Emmanuel Uribe se inclina ante «Lo que Lucía vio» en la Masacre de los Jesuitas de 1989

En su último trabajo, Emanuel Uribe, seleccionado para los elogios en el primer día de las funciones de España en Málaga, cuenta la fatídica historia de Lucía Serna, la única testigo de la masacre en 1989 en El Salvador de seis sacerdotes jesuitas y otros dos por un militar entrenado en Estados Unidos. escuadrón de la muerte en una residencia universitaria en San Salvador.

What Lucia Saw («Llegaron de Noche») se centra en la historia de Lucia y su esposo, Jorge, quienes, con la ayuda de funcionarios eclesiásticos y diplomáticos españoles y franceses, son transportados fuera del país a Miami, donde esperan encontrar Refugio seguro. Pero una vez en Estados Unidos, cayeron en las garras del FBI y de un coronel salvadoreño, quienes interrogaron a la pareja en un intento de desacreditar el testimonio de Lucía.

Uno de los referentes del cine vasco de principios de los 80, Uribe, entre cuyas obras también se encuentran el famoso drama terrorista Número de días con Javier Bardem de 1994 y el thriller de 2015 Lejos del mar, siempre ha querido contar la historia de los asesinatos. de los jesuitas, debido en parte a su relación con El Salvador y la vía católica. Hijo de padres vascos, Uribe nació en El Salvador, donde su padre abrió una fábrica de calzado en la década de 1950. La familia finalmente regresó a España cuando Uribe aún era un niño. Allí asistió a los colegios jesuitas de Bilbao y Tudela. “Me conmovió profundamente cuando ocurrió la masacre y esto es algo que siempre me ha quedado”.

«De todos los proyectos que he hecho, ya he hecho 15 películas, este es el que me tomó más tiempo hacer», agrega. «Llevo cinco años con ella».

READ  Se ha descubierto un antiguo complejo de baños romanos en la playa del sur de España

Uribe no pudo descifrar la historia hasta que se topó con «Noviembre», un libro sobre la masacre de los jesuitas del escritor salvadoreño Jorge Galán que también cubría la desgarradora experiencia de Lucía Serna. Agrega que contar la historia a través de los ojos de Lucía parecía una buena manera de construir la película.

Uribe viajó a El Salvador para encontrarse con los jesuitas que habían sobrevivido a la masacre, en particular el padre José María Tujera. Luego se fue a California, donde ahora residen Lucía y Jorge Serna. «Fueron muy amables con nosotros. Los entrevistamos en el transcurso de dos días y ella nos contó la historia y así fue como se juntaron».

Mientras se preparaba para la película, Uribe dice que estaba pensando en una sola persona para el papel de Lucía, la actriz colombiana Juana Acosta. «Ella fue la primera opción en la que pensé. Lo vi muy claro. Tenía las cualidades necesarias para interpretar al personaje».

Mientras trabajaba en otro proyecto en California, Acosta contactó a Lucía Serna y terminó pasando mucho tiempo con ella. «Me he preparado muy bien. Y lo ves», dice Uribe.

El elenco también incluye a Juan Carlos Martínez, Cara Eligalde y Carmelo Gómez.

Si bien inicialmente estaba considerando filmar la película en locaciones de El Salvador, Uribe finalmente decidió filmar en Colombia, en Cali y Puja, que tienen paisajes similares a los de El Salvador, así como en Navarra, España.

Contando la historia de Lucía Serna, la película deja la participación directa del gobierno de los EE. UU. en el entrenamiento de los escuadrones de la muerte en El Salvador y el suministro de armas al ejército del país durante los 12 años de guerra civil un tanto en la periferia.

READ  Cientos más evacuados para escapar de la lava

“De hecho, había un guión inicial que era mucho más largo, creo que era de hasta tres horas, que representaba este aspecto”, explica Uribe. También se refirió a la división entre el Vaticano, el Papa Juan Pablo II y la teología de la liberación defendida por los jesuitas en América Latina. Pero al final, Uribe decidió centrarse en la historia de Lucía y su familia y, en menor medida, en los aspectos geopolíticos del conflicto.

«En ese momento, Estados Unidos tenía una política anticomunista muy atroz en América Latina, así como en Chile y Argentina», agrega. “El asesinato de los jesuitas fue en parte el principio del fin de la guerra en El Salvador”.

De hecho, el difunto reverendo Paul S. Tipton, presidente de la Asociación de Colegios y Universidades Jesuitas de Washington (interpretado por Ben Temple en la película), encabezó una campaña para presionar al gobierno de Estados Unidos y exigir verdad y justicia en el caso. Su trabajo con un grupo de trabajo del Congreso creado para investigar los crímenes condujo a la suspensión por parte del Congreso de la ayuda militar estadounidense a El Salvador y, finalmente, a la disolución de la guerra civil.

Estados Unidos gastó más de $4 mil millones en ayuda económica y militar al gobierno de El Salvador entre 1980 y 1992, lo que desencadenó una guerra que mató a más de 75.000 personas.

«Lo que vio Lucía» en competición en el Festival de Málaga en España. La película fue vendida internacionalmente por Latido Films, producida por Nunca digas nunca, AIE, Bowfinger International Pictures, Tornasol y 64A Films.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.