El Tribunal Constitucional de España restringe el ámbito de revisión de los laudos en los casos anulados Blanco y estuche LLP

Confirma el poder de revisión limitado que gobierna para dejar de lado un premio y establecer la confianza en uno mismo como lugar de arbitraje en España

El Tribunal Constitucional de España emitió recientemente una sentencia que eleva la confianza de España como mediador. El Tribunal Constitucional restableció un laudo del jurado previamente revocado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Esto aseguró que los tribunales de España tuvieran poderes de revisión limitados con la acción de anulación de un laudo, y que los tribunales arbitrales debían demostrar un valor serio.

La sentencia, de fecha 15 de febrero de 2021, involucró un recurso de apelación del Tribunal Superior de Madrid para anular un laudo del jurado en una disputa hereditaria de $ 600 millones: sobre la base de este laudo: (i) causa insuficiente; (ii) no todas las fuentes han sido evaluadas adecuadamente; Y (iii) no resolvió todas las cuestiones planteadas en el tribunal arbitral. El Tribunal Superior dictaminó que el derecho a la protección judicial en virtud del art. El artículo 24 (1) y arbitrario de la Constitución española garantizó su derogación por violar el orden público español.

La Audiencia Nacional de Madrid falló por unanimidad que el Tribunal Constitucional se había equivocado en su decisión de revocar el laudo, que no violaba el orden público. Cuando el Tribunal Constitucional se enfrenta a una acción de nulidad, los tribunales deben considerar los laudos arbitrales como decisiones definitivas. Cuando las partes acceden al tribunal arbitral, retiran la jurisdicción de los tribunales y el poder judicial debe respetar esta decisión; Por lo tanto, la revisión judicial de tales laudos debería ser mínima.

READ  PGA Tour Latin America anuncia regreso a Colombia

El papel del tribunal en el momento de la anulación por parte del Tribunal Constitucional no es cambiar al árbitro en la resolución de una disputa; Los tribunales no tienen derecho a revisar el fondo de un caso cuando se alega que ha violado el orden público, y bajo ninguna circunstancia pueden “volver a juzgar” o realizar un nuevo análisis de cuestiones ya decididas por el tribunal. La acción de revocación no es una segunda oportunidad para revisar los hechos y derechos determinados en el laudo; El poder judicial tampoco es un mecanismo de control para un uso adecuado.

El tribunal confirmó que la calidad de la revisión de los laudos arbitrales sobre la base de la política pública es muy baja. La función del tribunal es garantizar que los árbitros respeten las garantías procesales y procesales adecuadas. En caso de incumplimiento del debido proceso, el laudo del árbitro será “arbitrario, irrazonable, absurdo o irracional”. De lo contrario, no se puede revocar sobre la base de políticas públicas. Además, se debe explicar el derecho a un premio justo. La simple racionalidad, incluso si el tribunal lo considera erróneo, no se puede revertir sobre la base de la política pública. El derecho a la protección de la justicia reconocido en el art. El artículo 24 (1) de la Constitución española no garantiza una correcta interpretación jurídica y aplicación de la ley.

Esta decisión añade un impuesto a la competencia del Tribunal Constitucional español, lo que garantiza una actuación estricta, que debe ser cumplida por los tribunales españoles al decidir sobre los procedimientos de revocación. El 15 de junio de 2020, el Tribunal Constitucional dictó la Sentencia 46/2020, que también limitó el limitado poder de revisión cuando limitó los procedimientos de los tribunales españoles. El veredicto también incluyó un laudo arbitral revocado por la Audiencia Nacional de Madrid por vulneración del orden público. Una vez más, el Tribunal Constitucional dictaminó que el Tribunal Superior había tergiversado el concepto de orden público y había revisado sustancialmente la sentencia del tribunal, que estaba más allá de la jurisdicción del Tribunal Superior. El Tribunal Constitucional anuló la sentencia del Tribunal Superior y restableció el laudo arbitral.

READ  Se les dijo a los personajes que negociaran con los editores españoles para traer de vuelta Google News.

La reciente administración judicial del Tribunal Constitucional sentó importantes precedentes para una adecuada revisión judicial en los procesos de revocación en España, y ejemplifica una posición pro-arbitral. España tiene una fuerte y moderna ley de arbitraje (Ley No. 60/2003 de 23 de diciembre) y es parte en la Conferencia de Nueva York desde 1977. España también firmó la Convención de Washington sobre resolución de conflictos de arbitraje de inversiones y es parte en más de 60 acuerdos de protección de inversiones con más de 60 estados. La reciente sentencia genera más confianza en España como jurisdicción a favor de la mediación.

Fuente: Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Constitucional de España de 15 de febrero de 2021, Sentencia de Recurso N ° 3956/2018; Sentencia No. 46/2020, de 15 de junio de 2020 de la Sala Primera del Tribunal Constitucional de España de Sentencia de Recurso No. 3130-2017.

[View source.]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *