El turismo gastronómico puede ayudar a rejuvenecer nuestro planeta

El turismo renovable es el siguiente paso en los viajes sostenibles y la comida puede desempeñar un papel importante en él.

La pandemia del coronavirus nos ha demostrado que vamos por el camino equivocado para desarrollar un turismo sostenible. La disminución de la movilidad y el cierre de fronteras han paralizado el mundo, lo que ha llevado a muchos a reflexionar sobre el presente y el futuro del turismo. La economía de los visitantes puede confiar en el turismo renovable para garantizar que pueda resistir futuras crisis. El turismo renovable crea un equilibrio beneficioso entre la cultura local, los ecosistemas naturales y los anfitriones y huéspedes. Su objetivo es mejorar la comunidad de manera integral, en lugar de reducir el impacto del turismo. La idea es dejar el lugar mejor de como lo encontraste.

La comida juega un papel importante en esto. Cada destino tiene una herencia culinaria distinta detrás de experiencias gastronómicas únicas. El turismo gastronómico permite a los viajeros descubrir un lugar a través de sus cocinas mientras construye conexiones beneficiosas y una comprensión más profunda de la cultura local.

Dado que el turismo está formado por los valores de las personas que trabajan en él, una presentación consciente de estos elementos conducirá a una demanda consciente. Nueva Zelanda ha promovido en gran medida el turismo renovable basado en valores indígenas centrados en la Promesa Tiyaki, ya que se insta tanto a los locales como a los visitantes a «actuar como fideicomisarios, protegiendo y preservando nuestro hogar». Por ejemplo, grupos turísticos locales como The Seventh Generation desarrollan experiencias basadas en los principios maoríes de respeto por la cultura y la naturaleza. Si las empresas están comprometidas con el medio ambiente, los visitantes también crearán vínculos duraderos con el destino aprendiendo de las prácticas locales.

READ  Noticias en vivo: Rusia culpa a Ucrania por el asesinato de Daria Dugina

Hay pocos lugares en el mundo que se centren casi por completo en el turismo basado en la alimentación regenerativa. Los furanchos, por ejemplo, son casas particulares en Galicia, España, y se utilizan como establecimientos de comida solo durante tres meses al año. Comenzó con la idea de compartir el vino y la comida local con amigos, familiares y visitantes. La agricultura sigue siendo el componente central de la economía local, pero Rancho es donde los enólogos venden su excedente de vino artesanal y platos tradicionales. Sus estrictas normas legales solo les permiten abrir y servir un número limitado de platos, lo que los hace naturalmente sostenibles.

Las experiencias gastronómicas de la granja a la mesa son un componente importante del turismo renovable. La dependencia de los recursos locales contribuye a la economía local y promueve cadenas de suministro más cortas, lo que ayuda a los agricultores, agricultores y pescadores locales en lugar de depender de las grandes industrias. Reduce significativamente la cantidad de residuos y contribuye a la reducción de gases de efecto invernadero. Las experiencias renovadas de turismo gastronómico involucran a las personas con las culturas locales, por ejemplo, aprendiendo a cocinar recetas originales, y con la naturaleza, incluida la recolección de sus ingredientes del bosque. Muchos restaurantes, como Les Cols, miran a la naturaleza como fuente de inspiración culinaria a través de menús de temporada y lugares de interés cultural.

El impacto del cambio climático en la agricultura y los sistemas alimentarios locales. Podemos adaptarnos mejor consumiendo productos locales de temporada. Los chefs locales juegan un papel importante en este cambio de dependencia de los productos importados. Por ejemplo, el restaurante basado en el bosque del chef ecuatoriano Rodrigo Pacheco tiene como objetivo crear conciencia sobre la biodiversidad del entorno local.

READ  La sala del llanto de España tiene como objetivo romper el silencio sobre la salud mental

El turismo gastronómico puede ser limitado. Puede ser inaccesible porque está en un área remota, o demasiado caro, como un buen restaurante con estrellas Michelin. Pero existe una amplia gama de experiencias gastronómicas en las que cada uno de nosotros puede contribuir a las bases del turismo renovable. Comprar en el mercado de agricultores o probar comida callejera puede tener impactos tangibles (económicos y ambientales) e intangibles (culturales y sociales). El desarrollo de la producción y el consumo sostenible de alimentos contribuye al turismo renovable y al futuro de nuestro planeta.

La comida juega un papel fundamental en la gestión y el marketing de los destinos, y como parte de las decisiones de viaje de las personas. Después de todo, la comida sigue siendo el núcleo de la identidad y la supervivencia de la humanidad, por lo que es hora de que más destinos turísticos se pongan al día con la idea.

(Esta historia no ha sido editada por el personal de Devdiscourse y se genera automáticamente a partir de un feed compartido).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.