El festival reúne a exgorilas víctimas del conflicto colombiano

Por George Gill Angel

Bogotá, 22 de septiembre (EFE) .- Víctimas del conflicto armado de Colombia y exguerrilleros de las FARC firmaron este miércoles un acuerdo de cinco años para vender cerveza y alimentos, ropa y artesanías en la Plaza Central de Bolívar de Bogotá.

Blanca Nubia Díaz, uno de los 70 empresarios que asistieron a la primera ceremonia de Embrinde Pass (Empark por la Paz), busca justicia para su hija Irina del Carmen Villero Díaz, quien perdió la mano en mayo de 2001 a manos de los paramilitares en una zona rural. En el campo caribeño de La Gujira, en el municipio de Albania.

Thias, quien ha vivido en Bogotá durante 20 años, vino a la ceremonia para vender bolsos hechos a mano y pulseras bordadas por él mismo.

“Contamos nuestras historias, nuestros sufrimientos, lo que vivimos en los tejidos (…) Estos huecos ayudan mucho”, cuenta a Efe sobre los productos tejidos y bordados que ella y otras mujeres fabrican y venden.

Busca recordar a su hija porque la ayuda a sanar, y esto es algo que hace junto a otras personas que han sufrido en los talleres de tejido.

En la ceremonia, mujeres de la Fundación Color y Esperanza para Nuestros Héroes crearon madres y juguetes para los soldados muertos durante un conflicto armado.

“Este proyecto nació como resultado de que no tenemos apoyo social psicológico porque no hay una forma clara de cómo movilizarnos. [support] Madres ”, dijo Gladys Acevedo, madre de un soldado que fue asesinado por un cilindro bomba de las FARC en el municipio de La Yurip en el tramo central del meta en 2012.

READ  Alandra compra acciones en firma española de estrategia de inversión

Las mujeres de Color and Hope utilizan su espíritu empresarial para aliviar el dolor y el trauma causado por los conflictos.

“Hacemos juguetes militares con los uniformes que nos dejaron nuestros hijos. Podemos ver los problemas que existen en esta memoria y en la memoria de nuestros hijos mientras estemos vivos, y de las madres de los soldados profesionales que fueron asesinados”. él dice.

Al otro lado de la plaza se encuentran excombatientes que se han comprometido a reconciliarse y trabajaron en empresas que van desde la restauración de alimentos hasta la confección de maletas y ropa.

Una de estas iniciativas es la Casa La Rose, un centro cultural ubicado en Bogotá, donde excombatientes ofrecen todo tipo de productos elaborados por sus colegas en diferentes puntos de Colombia.

Tenemos nuestros productos de todo el país: de Neyva, de Antioquía, de Gundinamarca.

Dice que excombatientes como Bogotá pueden demostrar cómo pueden estar presentes mediante la reorganización en áreas que eran “amistosas y muy respetadas”.

“Esperamos que la gente venga y pruebe algunos productos de calidad (…) son bien recibidos y nuestra cerveza La Rose es casi icónica. Hay quienes vienen especialmente a beber La Rose a pesar de los otros productos que se ofrecen”, dice.

El evento, realizado el martes y miércoles, es organizado por el Consejo Superior de Derechos de Víctimas, Paz y Reconciliación en Bogotá y se enmarca en el “Mes de la Paz” de septiembre, que busca integrar la capital colombiana “en el centro”. Paz y harmonia. “

“Es una estrategia (…) comenzar con los conflictos económicos y buscar fortalecer el ecosistema de paz, que incluye a diversos actores de diferentes lados del conflicto armado”, dijo Manuela Urrego, directora del Consejo Superior para la Paz y la Reconciliación. . Efe.

READ  La estrella española de xQc Twitch responde al desafío de lucha de El Rubius: "Te patearé **"

Por lo tanto, tanto los excombatientes como las víctimas comparten asientos y prometen a los empresarios que el cumplimiento del acuerdo de paz es el vehículo de la reconciliación. EFE

jga / tw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *