El dilema de la sostenibilidad en las fiestas musulmanas y el Día de la Tierra 2023

La guerra civil de Myanmar se intensifica, mientras que la esperanza de elecciones democráticas se evapora.

En el segundo aniversario del golpe militar en Birmania, el 1 de febrero, la oposición, junto con una coalición de 18 sindicatos y la abrumadora mayoría de la población civil convocó a una huelga general, paralizando la economía del país, que ya estaba enferma. cientos están atrapadosMiles fueron expulsados, sumándose a la lista de aquellos cuyas vidas fueron interrumpidas o acabadas por el régimen militar.

Desde el golpe militar de 2021, los combates se han extendido a la mayor parte del país, convirtiendo un conflicto de baja intensidad en una guerra civil total. Hasta ahora, las fuerzas militares del gobierno, llamadas Tatmadaw, han sido culpadas por el asesinato. 2940 civiles y la detención de 17.572 personas, incluidos miembros de partidos de oposición, periodistas y otros críticos del régimen.

La junta militar de Birmania sorprendió al mundo el mes pasado, cuando anunció que seguiría adelante elecciones nacionales, aunque no se ha especificado una fecha concreta. Originalmente, el consejo militar, el órgano de gobierno del estado, prometió elecciones para agosto de 2023, pero quedan pocas esperanzas de un proceso electoral justo y democrático. Todos los partidos de la oposición han sido prohibidos, dejando solo los partidos respaldados por militares en la carrera.

Un total de veintitrés partidos, encabezados por ex militares, solicitaron registrarse para las elecciones. Una vez que hayan completado su registro, 18 de esos Trabajará a nivel local, estatal o regional. Los cinco que se presentarán a nivel nacional son el Partido de la Unión para la Solidaridad y el Desarrollo, el Partido de la Unidad Nacional, el Partido de la Unión Democrática, el Partido de Contribución Pública de los Estudiantes Democráticos y el Partido Democrático de las Nacionalidades Shan.

En marzo, el Consejo Militar publicó una lista de 40 fiestas Eso fue prohibido, incluido el partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) dirigido por la premio Nobel Aung San Suu Kyi. La NLD es vista como la esperanza de la democracia y ha ganado todas las elecciones anteriores en las que se le permitió participar. Los 39 partidos prohibidos restantes eran más o menos los mismos. partidos de minorías étnicas y partidos más pequeños, que se oponen a la junta, pero es poco probable que ganen a nivel nacional. Entre los partidos que siguen en disputa está el Partido Unión, Solidaridad y Desarrollo (USDP), un representante electoral de los militares que es el candidato más fuerte. Este es el partido que gobernó el país en un gobierno semi-civil/militar bajo el entonces presidente Thein Sein. Si es reelegido, el USDP serviría como un frente público para la legitimidad, legislando políticas de apoyo a la junta.

READ  Puertorriqueño de 112 años se convierte en el hombre vivo más viejo del mundo - personas

La lucha comenzó en Myanmar (que la oposición llama Birmania) en 1949, poco después de que el país se independizara del Reino Unido. La población de Myanmar de 54 millones se compone de 135 grupos étnicosHablan nada menos que 111 idiomas. Los birmanos constituyen la mayoría, alrededor del 68 por ciento, y tienen la mayor parte del poder político y militar a nivel nacional.

Cada uno de los siete grupos minoritarios más grandes tiene oficialmente su propio estado: Chin, Kachin, Kaya (Karen), Kayin, Mon, Rakhine (Arakan y Rohingya) y Shan. El tamaño de estos grupos varía ampliamente, siendo Shan y Karen los más grandes con 5-6 millones de personas cada uno, y Rakhine con unos 3,2 millones. Muchos grupos étnicos dudaron en unirse a la Federación de Birmania cuando se estableció en 1947, por temor a que los birmanos los trataran con justicia.

Los grupos étnicos sintieron que eran marginación y que sus derechos culturales y políticos fueron ignorados por la mayoría birmana. Shan, Karen y otras minorías estaban preocupadas porque no se les estaba dando un control justo sobre los recursos en las áreas étnicas y porque sus idiomas estaban siendo suprimidos. Karen fue la primera en tener conflicto con los Bormann. Muchos Karen se convirtieron al cristianismo cuando tenían 19 años.y un siglo. Como resultado, tenían una relación más estrecha con los británicos. Alentaron a sus hijos a aprender inglés y asistir a escuelas británicas en el estado de Karen, así como al Baptist College en Yangon. Durante la Segunda Guerra Mundial, Karen sirvió junto a los británicos, luchar contra los japoneses. Después de la independencia de Birmania de Gran Bretaña, Karen fue la primera en defender sus derechos en la nueva federación de Birmania. Los estudiantes de Karen salieron a las calles y movimiento independentista karen Comenzó en 1948. Otros grupos de minorías étnicas pronto siguieron su ejemplo, exigiendo más autonomía o total independencia del gobierno birmano. En 1949, la Unión Nacional Karen (KNU) se convirtió en el primer grupo étnico en declarar la guerra al ejército birmano.

Desde que los Karen iniciaron su movimiento de independencia, el país casi nunca ha conocido la paz, con diferentes grupos étnicos formando ejércitos y uniéndose a la lucha. En los últimos 70 años se han formado más de 40 grupos armados. Algunos de ellos no duraron mucho, mientras que otros sufrieron y todavía están luchando. El número de soldados de la KNU es de unos 15.000, mientras que el Ejército del estado de Shan (SSA), activo desde alrededor de 1964, se estima que tiene al menos 12.000. Ejército de Arakan Puede que seas el más grande con 30.000 soldados. el Ejército Unido del Estado de Wa (UWSA), con cerca de 30.000 soldados, se considera Mas poderoso grupo con helicópterosvehículos pesados ​​y sus propias fábricas para fabricar armas y equipos.

Las raíces políticas de la guerra comenzaron con Aung San (1915-1947), a quien se considera el padre de la independencia de Birmania. Fue asesinado en el año en que se estableció la Federación de Birmania, por lo que no vivió para ver su sueño hecho realidad. Desde entonces, el país ha estado bajo gobierno militar, con la hija de Aung San, Aung San Suu Kyi, sirviendo como el rostro de la democracia y la persona en quien se depositan todas las esperanzas de un gobierno libre y democrático.

Aung San Suu Kyi era la líder de la Liga Nacional por la Democracia. No se le permitió postularse para presidente debido a una regla que excluía a los candidatos con cónyuges o hijos extranjeros. Su marido, fallecido en 1999, y sus dos hijos son británicos y se quedaron fuera del país por motivos de seguridad.

En 2015, cuando los generales finalmente permitieron la celebración de elecciones, Aung San Suu Kyi llevó a la Liga Nacional por la Democracia (NLD) a una victoria rotunda. Aunque no se le permitió ser presidenta, se desempeñó como consejera de estado de Myanmar. Su posición era complicada, ya que el Canciller de Estado era reconocido por el pueblo y los jefes de estado extranjeros, como el líder de facto del país. En la práctica, sin embargo, la regla de la NLD era sólo de nombre. En 2008, los militares reescribieron la constitución, otorgándose el poder de asignar el 25% de los escaños en el parlamento, lo que es suficiente para vetar cualquier legislación que los militares no aprobaran. Aunque la situación política distaba mucho de ser perfecta, estaba más cerca de un gobierno civil democrático de lo que nunca había estado Birmania. La gente esperaba que el cambio llegara en el futuro, y la lucha se apagó.

Las elecciones se llevaron a cabo nuevamente en 2020 y la LND ganó por un margen aún mayor. Poco después, en febrero de 2021, los generales anulan las elecciones, arrestan a varios parlamentarios y toman el control del gobierno. Como resultado, la lucha estalló de nuevo en todo el país. A diferencia de conflictos anteriores, esta vez muchos birmanos tomaron las armas, incluso los que vivían en las ciudades. Los ejércitos étnicos, antes llamados grupos terroristas por los habitantes de las ciudades, ahora son vistos por muchos como luchadores por la libertad. En muchos casos, los birmanos buscaron ejércitos de resistencia étnica para que les proporcionaran entrenamiento, de modo que pudieran luchar contra el Tatmadaw.

READ  Los cinco secretos para construir una guitarra Weissenborn

La guerra en Myanmar siempre ha sido un asunto muy desordenado, con alianzas y rivalidades en constante cambio. Los estados étnicos abundan en minerales, gemas, madera valiosa, amapolas y otros productos forestales valiosos. Gran parte de la lucha resultó del Tatmadaw cometiendo atrocidadescomo una violación en grupo, asesinato y tortura y reasentamiento forzoso, con el fin de cosechar estos recursos y venderlos a su principal comprador, China. Mientras tanto, varios ejércitos étnicos han cambiado de bando a lo largo de los años, o acordaron un alto el fuego, a cambio de «impuestos» pagados por la extracción de recursos naturales. Para proteger su inversión, China apoya El Tatmadaw. Pero, a lo largo de los años, China también es compatible Varios grupos étnicos armados. Por ejemplo, archivo UWSAque tiene relaciones economicas A China, tiene un acuerdo de alto el fuego con el Tatmadaw. Pero, como suele ser el caso en esta guerra única, la UWSA también fabrica y vende armas a otros grupos étnicos de resistencia que continúan luchando contra el Tatmadaw.

Inmediatamente después del golpe, Aung San Suu Kyi fue acusada de varios delitos menores, incluido el de importación walkie-talkie. Se agregaron cargos adicionales, en juicios cerrados, y en noviembre de 2021, fueron Es condenado a cuatro años de prisión en prisión. Siguieron más juicios y otras sentencias y para el 22 de septiembre, fue cara 33 años en prisión. A la edad de 77 años, es muy poco probable que sobreviva. Así, el consejo militar derrotó a su oposición política, pero el pueblo sigue luchando. Y el ejército sigue respondiendo con violencia.

desde el golpe Más de un millón de personas Han sido desplazados internos. oficialmente, 80.000 huyeron todo el país. Esta cifra solo incluye a quienes viven en campos de refugiados en otros países. El número real puede estar en los cientos de miles.

Son Te Mar, un refugiado de Shan, trató de conservar su granja y su negocio el mayor tiempo posible, pero varios ejércitos estaban matando, violando y robando a civiles cerca de su casa.

Ahora, apenas viviendo en un campo de refugiados que carece de fondos y alimentos, Sun Ti Mar ha tenido la oportunidad de escuchar las historias de civiles y ex soldados que también huyeron de Birmania. Las historias lo dejaron frustrado. Cuando se le preguntó sobre el futuro de su país, dijo: «Siento que la guerra civil no tiene fin. La gente común está tratando de sobrevivir bajo el conflicto armado militar, por lo que la próxima generación podría tener una oportunidad. Pero al final piensa no hay posibilidad». Y concluyó: «Desesperados por la paz».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *