El jefe militar de Colombia insiste en que los asesinatos fueron narcotraficantes

El comandante del Ejército Nacional insistió en que las víctimas civiles de la masacre militar en el sur de Colombia eran guerrilleros.

El general Eduardo Zapatero recurrió a Twitter para publicar pruebas contradictorias de que los militares se disfrazaban de civiles muertos en la guerra.

Al menos cuatro de las 11 personas asesinadas el 28 de marzo en un caserío cercano a Puerto Leguízamo eran civiles.

Según Zapateiro, el público formaba parte de los «Comandos Fronterizos», un grupo narcotraficante formado por opositores al Frente 48 de las FARC, ahora extinto grupo guerrillero.

Los muertos en el operativo militar formaban parte de la estructura criminal del GAO-R48, según información de inteligencia y participantes en el operativo.

el general eduardo zapatero

(Imagen: Fundación Liderazgo y Paz)

Las unidades militares atacaron una aldea donde un consejo comunitario local había organizado una exhibición de tres días para recaudar fondos para construir una carretera que conectara la aldea con las granjas cercanas.

Según el presidente Ivan Duke, la operación fue un intento de asesinar a «Bruno», el presunto líder de los comandos fronterizos.

Un oficial militar anónimo le dijo a Cambio que Bruno se había ido del pueblo poco antes del ataque.

De cuatro a seis miembros armados de los comandos fronterizos quedaron atrás y, mientras estaban en exhibición a las 7 a.m., los lugareños escucharon el sonido de disparos provenientes de una colina cercana.

Tras el tiroteo, un grupo de hombres armados vestidos de negro entró en la aldea y abrió fuego.

Los pistoleros se identificaron como guerrilleros del campamento sureste, rivales de los comandos fronterizos, y ordenaron a los lugareños que se mudaran a sus casas y edificios comunitarios.

READ  Sock y Ram confirman victoria de EE.UU. sobre Colombia en clasificatorio de Copa Davis | Nacional

Los guerrilleros acusados ​​mataron a narcotraficantes, al líder comunitario y su esposa embarazada, al gobernador de una comunidad tribal local ya un niño de 16 años.

El tiroteo duró al menos una hora y media, y los testigos creen que quedaron atrapados en una batalla terrestre entre dos grupos armados ilegales.

Los lugareños creían que el ejército había venido a rescatarlos cuando llegó un helicóptero del ejército después del alto el fuego.

Pensamos, bueno, el ejército ha llegado y ahora vamos a enfrentar un conflicto feroz, pero al menos nos ayudarán a liberarnos de esta ocupación guerrillera.

testigo ocular

Los lugareños observaron con asombro cómo los hombres negros vestían uniformes militares que habían recibido de los soldados en el helicóptero.

Al mediodía, se dice que los jugadores ordenaron a todos los lugareños que se reunieran y se sentaran en el campo de fútbol en la parte trasera del pueblo.

Personas reunidas en la zona tras la masacre.

Según los lugareños, a nadie se le permitió ver o moverse en la aldea hasta alrededor de las 5:30 p.m.

Cuando se les permitió salir del campo de fútbol, ​​los lugareños dijeron que notaron soldados armados cerca del cuerpo del gobernador local.

En ese momento, el presidente Evan Duke tuiteó: “Once miembros de la disidencia de las FARC han sido neutralizados y cuatro delincuentes han sido capturados en Porto Leguzamo”.

Una semana después, los militares no realizaron arrestos, pero procesaron a cuatro lugareños que fueron trasladados de urgencia a un hospital en Puerto Asís.

Los grupos de derechos humanos ya han demostrado que cuatro de los muertos en el ataque no tenían conexión con los comandos fronterizos.

READ  ¿Gustavo Pedro se va de los progresistas colombianos?

Los lugareños dijeron a los periodistas que fueron a la aldea que seis de los muertos en el ataque eran civiles inocentes.

Peritos forenses, consultados por periodistas de Cambio, El Espectador y Voragine, dijeron que en las fotografías de las víctimas había evidencia de que sus cuerpos habían sido mutilados.

El jefe del Ejército dijo el martes que la operación era legal y que los muertos eran «militantes» a pesar de las pruebas.

Para agravar la situación, es común decir: «Esta no es la primera operación para matar a mujeres embarazadas y niños».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.