El cortejo estadounidense de las visitas al sudeste asiático no alivia las tensiones regionales

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, visitó Vietnam. Foto: AFP

Después de que la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Wendy Sherman, visitara Indonesia, Camboya y Tailandia a fines de mayo y junio, el sudeste asiático ahora está experimentando un “regreso” de Estados Unidos. El secretario de Estado de los Estados Unidos, Anthony Blinken, asistió a la Reunión Especial de los Ministros de Relaciones Exteriores del Sudeste Asiático y de los Estados Unidos a través de un enlace de video el 14 de julio. Luego, a partir del 26 de julio, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, realizó una visita a Singapur, Vietnam y Filipinas.

Se espera que a medida que avanza la agenda de la ASEAN para 2021, los altos funcionarios de la administración de Biden tengan más oportunidades de visitar el sudeste asiático o asistir a conferencias multilaterales relacionadas con la ASEAN por videoconferencia. En otras palabras, la administración Biden acelerará su ritmo para “regresar” a la región. Esto tiene lugar en el contexto de la desilusión regional generalizada con la falta de voluntad de Estados Unidos para comprometerse con la región.

Durante mucho tiempo, el sudeste asiático ha adoptado políticas exteriores más equilibradas entre las principales potencias, en particular las de Singapur. El núcleo de esta estrategia es mantener la misma distancia con China y Estados Unidos sin dejar de estar abiertos a los asuntos regionales. Mientras tanto, China y Estados Unidos se están equilibrando actualmente. El resultado conduce a un equilibrio dinámico en la región.

En los últimos años, ante la intensa competencia entre las principales potencias y la rivalidad entre China y Estados Unidos, los países del sudeste asiático han evitado elegir un bando y han adoptado una estrategia de cobertura. Desde la perspectiva regional de la ASEAN, no solo espera que las principales potencias representadas por China y Estados Unidos tengan una política clara y positiva en el sudeste asiático, sino que también quiere resaltar su posición “central” e importancia en los asuntos internacionales.

READ  Los Emiratos Árabes Unidos buscan levantar la prohibición de los aviones Boeing 737 MAX en marzo de 2021

Tomemos la región del Indo-Pacífico, por ejemplo. Cuando países como Estados Unidos, Japón, India y Australia imaginaron sus planes para la región del Indo-Pacífico, la ASEAN publicó sus propios pronósticos. Ella desarrolló sus propios puntos de vista sobre la cooperación y los principios en la región. Han demostrado iniciativas más estratégicas e independencia, lo que está en línea con el tema de unidad, perseverancia y adaptabilidad enfatizado por la ASEAN.

En este sentido, los comentarios de Sherman, Blinken y Austin durante sus visitas al sudeste asiático no lograron cubrir las necesidades estratégicas de los países del sudeste asiático antes mencionadas. Sherman comentó sobre su visita a Tailandia y dijo que Estados Unidos quiere asegurarse de que Tailandia tenga una relación equilibrada. Blinken propuso una “región del Mekong libre y abierta” durante su reunión con los ministros de Relaciones Exteriores de la ASEAN y el Secretario General de la ASEAN. Austin discutió la necesidad de futuras asociaciones del Indo-Pacífico en Singapur y anunció el apoyo político de Estados Unidos a los estados costeros de la región. Estas observaciones resaltan la importancia del sudeste asiático para la estrategia exterior de la administración Biden en dos aspectos: es la región central para implementar la estrategia del “Indo-Pacífico” y también es la primera línea de la competencia estratégica de Estados Unidos con China.

En conclusión, sirve a la estrategia exterior de la administración Biden a nivel geoestratégico.

Además, desde la perspectiva de la geopolítica, el sudeste asiático, como lugar de encuentro para los países emergentes, está lleno de esperanza. Pero también le irritaba la competencia estratégica entre las grandes potencias representadas por China y Estados Unidos y la presión del ‘alineamiento’. Aunque Sherman, Blinken y Austin han enfatizado repetidamente que Estados Unidos no requiere que los países de la región elijan un país sobre otro, será difícil para los países del sudeste asiático aliviar la presión. Seguirán sintiéndose incómodos y ansiosos por tomar partido, tanto en la práctica como en la teoría. Esto indica que la visita de altos funcionarios como Sherman no apaciguó las preocupaciones de los países del sudeste asiático. En cambio, continuó reforzando la presión de las naciones del sudeste asiático para tomar un lado.

READ  El gobierno debería emitir una política para boicotear los productos israelíes: DPR

La lógica del “regreso” de la administración Biden al sudeste asiático apunta a la posible declaración de política de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris, e incluso de un funcionario superior, cuando visiten el sudeste asiático. También significa que el regreso de Estados Unidos no satisfará las expectativas de los países de la ASEAN a nivel estratégico externo, y mucho menos satisfará a los países del sudeste asiático. Para los países de la ASEAN, aunque tienen experiencia en el trato con las relaciones entre los principales países, necesitan mejorar la flexibilidad, adaptabilidad, paciencia y sabiduría al lidiar con la competencia estratégica entre las principales potencias representadas por China y Estados Unidos.

El autor es investigador principal del Charhar Institute en China y vicedecano del ASEAN College de la Universidad de Nacionalidades de Guangxi. Opinionglobaltimes.com.cn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *