En Bogotá, Blinken elogió el programa migratorio colombiano

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Anthony J. Blinken dijo el martes.

Pero si el nuevo presidente izquierdista de Colombia, Gustavo Pedro, utiliza el acercamiento recién anunciado con Venezuela para enviar a los migrantes y refugiados a casa, el plan, pagado en parte por la ayuda estadounidense y europea, nunca despegará.

Blinken pasó parte del segundo día de un viaje de una semana por América del Sur centrándose en la inmigración en un centro estatal que conecta a los venezolanos desplazados con los servicios del gobierno y les brinda préstamos, educación, capacitación y formas de obtener la residencia legal. .

De los 6 millones de venezolanos que huyeron de su país cuando se hundió en la crisis económica, política y social bajo el presidente autoritario Nicolás Maduro, se creía que alrededor de 2,5 millones vivían en Colombia en agosto.

El año pasado, Colombia otorgó formalmente el estatus de protección temporal a varios venezolanos, permitiéndoles permanecer en el país y trabajar legalmente durante 10 años. Para ello, Colombia ha puesto en marcha un nuevo programa de «integración» en nueve ciudades.

“Permite que los venezolanos sean miembros productivos, contribuyentes de la sociedad, de la sociedad”, dijo Blinken durante un recorrido por el Centro de Coordinación de Migración en Bogotá. “No vamos a tener la generación perdida de Venezuela”.

«Es un modelo notable», dijo.

La administración Biden ha proporcionado $ 3 mil millones en ayuda a Colombia y los países vecinos para apoyar a los venezolanos desplazados. En la Asamblea General de las Naciones Unidas el mes pasado, el presidente Biden prometió $350 millones adicionales.

READ  Ecopetrol de Colombia se une a fuerzas paramilitares tras ataque guerrillero a campos petroleros

Blinken habló el martes en un contexto de niños pequeños entre juguetes de colores brillantes y pelotas esponjosas. Conoció a Christian Hernández, de 24 años, y Anneliese Gómez, de 23, una pareja joven cuyo hijo de 9 meses gateaba a sus pies. Salieron de la ciudad costera venezolana hace siete meses y han estado viviendo con los mismos padres sobrevivientes durante cinco años.

La madre de Hernández, Diana Mendoza, de 46 años, dijo que cuando llegó «estábamos completamente solos» pero con las nuevas políticas las condiciones han mejorado «100%». Su hijo recibió un préstamo para aprender a coser jeans, su esposa pudo administrar un pequeño negocio de pastelería en su casa y el niño fue al preescolar.

No todos estaban tan emocionados. Iván Durán, un oficial de prensa en el ayuntamiento controlado por la oposición en Maracaibo, Venezuela, dijo que tuvo que huir de su país de origen hace 11 años cuando los leales al presidente comenzaron a hostigarlo y amenazarlo.

Dijo que si bien los colombianos inicialmente fueron bienvenidos, con el tiempo se enfriaron por la afluencia y les resultó imposible conseguir un trabajo legal.

Los planes para integrar a los venezolanos a la sociedad y darles derechos legales son un comienzo positivo, dijo. Pero permanecen en la infancia con efectos limitados, anotó.

«Fuera de la historia es muy diferente», dijo. «Hay barreras en todas partes».

Duran dijo que muchos en la comunidad de expatriados venezolanos ahora están preocupados por la nueva amenaza. Todas las políticas a favor de los inmigrantes, incluido el Estatus de Protección Temporal, se adoptaron antes de que Pedro asumiera el cargo en agosto. Al igual que Maduro, Pedro es un izquierdista desde hace mucho tiempo, y ha decidido reabrir la frontera cerrada de Colombia con Venezuela y renovar los lazos diplomáticos y de otro tipo. Hizo preguntas sobre hasta dónde tenía la intención de llegar.

READ  Panorama general: aquí Morath captura la alegría de la danza española | Fotografía

«Vivimos con miedo», dijo Durán. “Es precisamente este tipo de gobierno el que nos expulsó de Venezuela en primer lugar.

“Al principio se ve bien con grandes planes, pero luego muestra su lado oscuro”.

En una conferencia de prensa con Blinken el lunes, Pedro no respondió a la pregunta de un periodista sobre si el acercamiento con Caracas fue el primer paso para obligar a los venezolanos a regresar a casa. Dijo que creía que los datos ya mostraban que menos venezolanos venían a Colombia, aunque no ofreció evidencia para respaldar su afirmación.

“Si resulta en la normalización de las relaciones, se debe respetar la decisión independiente de las familias venezolanas en Colombia”, dijo.

En la misma conferencia de prensa, Blinken dijo que la «gran esperanza» de su administración es que el gobierno de Maduro continúe el diálogo con la oposición venezolana para llevar a cabo elecciones y la restauración de la democracia. Dijo: “Para crear un mejor ambiente y para todos los venezolanos.

“Básicamente es importante que los venezolanos no se sientan obligados a salir de su país, así como los venezolanos que han regresado”.

Los funcionarios estadounidenses dudan que Pedro ofrezca extraditar a los venezolanos en el corto plazo. Sería un movimiento no deseado, y está consolidando su poder aún más con muchos problemas urgentes que exigen su tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.