En España, los autocares diseñados por inmigrantes atacan el sistema

Barcelona: Cuando dejó Senegal, arriesgando su vida para hacer un peligroso viaje en barco a las Islas Canarias de España, Lamine Sarr no pensó que terminaría vendiendo productos falsificados en las calles de Barcelona.

Conocidos como “manteros” por la manta sobre la que ponen sus mercancías, estos vendedores ambulantes llevan una vida precaria, siempre al acecho de la policía.

Entonces Sarr decidió hacer algo diferente: ayudó a crear la Asociación de Vendedores Ambulantes de Barcelona, ​​que acababa de lanzar su propia marca de entrenadores con la esperanza de “cambiar las reglas del juego”.

“Porque siempre hemos estado vendiendo falsificaciones, nos dio el deseo de crear una marca con nuestros propios diseños y nuestra propia ropa”, explica Sar, de 38 años, dentro de la tienda Syndicate del Raval de Barcelona.

El nombre que dieron a los entrenadores fue “Andy Diem”, que significa “caminar juntos” en wolof, el idioma más hablado en Senegal.

Detrás del proyecto se encuentra la empresa de ropa Top Manta, creada por la Federación en 2017, que está compuesta principalmente por africanos subsaharianos.

“Cuando creamos la marca por primera vez, pensamos en los entrenadores. Pensamos que sería fácil, pero no teníamos los medios”, dijo Sarr a la AFP.

Y qué mejor manera de vencer al sistema que dándoles a los conocidos por vender falsificaciones en las calles de Barcelona su propia marca de zapatos, fabricados localmente en España y Portugal.

El proyecto tardó dos años en prepararse, ya que los manteros trabajaron con artistas locales para crear entrenadores hechos de materiales sostenibles y amigables con las plantas que se producen en pequeños talleres locales en lugar de producción en masa.

READ  España 3-1 Kosovo: España se apodera de Kosovo

Con una suela resistente, viene en negro o marrón con una banda de color “reflectante de África” ​​y el logo de la Top Manta: manta, que también representa las “olas” del peligroso cruce del mar para muchos de los valientes para llegar a España.

Se lanzó a principios de este mes con un anuncio que invita a la reflexión en Instagram, donde el grupo tiene 63.000 seguidores y los entrenadores se venden a 115 €.

“La vida no es como un anuncio de entrenador. Sabemos que la carrera está llena de trampas”, dijo una mujer sobre las imágenes de la policía corriendo detrás de un migrante y luchando con él en el suelo.

“No se trata solo de hacerlo, se trata de hacerlo bien”, dice, en un eslogan con un claro enfoque en la campaña Just Do It de Nike.

Es imposible trabajar como vendedor ambulante y no tienes problemas con la ley, dice Sarr.

Para el sindicato, el objetivo principal es sacar al Mantero de las calles, ya que muchos terminan sin gracias a las leyes de inmigración españolas.

Para obtener los papeles de residencia, la ley exige que los ciudadanos de fuera de la UE demuestren que han estado en España durante tres años, mostrar un contrato de trabajo de un año, tener antecedentes penales limpios y más.

“¿Cómo puedes permanecer en un lugar durante tres años sin hacer nada? No lo podía creer”, dijo Sarr, quien no le había dicho a su familia en la zona rural de Senegal que se iba a Europa.

Después de cruzar el mar durante una semana, llegó a la isla de Fuerteventura en 2006 y finalmente se dirigió a Barcelona.

READ  Fernández inicia su viaje por Europa ante la amenaza de las deudas del Club de París

Pero hace solo dos años pudo renunciar a su vida como Mantero después de que el gremio lo ayudó a obtener sus papeles, al igual que otros 120.

Hoy en día hay unos 100 vendedores ambulantes operando en Barcelona, ​​según cifras del ayuntamiento.

Fue la desaparición de turistas como consecuencia de la epidemia lo que puso fin al trabajo de cinco años de Ami Manga como vendedora ambulante.

Con un turbante de colores a juego con su vestido, esta joven de 32 años se enfoca en hacer una camisa en el taller de Top Manta, donde las melodías africanas se mezclan con el susurro de las máquinas de coser.

Actualmente está realizando un curso de costura y está aprendiendo castellano y catalán.

“No me gusta vender, por eso estamos aquí: aprendiendo cosas para no volver a las calles”, dijo Manga de Senegal, que cosía máscaras y otros equipos de protección al comienzo de la pandemia.

Cerca de 25 personas trabajan en este taller del sótano que adquirieron con la ayuda del Ayuntamiento, que ha apoyado muchas de las iniciativas del Gremio.

“El principal problema viene de los flujos migratorios y de la ley de extranjería poco realista”, dice Álvaro Porro, responsable del jefe de la Comisaría de Economía Social del Ayuntamiento de Barcelona.

“Al final, son las ciudades las que tienen que lidiar con la situación, no gracias a una ley que no podemos cambiar”.

Si supiera lo que le espera, Manga dice que nunca abandonó su tierra natal.

“Es muy complicado estar aquí cinco años sin papeles ni trabajo”.

READ  El Fondo Monetario Internacional predice que España tendrá la economía de mayor crecimiento de Europa

Aún sin papel, espera que las cosas cambien con su nuevo aliado, la máquina de coser.

“Me gustaría seguir cosiendo, es mi profesión”, dice, soñando con diseñar algún día su propia colección.

Por ahora, Top Manta parece tener futuro: hasta ahora ha vendido todo su primer lote de 400 pares de zapatillas y ahora se está preparando para pedir otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *