El dolor económico y los ataques turcos empujan a los kurdos sirios a Europa

Qamishli, Siria (AP) — Baran Ramadan Meskou se ha estado escondiendo con otros inmigrantes durante semanas en la ciudad portuaria argelina de Orán, esperando la oportunidad de tomar un barco a través del Mediterráneo hacia Europa.

Días antes de emprender el viaje, este kurdo sirio de 38 años recibió la noticia de que el barco de contrabandistas que transportaba a algunos de sus amigos se había hundido poco después de salir de la costa argelina. La mayoría de sus pasajeros se ahogaron.

El impacto llegó, después de pasar semanas para llegar a Argelia desde Siria y luego esperar un mes a que un contrabandista lo subiera al barco.

Pero después de gastar miles de dólares en el viaje, y con su esposa e hijas, de 4 y 3 años, que dependen de él para una vida libre de conflictos, el ingeniero convertido en periodista abordó un pequeño bote de pesca con docenas de otros hombres y se tomaron una selfie grupal para enviársela a sus familias antes de desconectarse.

Después de un viaje nocturno de 12 horas, Misko se dirigió a Almería, España, el 15 de octubre, luego voló a Alemania cuatro días después, donde ahora es un solicitante de asilo en un asentamiento de inmigrantes cerca de Bielefeld. Todavía se está acostumbrando al clima frío y usa una aplicación de traducción en su teléfono para ayudarlo a moverse mientras aprende alemán. Dijo que espera arreglar sus papeles pronto para que su familia pueda reunirse con él.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, al menos 246 migrantes desaparecieron tratando de cruzar el Mediterráneo occidental hacia Europa en 2022. En los últimos años, miles de personas han muerto mientras realizaban el peligroso viaje por mar.

Misko se encuentra entre un número creciente de kurdos sirios que viajan a Europa en una ruta tortuosa que incluye viajes en automóvil y avión a través del Líbano, Egipto, Libia y Argelia, y finalmente en barco a España. Dicen que eligen esta ruta tortuosa porque temen ser arrestados por las fuerzas turcas o por militantes respaldados por Turquía en Siria si intentan infiltrarse en Turquía, la ruta directa a Europa.

READ  España y la Unión Europea proponen mantener abiertas las fronteras terrestres de Gibraltar

Según datos de la agencia fronteriza de la UE, Frontex, al menos 591 sirios cruzaron el mar Mediterráneo desde Argelia y Marruecos hacia España en 2022, seis veces el número total del año pasado.

Un contrabandista kurdo sirio en Argelia dijo que decenas de kurdos de Siria llegan a la ciudad portuaria argelina de Orán cada semana en un viaje por mar.

«Nunca he tenido números tan altos», dijo el contrabandista a Associated Press bajo condición de anonimato por temor a ser arrestado por las autoridades argelinas.

Años de conflicto y agitación económica han dejado su huella en las regiones del norte de Siria, hogar de unos 3 millones de personas bajo el control de facto de los kurdos. Los militantes de ISIS atacaron el área.Fuerzas turcas y grupos de oposición sirios del enclave rebelde en el noroeste del país. El cambio climático y el empeoramiento de la pobreza han provocado brotes de cólera en los últimos meses.

Al igual que Misko, muchos de los migrantes provienen de la ciudad siria de Kobani.Eso fue noticia hace siete años cuando los combatientes kurdos resistieron un brutal asedio del Estado Islámico.

La ciudad quedó en ruinasDesde entonces, «no ha pasado mucho» para tratar de reconstruir, dijo Joseph Daher, profesor del Instituto Universitario Europeo en Florencia, Italia, y agregó que la mayor parte de los fondos para el desarrollo se han destinado a ciudades más al este.

Los acontecimientos recientes en el noreste de Siria han dado a sus residentes un mayor incentivo para irse.

Turquía ha intensificado sus ataques contra las zonas kurdas de Siria después de que un bombardeo en Estambul en noviembre mató a seis personas e hirió a más de 80. Ankara culpa al proscrito Partido de los Trabajadores Kurdos y a la milicia kurda respaldada por Estados Unidos, la Unidad de Protección del Pueblo, en Siria. Ambos negaron la responsabilidad.

Desde entonces, los ataques aéreos turcos Bombardeó áreas del noreste de Siria, incluida Kobani, destruyendo su infraestructura ya destrozada, y Ankara prometió una invasión terrestre..

READ  Los escoceses se enfrentan a España en las eliminatorias de la Eurocopa 2024 - Daily Business

Bozan Shahin, un ingeniero de Kobani, recuerda un ataque aéreo turco el mes pasado.

“Vi a mi madre temblando de miedo y sosteniendo a mi hermana de 4 años para mantenerla tranquila”, dijo Shaheen.

Ahora quiere unirse a la afluencia de kurdos que se dirigen desde Siria a Europa.

«Tengo algunos amigos que encontraron la manera de llegar al Líbano a través de un contrabandista y llegar a algún lugar a través de Libia», dijo. «No estoy al tanto de todos los detalles, pero estoy tratando de ver cómo puedo hacer este viaje de manera segura».

La operación, que lleva semanas y cuesta miles de dólares, está a cargo de una red de contrabando que soborna a los soldados sirios para que transporten a las personas a través de los puestos de control donde pueden ser detenidas por evadir el reclutamiento o por actividades antigubernamentales, y luego cruzan la porosa frontera hacia el Líbano. dijeron los migrantes y los contrabandistas.

Allí, los migrantes suelen languidecer en departamentos abarrotados en Beirut durante aproximadamente una semana, esperando pasaportes urgentes de la embajada siria a través de un contrabandista.

Con pasaportes en mano, vuelan a Egipto, donde los sirios pueden ingresar sin visa, luego toman otro vuelo a Bengasi en la Libia devastada por la guerra antes de embarcarse en el viaje a Argelia a través de otra red de contrabandistas.

«Fuimos en camionetas y jeeps y nos llevaron a través de Libia a través de Trípoli y la carretera costera, y cambiábamos de automóvil cada 500 kilómetros más o menos», dijo Misko.

Durante el trayecto por el desierto, tuvieron que cruzar puestos de control atendidos por un mosaico de grupos armados libios.

“Algunos de los guardias en los puestos de control nos trataron horriblemente cuando descubrieron que éramos sirios, nos quitaron el dinero y los teléfonos, o nos hicieron estar afuera en el calor durante horas”, dijo.

Misko dijo que un grupo armado secuestró al grupo de migrantes que se fueron antes que él y exigió 36.000 dólares por su liberación.

READ  El bar de tapas catalán de Barcelona trae el sabor de España a Southsea, ya que se relanza con un nuevo menú después de superar la escasez de chefs

Cuando llegaron a la ciudad argelina de Orán, Miskou se sintió aliviado al refugiarse en un departamento administrado por contrabandistas. Mientras esperaban durante semanas, él y los otros migrantes pasaron la mayor parte del tiempo adentro.

«No podíamos movernos libremente por Orán, porque las fuerzas de seguridad están en todas partes y no cruzamos al país legalmente», dijo Miskou. «Había también pandillas en la ciudad o incluso en la costa tratando de robar a los migrantes y quitarles su dinero».

Los grupos de derechos humanos han acusado a las autoridades argelinas de detener a los inmigrantes y, en algunos casos, expulsarlos a través de las fronteras terrestres. Según la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, Argelia expulsó a más de 13.000 migrantes al vecino Níger, al sur, en la primera mitad de 2021.

Aunque se siente aliviado de haber llegado sano y salvo a Alemania con la oportunidad de llevar allí a su esposa e hijas, Misko lamenta haber dejado Kobane.

“Siempre he estado en contra de la idea de la emigración o incluso del desplazamiento”, dijo. “Cada vez que teníamos que mudarnos a otra área debido a la guerra, volvíamos a Kobane tan pronto como podíamos”.

Mesko pasa la mayor parte de su tiempo pasando por entrevistas de asilo y audiencias judiciales, pero dice que está de buen humor sabiendo que ha comenzado un proceso con el que solo podía soñar hace meses. Espera obtener pronto el estatus de refugiado, para que su esposa e hijas puedan reunirse con él en Europa.

«Siria se ha convertido en un hervidero de guerra, corrupción y terrorismo», dijo. «Vivimos así durante 10 años y no quiero que mis hijos pasen por estas experiencias, que vean todos los horrores».

____

Shuhaib narró desde Beirut. La periodista de Associated Press Renata Brito informó desde Barcelona, ​​España.

___

Siga la cobertura de AP sobre migración global en https://apnews.com/hub/migration

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.