica que el presidente peruano es pragmático más que ideológico, y su gestión se basa en mantenerse en el poder en lugar de llevar a cabo reformas redistributivas, a pesar del malestar social. El gabinete cambia con frecuencia – Más de 70 Durante su mandato, le impidió coordinar un plan político, agrega.

En las encuestas de este año, solo el 40 por ciento de los que se identifican como izquierdistas aprueban a Castillo, frente al 25 por ciento de hace meses. Castillo es un «presidente débil» que, aparte de su fracaso para traer estabilidad, se enfrenta actualmente. Asuntos legales La corrupción está relacionada con las estafas.

En medio de la polarización del país, la izquierda “enfrenta un dilema porque Castillo no ha cumplido sus promesas de campaña”, enfrentando casos de corrupción y designando a personas no calificadas para altos cargos del gobierno.

Según el analista, cualquier apoyo que Castillo reciba de este campo es más práctico que ideológico porque, en un clima de polarización política, «estar en contra de Castillo es apoyar a una oposición de extrema derecha» que lucha por movilizar la disidencia. Presidente.

READ  Información del terremoto: Light Mac. 4.2 Terremoto - Piedecuesta, 31 km al sureste de Bucaramanga, Santander, Colombia, viernes 24 de septiembre de 2021 a las 8:18 pm (GMT -5)

Una de sus promesas clave, la Asamblea Constituyente, fue rechazada por el Congreso en mayo de 2022 y tiene pocas posibilidades de éxito en el futuro. Otro de sus esquemas, la reforma agraria, había “perdido su forma original” y se vio empañado por reorganizaciones del gabinete.

El caso peruano es el más diferente y único de los tres. La situación interna llevó a Castillo a ser un presidente aislado. El presidente de Colombia, Gustavo Pedro, y su homólogo en Chile, Gabriel Boric, por el contrario, tienen una relación cercana y tienen la ambición de asegurar una alianza regional destinada a promover algunas de sus ambiciones políticas.

Un bórico débil

Boric asumió el cargo el 11 de marzo de 2022, medio año antes de un referéndum para aprobar o rechazar una nueva constitución que sustituya a la derivada de la dictadura de Pinochet. Para la politóloga chilena Javiera Arce Riffo, el gobierno bórico asumió que comenzaría a implementar sus reformas una vez aprobada la nueva constitución, que sería su mapa de navegación. no miraron hacia adelante Un resultado desfavorable. Según Arce Riffo esto sucedió en parte por la debilidad del gobierno en sus primeros meses. En cierto sentido, es una forma de que los votantes la castiguen por su pobre desempeño.

A la luz de esto y de la crisis inflacionaria mundial, «es cuestionable si Gabriel Boric puede cumplir, y eso se aplica a la mayoría de sus programas electorales, porque no tiene la mayoría necesaria en el Congreso, por lo que tiene que elegir. Uno o dos reformas, eso es todo», predijo Ars Rifo. El resultado es a menudo un fracaso en la entrega de un mensaje que ya fue diluido por su ambición durante la campaña. Por ejemplo, no puede perdonar los préstamos estudiantiles o aumentar el gasto social, porque está actualmente trabajando en una reforma tributaria que solo es suficiente para financiar el gasto actual del estado.

Con el capital político de Boric y la situación financiera que enfrenta, Ars Rifo cree que puede impulsar dos reformas fundamentales: el sistema de pensiones y la atención médica.

Pero como señala el politólogo, lo que se puede lograr en áreas como el acceso universal a la atención médica será mucho más aterrador que lo que la fallida constitución trató de defender.

Valeria Coronel, historiadora, docente e investigadora de FLACSO Ecuador (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), considera que a diferencia de la compleja constitución que se redactó, el plan de la administración bórica es simple: “Se busca acabar con un plan. Una sociedad al borde del desalojo como resultado de 40 años de neoliberalismo necesita desregularse y comenzar a reconstruir algunos derechos sociales eliminando todas las restricciones económicas.

READ  Los primeros buses eléctricos de la capital colombiana fueron operados por Proberco y FDN

Para Javiera Arce Riffo, la razón por la que la izquierda llegó al poder fue para rechazar a los antecesores de los gobiernos actuales. En Chile y Colombia, los expresidentes Sebastián Piñera e Iván Duque terminaron con altos índices de desaprobación de los votantes. Sin embargo, no descartó que el público haya sido muy receptivo a la promesa de una buena vida (‘vivir saproso’) de la vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez, que se ha visto muy afectada por el impacto social de la pandemia. . . Las promesas de revertir el impacto social de la pandemia resonaron entre los votantes en un momento político oportuno.

Pero «no hay promesa de una buena vida si no hay una solución concreta a cuestiones fundamentales como la seguridad y el orden público», dice Ars Rifo. «Si no controlas la inflación creciente, incluso si prometes a la gente una gran pensión o un sistema de salud, no les va a importar», agrega. Esto aplica tanto para Chile como para Colombia.

Ambos gobiernos comparten la misma característica de ‘eficacia’: declaran que son históricos, pero hasta ahora no han tenido impacto en la vida cotidiana de las personas, lo que, según un politólogo chileno, podría conducir a su destrucción. .

Pedro ambientalista

El gobierno de Gustavo Pedro fue el más nuevo de los tres. Lleva más de dos meses como jefe de Estado en Colombia y es la primera vez que un programa político que se autodenomina progresista asciende al más alto nivel del poder ejecutivo en Colombia.

Pedro asumió el cargo el 7 de agosto de 2022 y ha intentado avanzar varias veces en las semanas posteriores. agenda ambiciosa: Una reforma fiscal progresiva se ha encontrado con una reacción violenta del sector privado; Pasos para redistribuir la tierra a través de acuerdos con un sector históricamente hostil a esta política, como es el sector ganadero; e iniciar procesos de negociación y ‘sumisión’ con todas las formas de grupos armados ilegales, con el fin de lograr lo que grandilocuentemente llamó «paz total».

Para Valeria Coronel, estos proyectos políticos deben leerse en términos de su relación con las élites.

Mientras en Chile se trataba de élites con una dilatada experiencia empresarial y apoyo estatal, en Colombia se crearon en las regiones «no para construir la nación colombiana, sino para garantizar su poder a través de un pacto oligárquico». clases desde el siglo XIX y todavía se practica en la actualidad. Para los académicos, sin embargo, este orden oligárquico no está siendo reemplazado sino desafiado por grupos históricamente excluidos.

READ  LATAM Colombia solicita operar vuelos en Nada

Como parte de este proceso inclusivo, Petro promueve un cambio en las narrativas sobre las drogas y las responsabilidades diferenciales. En cuanto al cambio climático. Está instando al mundo a canjear la deuda externa por servicios ambientales, y poner fin a la exploración de nuevos petróleo, gas y carbón, e impulsar una transición energética que estabilice el cabello de la comunidad empresarial, con todo lo que puede representar en el año fiscal. Norma.

Las historias de Perú, Chile y Colombia son diferentes, por ejemplo, en términos del papel de la raza en la formación de sus naciones y el ascenso de estos gobiernos, pero Coronel cree que en los tres casos estos programas «ofrecen una mezcla de democratización. » Incorporar agendas centradas en las personas dentro del programa democrático y la regulación del capital en lugar de una política de concesiones abiertas sobre territorios. Este orden no es “post-capitalista”, no está fuera del capitalismo, sino que busca controlarlo en beneficio de ciertos grupos de personas que son diferentes en cada país.

Esto se aplica a Colombia, donde todos los gobiernos contemporáneos han sido liberales o conservadores, y a Chile, donde la izquierda ha estado en el poder, en la forma de la ahora desaparecida coalición Concordatiana. Estos países también tienen agendas más claras que Perú en lo que respecta a género y medio ambiente. Poric, junto con otros, fue promovido movimientos feministas, y la igualdad de género es una de sus banderas. En el caso de Pedro, su vicepresidenta, Francia Márquez, representa esta lucha y lucha. afrocolombianos.

Los problemas de identidad y la crítica al modelo extractivo y petrolero son características de los partidos de izquierda que están ausentes de la izquierda marxista tradicional.

Mientras tanto, Pedro Castillo, a pesar de su origen docente y sindicalista, tiene rasgos profundamente conservadores en lo que respecta al sexo. “Tiene valores conservadores, pero eso no es algo que defina su identidad política porque es capaz de negociar”, dice María Sosa Mendoza. Las banderas verdes y multicolores que ondearon los gobiernos de Chile y Colombia parecen faltar en el caso peruano.

Es demasiado pronto para evaluar completamente a Boric, Pedro o Castillo. En comparación con programas anteriores y figuras que ya han manejado, como el recién elegido Lula da Silva en Brasil, sus estilos y propósitos son claros, pero su novedad, promesas y desempeño son complejos. La realidad económica parece aún más dura, y esto sin duda les obligará al menos a moderar sus expectativas y actuar más dentro de los límites de lo posible.

Este artículo ha sido traducido del español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.